• TORINO 1-NÁPOLES 3 – Insigne brilla con un doblete

    Insigne brilla con un doblete

    Derrotó 1-3 al Torino con una actuación espectacular y un doblete de Insigne: con 12 puntos, los azzurri mandan la clasificación empatados con la Juve.

    El Nápoles de Ancelotti va cogiendo forma: en la siempre complicada visita al Torino de Mazzarri, los azzurri protagonizaron una gran actuación y se llevaron un triunfo (1-3) que les vale el primer puesto de la Serie A con los mismos puntos de la Juve, a la espera del partido de los bianconeri ante el Frosinone de esta noche.

    Ancelotti volvió a sorprender, todavía en busca de la nueva cara de su conjunto: se estrenaron como titulares los jóvenes Luperto y Rog, utilizó un 4-4-2 con Callejón y Verdi en los costados e Insigne y Mertens arriba. Una elección atrevida para romper el muro del sólido 3-5-2 de Mazzarri, que salió de inicio por primera vez con Zaza y Belotti juntos.

    El exmadridista acertó: la primera media hora del partido fue la mejor desde que ocupa el banquillo partenopeo. El Nápoles fue imparable: Insigne abrió la lata ya en el 4’ tras un centro de Luperto que, con algo de suerte, rebotó en las piernas de los defensas granata. Un cuarto de hora después llegó el segundo con Verdi, que completó una bonita combinación con Mertens disparando con la zurda al primer toque. Entre esos dos tantos, los sureños habrían podido marcar al menos un par más.

    Sin embargo, tras el 0-2 los azzurri intentaron dormir el partido, algo que todavía les cuesta hacer. El Toro, poco a poco, ganó confianza y en el arranque de la reanudación recortó merecidamente las distancias: Luperto, ingenuamente, paró con las malas una gran carrera de Berenguer en plena área en el minuto 51. Belotti, desde los once metros, no falló.

    Era el peor momento del enfrentamiento para los napolitanos, que sufrieron la vehemencia de los locales, empujados por sus tifosi. Un apuro que no duró ni diez minutos: en el 59’, el recién entrado Zielinski armó un contragolpe y cedió a Callejón, que con un derechazo golpeó el palo. Ahí apareció Insigne, que estuvo fino en el rechace y marcó el 3-1 decisivo. Fue su primer doblete en 2018.

    Faltaba media hora, pero el Toro esta vez no tuvo más fuerzas para reaccionar y el Nápoles se llevó la victoria con tranquilidad: 12 puntos en cinco jornadas, un mensaje muy claro al campeonato. Los azzurri, con Ancelotti, siguen apuntando muy en alto y dentro de seis días tendrán otro gran examen: regresarán a Turín, esta vez ante la Juventus. Ahí sabremos si, de verdad, este equipo podrá volver a creer en un Scudetto que en mayo tuvo cerca y anhela desde 1990.

    Fuente: As.com

  • Santaní celebra a orillas del Tapiracuaí

    El representativo de Santaní, sumó este sábado su primer triunfo ante Libertad, en un encuentro que revestía de enorme importancia para ambos; para la visita, por no perder terreno en su desesperada lucha por acercarse al puntero; y para el local, por salir del incómodo antepenúltimo lugar en el cual se encontraba.

    Así las cosas y consciente de su prioridad por sumar puntos a como sea, el cuadro santaniano se hizo fuerte de local y se plantó mejor ante un tímido conjunto liberteño, que jamás encontró su brújula.

    Este inteligente planteamiento permitió al cuadro santaniano trabajar mucho mejor, cerrando todo conducto al arco de Gustavo Arévalo, quien las veces que fue llamado a intervenir se convirtió en figura gravitante del encuentro, para desazón de los liberteños.

    Santaní se abocó primero en cerrar bien su defensa antes de pasar a insinuarse mejor en ataque, con peligrosas entradas por derecha y con un punzante Blas Díaz por el medio, quien fue el autor del 1-0 parcial, con el cual finalizó este periodo cuando transcurrían 27 minutos.

    En la complementaria, Santaní siguió dominando aprovechando la desesperación que poco a poco se fue apoderando de Libertad, cuyos jugadores al promediar esta segunda mitad, empezaron a lanzar centros al área, que permitió el lucimiento de toda la defensa local.

    De esta manera, Santaní adormeció a un desesperado rival y pegó un fuerte sapucaí a orillas del Tapiracuaí, para celebrar con todo su primer triunfo ante Libertad desde que esta en Primera División.

    Estadio: Juan José Vázquez

    Árbitro: Óscar Velázquez

    Asistentes: Roberto Cañete y Julio Aranda

    Cuarto árbitro: Óscar Amarilla

    Gol: 27′ Blas Díaz (S)

    Amonestados: 32′ Alan Benítez (L); 34′ Luis Nery Caballero (S); 50′ Francisco Báez (S); 51′ Osmar Molinas (S); 46′ Néstor Giménez (L), 67′ Marcelo González (S), 80′ Jorge Recalde (L).

    Alineaciones:

    Santaní

    Gustavo Arévalos, Luis Lezcano, Herminio Miranda, Francisco Báez, Gonzalo Menéndez, Iván Cazal, Eduardo Aranda, Osmar Molinas (84′ Héctor Sanabria), Blas Díaz, Marcelo González (72′ Richard Fernández), Luis Caballero (65′ Alejandro Toledo).

    DT: Hector Marecos

    Libertad

    Carlos Servín, Alan Benítez, Luis Cardozo, Salustiano Candia, Néstor Giménez, Antonio Bareiro (46′ Juan Manuel Salgueiro), Egidio Arévalo Ríos, Ángel Cardozo Lucena (67′ Óscar Giménez), Édgar Benítez (46′ Jorge Recalde), Iván Franco, Óscar Cardozo

    DT: Eduardo Villalba

    Fuente: La Nacion.com

  • REAL MADRID-ESPANYOL – Real Madrid le gana por la minima al Español

    Un gol de Asensio, anulado por Mateu y validado por el videoarbitraje, premió a un Madrid de más a menos. El Espanyol tuvo cuajo y peligro. Borja Iglesias tiró al larguero.

    El Madrid bajó el volumen y acabó pidiendo la hora ante un Espanyol irreductible, organizado y ambicioso a su manera. El equipo de Lopetegui, sin Carvajal, Marcelo, Kroos ni Bale, fue cansándose de su dominio sin pólvora y acabó refugiado en el gol que le negó Mateu y le concedió el VAR, el Supremo de los tiempos que corren.

    Lopetegui ha traído al Madrid la virtud de la insistencia, muy apreciable en un equipo propenso a gandulear en cuanto se fabricaba la primera ventaja. Ahora no existen recesos, roba pronto, va y va, de los laterales a los centrocampistas, de Casemiro a los interiores, de los titulares a los suplentes, algunos de los cuales tuvieron una compensación ante el Espanyol. Eso le gusta al Bernabéu, como le gustó Odriozola, un lateral de repetición que carga de kilómetros y de alegria a su banda aunque aún es mejorable su temple en el centro. Y esa dedicación le da al Madrid peso en los partidos, incluso en este, donde guardándose a Bale y Mariano quedó demasiada infantería para tan poca artillería, pero aún falta alargar el carrete hasta los 90 minutos. Esta vez se quedó corto.

    Del VAR al susto

    No fue un partido para coleccionistas como el del Roma, en parte porque este Espanyol no salió camino del paredón, sino que fue un equipo escrupuloso sin la pelota, un zarzal del centro del campo hacia atrás. Y con cierto peligro arriba. Rubi cambió sus bandas y los recién llegados, Piatti y Hernán Pérez, casi hacen fortuna a costa de los desarreglos atrás tras pérdida de los blancos. A Lopetegui no le ha dado en 100 días para arreglarlo.

    Pero a salvo de esas incursiones espaciadas que hablan bien de un Espanyol con instrucciones de acabar las jugadas, el partido fue del Madrid.

    Ceballos no le da al juego la limpieza de Kroos, suplente esta vez, pero es hiperactivo e insistente. Y tiene buenas ocurrencias. Con él, Modric, Isco y Asensio, el juego del Madrid tiene ahora mejor literatura. Ellos dirigieron el asedio al Espanyol, que acabó rendido por el VAR. Porque Mateu, un punto entrometido y más permisivo con la dureza que con las reclamaciones (“las protestas son para él y las patadas no”, significó Valdano), anuló sin indicación del asistente el tanto de Asensio al filo del descanso. De Burgos, desde su pecera, le sacó del error y premió el empeño no siempre brillante del Madrid.

    Luego llegó la caída de tensión y Lopetegui tiró de Lucas Vázquez y Mariano y prescindió de Benzema, que ha empezado a ralentizarse. Y de inmediato llegó un error grosero de Ramos, que por irse tanto de fiesta al área ajena (rozó el gol en un cabezazo) se traspapela en la propia. Borja Iglesias estrelló su remate en el larguero. Los cambios empezaban a resultar mejor en el Espanyol que en el Madrid, quizá cansado de lanzar manos al aire. Cundió la inquietud, lo que dio ocasión al debut de Marcos Llorente, al que Lopetegui puso junto a Casemiro. Doble ración de cemento para ganar un partido que iba para festín y casi acaba en disgusto.

    Fuente: As.com

  • CARDIFF 0 – M. CITY 5 – Bernardo Silva y Agüero espabilan al Manchester City

    Bernardo Silva y Agüero espabilan al Manchester City

    Antes del descanso, los de Guardiola ya tenían cerrados los tres puntos con un disparo de Gündogan. Bernardo Silva, Agüero y Mahrez redondearon la goleada.

    Ya no hay ninguna duda de que Bernardo Silva es el hombre del momento en la parte citizen de Manchester. El portugués comenzó la temporada como un tiro y, casi dos meses después, sigue siendo el hombre más determinante de su equipo. Hoy se lució ante el Cardiff con una asistencia para el primer gol de Agüero y un segundo tanto que cerró el partido, pero su contribución a un equipo que ha perdido a su mejor hombre, Kevin De Bruyne, hasta noviembre, va mucho más allá de las cifras. Ya lo dijo Guardiola, ahora mismo el equipo es “Bernardo y diez más”.

    Eso sí, el equipo de Pep se enfrentaba hoy al que seguramente sea el conjunto más flojo de toda la Premier League, y antes del descanso ya tenía cerrados los tres puntos con un disparo de Gündogan, muy criticado en la derrota ante el Lyon, por toda la escuadra. Los mancunianos tenían que reivindicarse y al Cardiff le tocó pagar los platos rotos que dejaron los franceses durante la primera jornada de Champions. El resultado final lo redondearía Mahrez con un doblete en la segunda mitad.

    Por su parte el Manchester United volvió a tropezar en liga después de haber conseguido dos victorias consecutivas, aunque esta vez fue contra el Wolves de Nuno después de que Moutinho empatase en la segunda parte el gol inicial de Fred. El ex técnico del Valencia está cuajando un gran comienzo de temporada con su equipo, acomodado en la mitad alta de la tabla, y hoy se llevó un punto de Old Trafford con todo merecimiento. Los red devils son ahora mismo quintos aunque a ocho puntos del Liverpool, líder de la competición con pleno de victorias.

    De hecho los hombres de Jürgen Klopp consiguieron mejorar la imagen que habían estado mostrando durante los últimos partidos y, además, volvieron a ganar en su partido contra el Southampton en Anfield. Eso sí, a pesar de que los reds fueron capaces de mostrar un nivel de juego colectivo que no se les ha visto durante este principio de temporada, los goles llegaron por un tanto en propia meta de Hoedt, un córner cabeceado por Matip y un rechace aprovechado por Salah después de que Shaqiri estampase un obús en el larguero de McCarthy.

    En el resto de encuentros de la jornada, triunfaron la mayoría de equipos de casa. El Leicester venció 3-1 al Huddersfield, el Burnley goleó 4-0 al Bournemouth y el Newcastle empató sin goles en su visita al Crystal Palace. Anteriormente, el Fulham empató 1-1 con el Watford.

    Fuente: As.com

  • SCHALKE-BAYERN – Cómodo triunfo del Bayern y el Schalke sigue colista

    James abrió el camino para la victoria del Bayern y Lewandowski lo cerró desde el punto de penalti. Este triunfo refrenda el liderato de los de Múnich y hunden al Schalke.

    El colombiano James Rodríguez marcó hoy el primer gol del Bayern y provocó el penalti que llevó al segundo, marcado por Robert Lewandowski, en la victoria a domicilio ante el Schalke (0-2) que refrendó el liderato de los bávaros en la Bundesliga.

    El entrenador Niko Kovac volvió a mostrar que es amigo de las rotaciones e hizo cuatro cambios en la alineación titular con respecto al equipo que derrotó al Benfica a domicilio en la Liga de Campeones.

    Niklas Süle, Leon Goretzka, Thiago Alcántara -que se había perdido el partido de Lisboa por un problema en el pie- y Thomas Müller entraron como titulares en lugar de Jerome Boateng, Javi Martínez, Renato Sánchez y Arjen Robben

    James abrió el marcador en el minuto 8 con un remate de cabeza en un saque de esquina lanzado por Joshua Kimmich desde la banda derecha. Era el cuarto saque de esquina que se cobraba a favor el Bayern en los primeros minutos del partido lo que da una idea clara de la presión que estaba ejerciendo sobre el área del Schalke.

    La primer llegada había sido en el minuto 6, con un remate por encima de Thomas Müller desde fuera del área.

    El segundo gol estuvo cerca en el 21, con un remate de David Alaba que el meta del Schalke Ralph Fährmann desvió a saque de esquina, en el 24, cuando Fährmann le ganó un mano a mano a James dentro del área, y en el 29, con lanzamiento de falta al larguero de Alaba.

    Sin embargo, en la parte final de la primera parte el Schalke mejoró en defensa y logro entorpecer la circulación de pelota del Bayern y, aunque sin lograr llegadas claras, intento hacer algo en lo ofensivo.

    La segunda parte fue un poco más pareja pero las mejores ocasiones siguieron estando del lado del Bayern. En el 50 James tuvo una enorme que falló a puerta vacía desde corta distancia tras una buena jugada de conjunto.

    En el 63, el jugador colombiano fue derribado dentro del área por el austríaco Alexander Schöpf y Lewandowski convirtió el penalti posterior con un disparo raso.

    El partido estaba sentenciado, el Bayern no hizo mucho más y el Schalke no tuvo más reacción. El tercer gol hubiera podido llegar, en el 78, cuando Fährmann desvió a saque de esquina un lanzamiento de falta de Alaba.

    Sobre el final, Kovac hizo cambios para reservas jugadores. Lewnaodwski salió por Sandro Wagner, Franck Ribery por Serge Gnabry y James por Renato Sanches.

    Fuente: As.com