• CHAMPIONS LEAGUE – El Liverpool llega a otra final de Champions 11 años después

    El Liverpool se medirá al Real Madrid en una nueva final de Champions League, el próximo 26 de mayo en el Estadio Olímpico de Kiev.

    El Liverpool selló el pase a la final, donde se medirá con el Real Madrid, pese a perder por 4-2 la vuelta de las semifinales contra Roma en el también Estadio Olímpico.

    El Liverpool llegó con ventaja al descanso (1-2) en el Olímpico gracias a los goles del senegalés Sadio Mané y del holandés Georginio Wijnaldum, pero Roma logró remontar gracias a un doblete del belga Radja Nainggolan, a un tanto en propia meta de James Milner y a una diana del bosnio Edin Dzeko.

    El equipo inglés pasó gracias al triunfo por 5-2 obtenido la semana pasada en Anfield y volverá a jugar una final de la Copa de Europa once años después de la última vez, en 2007, cuando perdió en Atenas contra el Milan

    Fuente: Ultima Hora.com

  • CHAMPIONS LEAGUE – Real Madrid pasa con polemica

    Un doblete de Karim Benzema, al fin goleador en el momento clave de la temporada, impulsó al Real Madrid a su tercera final consecutiva, esperando rival para la gran cita de Kiev tras un duelo majestuoso ante un Bayern repleto de orgullo, que se sobrepuso a todo y rozó la remontada (2-2).

    La grandeza del clásico de Europa se mostró en toda su expresión en el Santiago Bernabéu. Duelo grandioso entre dos equipos educados para atacar, que sufren sin balón, con un Real Madrid sin la capacidad para anestesiar el duelo y que jugó a la ruleta con el Bayern. Verticalidad blanca con capacidad de sufrimiento ante el dominio posicional del equipo alemán, una maquinaria perfecta.

    Dicen que de los errores se aprende y los jugadores del Real Madrid se sabían la teoría, pero volvieron a errar en la práctica. Sabían que los primeros minutos eran claves tras volver a ganar a domicilio, pero parecieron empeñados en firmar un camino de sufrimiento a la gran final.

    Lo ocurrido ante el Juventus se repitió contra el Bayern. Al minuto 3, el Real Madrid ya perdía.

    La sorpresa de Zidane condicionó a su equipo. Lucas Vázquez, de lateral derecho por el miedo a la falta de ritmo de Nacho. Fuera de posición, sin automatismos, pero con coraje para recibir a una banda potente con Alaba y Ribery. Modric, con un desgaste decisivo en ayudas defensivas que restaban fuerzas para tener el balón.

    El partido se rompió desde el otro costado, el que defendía Marcelo, donde de un centro llegó un mal despeje de Ramos y un nuevo tanto de Kimmich. Como en la ida, adelantó al Bayern ante el estupor del Bernabéu.

    Los partidos grandes se deciden en pequeños detalles, errores que marcan a fuego. En la ida, fue Rafinha el que hizo un regalo al Real Madrid. La vuelta comenzó con un grave fallo madridista. El del Bayern, estaba por llegar.

    Tardó diez minutos en tener el balón el Real Madrid. Había avisado Cristiano con un remate en el primer palo que no encontraba puerta y en la primera acción de posesión larga llegó el tanto más esperado por el madridismo. Marcelo, de nuevo decisivo en ataque, puso un centro al segundo palo, donde Alaba perdía la marca y Benzema remataba con toda la fe del mundo para voltear su situación. Era el día. El gol tan esperado por Zidane, el único convencido de que llegaría.

    Todo regresaba a su origen. El Bayern necesitaba dos tantos para la remontada, pero dejaba sensación de poder hacerlo. Presión alta para dificultar la salida de balón del Real Madrid y un partido sin control. Cuando los de Zidane la superaban, eran verticales encontrando la velocidad de Asensio en la transición. Thiago salvaba sus dos mejores acciones para salvar a su equipo.

    Pero la realidad era una tremenda dificultad para diseñar jugadas con demasiada distancia entre la defensa y los medios con espacios que ocupaba el Bayern. Añoraba la figura de Casemiro, sorprendente suplente para dejar paso a Kovacic. El Real Madrid necesitaba pausa. La segunda vez que la tuvo, Marcelo erró en la asistencia. Con Cristiano libre para marcar, buscó a Kroos.

    El intercambio de golpes era una realidad que interesaba al Bayern. Ribery, menos incisivo que en el Allianz, aparecía para asistir a Müller, que chutaba blando a Keylor, James fallaba la más clara tras encontrar un rechace de una buena parada abajo a Lewandowski. Las llegadas del Real Madrid eran acciones individuales. Cristiano, tras una bicicleta, probaba a Ulreich.

    Al borde del descanso en el Allianz resucitó el Real Madrid con el gol de Marcelo. En el Bernabéu fue un momento clave que repetirán en Múnich. Después de rozar la escuadra Tolisso con un disparo colocado, llegó un centro de Kimmich que golpeaba en una mano de Marcelo en su salto para tapar espacio. Los jugadores del Bayern se desesperaban ante el colegiado tras llegar la pausa a la batalla.

    El factor fortuna caía del lado del rey de Europa. Nacía la segunda mitad con un fallo de los que cuestan eliminatorias a no ser que tengas la grandeza del Bayern para levantarte. Tolisso cedía a su portero y Ulreich no supo despejar el balón. La fe en la presión de Benzema encontraba el premio del gol a puerta vacía.

    Quien pensase que era la sentencia no podía estar más equivocado. El Bayern vendería cara su eliminación e inició un asedio en la búsqueda de los dos goles que necesitaba. El Real Madrid se fue desmoronando y Zidane tardó en introducir los retoques.

    El gol alemán se veía venir y tardó el tiempo que lo pudo evitar un descomunal Keylor Navas. Tras su fallo ante el Juventus y en el Allianz, necesitaba ser decisivo. Sacó con una parada repleta de reflejos un latigazo de derecha de Alaba.

    El contragolpe era el arma al que agarrarse por un Real Madrid que buscaba el equilibrio en plena batalla. Así el punto de inflexión estuvo en la bota derecha de Cristiano Ronaldo. Un nuevo centro de Marcelo lo remataba arriba el portugués con todo para marcar. No era el día para el gran culpable de un nuevo camino exitoso madridista en la Liga de Campeones.

    Keylor sacaba manos salvadoras, volaba a disparo cruzado de Hummels y nada podía hacer ante James. El gol del jugador que descartó Zidane terminaba de incendiar la semifinal. Fue cuando llegaron los cambios, la tardía entrada de Casemiro y la apuesta por Bale para ver si enganchaba una con espacios.

    El sufrimiento de los cuartos de final ante el Juventus se repitió ante un Bayern que murió en área madridista. Navas salvador ante Tolisso y once jugadores peleando como el último cada balón para llegar a una nueva final como el gran dominador de Europa en el fútbol actual. La decimotercera ya está a un solo paso de un equipo de leyenda.

    Fuente: Ultima Hora.com

  • CHAMPIONS LEAGUE – Real Madrid conquista el Allianz Arena y toma ventaja

    El Real Madrid conquistó por tercera ocasión consecutiva el Allianz Arena, para dar un paso firme hacia la final de Kiev y la búsqueda de la tercera corona consecutiva, tras superar momentos de sufrimiento ante el empuje del Bayern pero acabar resurgiendo con la pegada de Marcelo y Marco Asensio.

    Las bestias negras son cosas del pasado para un Real Madrid que domina el fútbol europeo y ya es leyenda tras ser el primero en conquistar dos Ligas de Campeones consecutivas y tres de las cuatro últimas ediciones. El presente lo marca un gen ganador, una pausa en los malos momentos y el convencimiento de estar capacitados para dar la vuelta a cualquier situación que se le presente. Volvió a ocurrir en el minuto 93 ante el Juventus en cuartos y cuando peor pintaban las cosas en un Allianz Arena encendido.

    El Bayern, dominador total del fútbol alemán donde no encuentra rival, salió con ganas de revancha ante su último verdugo. El duelo de colosos y favoritos al título arrancaba con un ritmo endiablado que impedía ejecutar la idea inicial de Zinedine Zidane. La ausencia de Alaba era un factor a explotar que le hizo decidirse. El intocable Benzema al banquillo. El Real Madrid jugaría con un solo punta y Lucas Vázquez buscando las cosquillas a un lateral cambiado de banda como Rafinha en la solución de urgencia de Heynckes.

    Los planes de Zidane no salieron. Apostar por futbolistas como Modric, Kroos e Isco para tener el balón pero acabar corriendo detrás de él no era lo esperado. El encuentro nació torcido. Pasaban segundos y un mal despeje de Carvajal, nervioso todo el primer acto y pasado de revoluciones en varias entradas, dejaba solo al peor enemigo, Lewandowski, que escorado buscaba un pase que no remataba bien Müller.

    Segundos después respondía el Real Madrid aprovechando un error de colocación del Bayern. Marcelo veía en profundidad a Kroos que no encontraba rematador. Las cartas estaban sobre la mesa en un intercambio de golpes que se frenó con la lesión de Robben. Era el minuto 5 cuando el jugador de cristal se sentó sobre el césped.

    El plan de Heynckes de atacar con extremos se modificaba con la entrada de Thiago, sin embargo su presencia le daba el balón. Junto a James, con ganas enormes de demostrar a Zidane que se equivocó, pusieron el criterio al juego y encontraron espacios a la espalda de Casemiro. Aunque a la larga era un golpe a un equipo que no contaba con Alaba en banda izquierda, ni los pulmones del guerrero Arturo Vidal en el medio.

    Al Bayern le sobra corazón y de la nada saca goles. Mientras Cristiano Ronaldo se instalaba en la soledad en un 1-4-5-1 que le restaba protagonismo, Lewandowski era un incordio continuo a los centrales, James le metía peligro con rosca a cada acción a balón parado y Rafinha chutaba a puerta por primera vez a los 19 minutos. El Real Madrid solo jugaba en largo y directo. Alejado de su identidad.

    Fue cuando llegó el golpe en los instantes en los que los de Zidane comenzaban a tener la posesión y Carvajal probaba a Ulreich. La primera subida de Marcelo dejó metros a su espalda que devoró Kimmich. Encontró el error de Keylor Navas, el segundo grave consecutivo tras el tercer tanto de la Juve en el Bernabéu, y adelantó al Bayern. El portero tico se anticipó esperando un centro y cuando vio que era un disparo centrado reaccionó tarde.

    Llegaron momentos de duda en los que supo sufrir el Real Madrid y perdonó el Bayern, especialmente Ribery cuando completamente solo controló mal y no definió ante la salida de Keylor. Llegaba la segunda lesión, de Boateng, como un directo al mentón del Bayern. Heynckes se quedaba sin dos cambios ante el desgaste que le esperaba a su equipo. Hummels perdonaba otra clara tras córner.

    Fue cuando llegó el tanto del respiro. Confiado siempre en sus posibilidades, de un centro que cayó del cielo de Lucas Vázquez, apareció la zurda de Marcelo, que a un minuto del final del primer acto ponía el empate enganchando un disparo cruzado inalcanzable para el portero germano.

    El Allianz era terreno conquistado recientemente y los jugadores madridistas sabían como volver a hacerlo. El tanto les permitía defender bien y golpear al contragolpe. Para eso recuperaba el equilibrio Zidane con un cambio en el descanso. Isco, con molestias en un hombro, dejaba paso a Marco Asensio y a un 1-4-4-2 en el que el Real Madrid recuperó credenciales.

    Fue una segunda parte en la que Ribery hizo todo lo posible por ser el héroe del partido pero Asensio le arrebató el protagonismo. El extremo francés hizo diabluras desde el costado izquierdo, sometiendo a tal desgaste a Carvajal que acabó lesionado. Dos recortes y asistencia a Müller para que Ramos fuese salvador.

    Cuando se esperaba el aluvión del Bayern llegó un regalo que decide un gran partido. El error de Rafinha marcó el duelo en una salida de balón, con su equipo volcado y dando el pase a Asensio. Corrió con velocidad junto a su socio Lucas Vázquez y la asistencia la mandó a la red con tranquilidad y un disparo cruzado. El Real Madrid ya había golpeado de nuevo.

    Le restaba poco más de media hora de dejarse el alma defendiendo ante un Bayern con más corazón que cabeza, que nunca se dio por vencido. Keylor se quitaba la espina con una gran parada de reflejos a Ribery. Y le sacaba otra con rodilla en tierra. Recuperaba la confianza perdida y volvía dar seguridad a su equipo.

    El Real Madrid pudo asestar un golpe definitivo a la eliminatoria pero Cristiano clamó al cielo por el gol anulado que le impedía prolongar su racha de récord. Por primera vez en la presente edición de la Liga de Campeones se quedó sin marcar. Su disparo cruzado a la red lo anuló el colegiado por un control que interpretó fue con el, brazo.

    Los intentos continuos del Bayern fueron en vano y la entrada de Benzema añadió presencia ofensiva del Real Madrid y peligro, aunque el francés sigue gafado de cara al gol. Se marchó con una buena acción en velocidad pero su disparo lo sacó abajo Ulreich mientras en el otro área el partido moría con la última ocasión marrada por Lewandowski, que no encontró puerta tras picar el balón ante Keylor. El rey de Europa había vencido por sexta ocasión consecutiva a su antigua bestia negra.

    Fuente: Ultima Hora.com

  • CHAMPIONS LEAGUE – Heynckes: "Le regalamos dos goles al Madrid con errores claros"

    El entrenador del Bayern Múnich resumió en partido en que su equipo cayó derrotado por 1-2 ante el Real Madrid diciendo que le habían regalado dos goles al equipo blanco y además no había podido aprovechar las ocasiones que tuvo.

    "Le regalamos dos goles al Real Madrid con errores claros y tuvimos una serie de ocasiones que no aprovechamos. Con ello no es sorprendente que hayamos perdido", dijo Heynckes a la Segunda Cadena de la Televisión Alemana (ZDF).

    Interrogado sobre las posibilidades que le quedan todavía a su equipo para llegar a la final, Heynckes recordó que todavía tiene el partido de vuelta y que en Madrid su equipo no tiene "nada que perder"

    Fuente: Ultima Hora.com

  • CHAMPIONS LEAGUE – Zidane: "Vamos a tener que sufrir en la vuelta"

    Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, se mostró satisfecho con el triunfo en el Allianz Arena (1-2), aunque aseguró que no pueden pensar que "está hecho" el pase a la final de la Champions League, convencido de que van "a tener que sufrir en la vuelta".

    "Vamos a tener que luchar porque nunca está hecho. En el partido de la Juve vimos que en el fútbol no se puede decir que las cosas están hechas tras la ida. Estamos contentos con la victoria pero sabemos que vamos a tener que sufrir en la vuelta. Después de la Juve sabemos que tenemos que afrontar en nuestra casa de diferente manera la vuelta, seguro, porque si no lo podemos pasar mal", aseguró en la sala de prensa del Allianz.

    Zidane reconoció haber sufrido en varios momentos del partido ante el Bayern, pero destacó la capacidad de sus jugadores para vencer en un estadio complicado.

    "Podemos estar contentos por el resultado, hemos tenido mucha dificultad al principio del partido, nos ha costado salir con el balón. Hicimos una mejor segunda parte y podemos estar contentos por lo que hicimos. Ganar aquí no es nada fácil, podíamos hacer las cosas mejor pero podemos estar satisfechos del partido", señaló.

    Y restó importancia al error de Keylor Navas en el gol del Bayern. "El error es de todos. Al principio de la jugada no estamos bien colocados y luego es una consecuencia de errores, no es solo Keylor. En la segunda parte ha hecho dos o tres paradas y ha estado muy bien".

    Destacó el técnico madridista que sufrieron "mucho sin balón", destacó el "gran partido" de Ribery y el esfuerzo de Lucas Vázquez para intentar frenarlo jugando de lateral tras la lesión de Dani Carvajal. "Cuando Carvajal ha salido del campo y Lucas se puso de lateral lo hizo muy bien. No era nada fácil".

    También dedicó elogios a Marco Asensio, autor del tanto del triunfo. "Asensio sabe lo que tiene que hacer, con el balón no le digo muchas cosas porque tiene mucha verticalidad y una pegada impresionante como el gol, pero defensivamente había que decirle algunas cosas antes de salir al campo. Jugó muy bien, no solamente con su gol, ha trabajado muchísimo para evitar las dificultades que teníamos entre líneas con Thiago y James".

    El Real Madrid se levantó en el partido gracias al tanto de Marcelo. "Más allá de sus goles, es un jugador importante para lo que nosotros queremos proponer ofensivamente. Un jugador que en cualquier momento puede marcar la diferencia y jugando de inicio con Isco y después con Marco, lo hicieron muy bien en banda izquierda".

    Reflexionó Zidane sobre el gen ganador del Real Madrid para superar cualquier dificultad en la Liga de Campeones. "Nosotros creemos y tenemos la motivación de hacerlo bien, hasta sufriendo. Es un estadio donde nos gusta jugar y hacerlo bien. A veces puedes empezar mal pero acabamos mejor y arriesgando porque el rival ha tenido ocasiones de hacer goles pero controlamos bien el partido".

    Por último, restó importancia a las suplencias de Gareth Bale y Karim Benzema. "Lo importante es lo que estamos haciendo. La suplencia de Gareth o Karim es lo que nos va a tocar hasta el final de temporada porque tengo que elegir y todos los jugadores son muy buenos. Hay jugadores que lo están haciendo bien. Quedan partidos y Gareth piensan que no cuento con él, pero no es verdad".

    Fuente: Ultima Hora.com