• Boca elimina a Palmeiras y medirá a River por el cetro de la Libertadores

    Boca Juniors completó su buena faena en la serie y confirmó lo que será uno de los partidos más grandes de la historia del fútbol: Un Boca-River por el título de la Copa Libertadores de América.

    Ábila hizo uno de los tantos en Brasil.

    Boca Juniors empató este miércoles 2-2 con Palmeiras en Sao Paulo y jugará su undécima final de la Copa Libertadores ante su máximo rival, River Plate, en la que será una edición inédita del Superclásico argentino en busca del nuevo "rey de América".

    El conjunto ‘xeneize’ llegaba con la tranquilidad de la victoria por 2-0 que consiguió en la Bombonera y certificó su clasificación con un empate en territorio brasileño en el que volvió a ser fundamental el atacante Darío Benedetto.

    Ramón ‘Wanchope’ Ábila adelantó los argentinos en el minuto 17 en un error de concentración de la defensa del Palmeiras. La clasificación parecía asegurada, pero los brasileños despertaron en la segunda mitad y remontaron el marcador en menos de diez minutos.

    Luan devolvió las tablas al marcador en el 52 y el paraguayo Gustavo Gómez anotó desde el punto de penal en el 60.

    El equipo verde vio además como el VAR le anulaba un gol al inicio del partido por posición ilegal de Deyverson.

    Pero Benedetto, que ya marcó los dos goles en La Bombonera, salió desde el banquillo para enterrar el sueño de los paulistas en el 69.

    Boca Juniors buscará ahora su séptimo título de Libertadores y el River, el cuarto, en un Superclásico argentino inédito en una final del torneo continental.

    Palmeiras salió con mucha cautela en busca de la remontada, quizá demasiada. El respeto por el rival era evidente, igual que el miedo a encajar un nuevo gol que dejase sentenciada la eliminatoria.

    Por ello, empezó a jugar en largo en busca de Deyverson, titular esta noche en detrimento del colombiano Miguel Borja.

    En uno de los balones al aire para superar la presión de los argentinos, Deyverson controló y cedió para Dudu, que cruzó en el área pequeña para el remate a placer de Bruno Henrique.

    Pero el VAR entró de oficio y anuló el tanto por fuera de juego de Deyverson en el inicio de la jugada.

    Boca reaccionó rápido. En una primera ocasión, Weverton atajó en la línea de gol el disparo de Ábila. Los visitantes pidieron el VAR, pero el esférico no superó por completo la línea de gol.

    El delantero argentino no se conformó y en la siguiente que tuvo definió con maestría y astucia para librarse de la marca del central Luan.

    El centro raso y casi sin fuerza de Villa desde la derecha lo aprovechó Ábila para batir a Weverton y anotar su cuarto gol en la Libertadores.

    La afición del Allianz Parque enmudeció, mientras Scolari pedía calma. Pero el equipo verde era incapaz de dar más de tres pases seguidos. Lucas Lima no aparecía, Willian tampoco.

    Melo se empezó a desesperar intentando cazar a Pablo Pérez, capitán del Boca y cacique del centro campo.

    Solo Dudu puso un poco de picante a los locales en un centro desde la derecha que rebotó en Magallán y cayó por suerte en los brazos de Rossi.

    En el segundo tiempo, el Palmeiras creció. Lima dio un destello de su calidad con un disparo fortísimo desde la frontal que repelió Rossi con el pie.

    El centrocampista brasileño apareció de nuevo para cobrar una falta cruzada, que desvió Deyverson, peinó Melo y fusiló Luan para enmendar el error de la primera mitad.

    La eliminatoria no parecía correr peligro, pero Izquierdoz derribó en el área a Dudu y el árbitro colombiano Wilmar Roldán pitó un penal que transformó el paraguayo Gustavo Gómez. El Palmeiras a dos goles de la clasificación y treinta minutos por delante.

    El Boca empezó a ponerse nervioso.

    Schelotto decidió dar entrada a su amuleto de la suerte, Benedetto, y no le falló. A los ocho minutos, el delantero argentino recibió con espacio en la frontal, miró y disparó firme cruzado para empatar el encuentro y espantar cualquier fantasma.

    El título lo definirán ahora Boca Juniors y River Plate, que eliminó al Gremio, campeón de 2017, de remontada en el Arena de Porto Alegre. Será una final inédita.

    En 2004 los dos clubes se enfrentaron en unas semifinales marcadas por polémica celebración de Carlos Tévez imitando a una gallina, como apodan los aficionados del Boca a su máximo rival. La decisión se fue entonces a los penales y el conjunto ‘xeneize’ se clasificó.

    Hubo que esperar once años para una nueva eliminatoria entre ambos. Fue en los octavos de final de 2015 y Boca fue eliminado después de que un aficionado lanzó un bote de gas pimienta en el túnel de vestuarios de la Bombonera. Posteriormente, River obtendría su tercer título en el torneo.

    Con este precedente, la final de la Libertadores 2018 solo puede ser histórica y será la misma que quería evitar el presidente argentino, Mauricio Macri, quien presidió Boca de 1995 a 2008.

    Fuente: Ultima Hora.com

  • BOCA 2-0 PALMEIRAS – Benedetto impulsa a Boca

    Benedetto impulsa a Boca

    Dos goles del ‘Pipa’ Benedetto ponen a Boca con un pie en la final de la Copa Libertadores. La semana que viene se decidirá en el Allianz Parque.

    En una noche que pudo ser negra para Boca apareció el goleador Benedetto para darle la victoria a su equipo (2-0) cuando faltaban solo seis minutos para el final del encuentro. El primer gol a los 86′ de cabeza le dio vida a su equipo, que no habla tenido una buena noche. Y el segundo, un gol de baby fútbol con pisada y engaño para el recuerdo.

    Palmeiras había conseguido neutralizar a los locales, con una marca férrea y pagó caro su falta de iniciativa para ir a buscar la victoria. El plan le había salido a la perfección en buena parte del partido también por la falta de ideas y juego colectivo de los xeneizes. Pero apareció en cancha Benedetto. Y con él, destruyó el desarrollo del partido. Fue impensado, porque el delantero sigue arrastrando la falta de fútbol por su prolongada inactividad por la lesión que sufrió en su rodilla, y hasta esta noche no había marcado goles en el plano internacional.

    El equipo paulista fue a la Bombonera a hacer su partido. Bien parado tácticamente no le costó demasiado controlar al equipo xeneize, que falló en la gestación de juego. Y el equipo de Scolari se conformó con defenderse y no pasar apuros, y hasta parecido conformarse con el empate en la Bombonera; un buen resultado para sus intenciones de definir la serie en una semana en San Pablo.

    El planteamiento de Guillermo Barros Schelotto en la primera parte, con un mediocampo de corte combativo, integrado con Pablo Perez, Barrios y Nahitan Nandez, sirvió para frenar el juego de los brasileños pero tuvo las dificultades de siempre en la gestación, y para asociar a los volantes con los atacantes. Volvió a chocar con sus propias limitaciones, y de poco le sirvió en la primera parte alinear a los tres atacantes, Wanchope Ábila y Mauro Zárate y Cristian Pavón, quienes quedaron muy aislados y lejos de la pelota.

    Sin funcionamiento colectivo, Boca dependió del talento de sus individualidades que no estuvieron iluminados en la primera parte. Pavón siempre recibió de espaldas al arco. Abila chocó con los centrales. Y Zárate no encontró su lugar en el equipo y las pocas ocasiones que tuvo las desperdició con remates inofensivos.

    Con la tranquilidad de que el equipo brasileño tampoco inquietaba, los locales, se entregaron a esperar en su campo ante la presión del rival, y a aprovechar alguna contra con la subida de Pavón lanzado al ataque por izquierda chocó con las buenas coberturas del argentino Gustavo Gómez, y Jara estuvo muy impreciso en los pases para generar peligro. Tuvo un remate de media distancia Pablo Pérez, la llegada más importante del primer tiempo.

    Pero la primera parte se fue sin que los dos equipos probaran a los arqueros. En la segunda parte a Palmeiras le costó entrar en juego. Recuperaba la pelota en la mitad de cancha, y jugaba hacia los costados para sus delanteros, pero su seguridad hasta el momento radicaba en la falta de juego colectivo de Boca.

    Barros Schelotto mandó a la cancha a Villa en reemplazo de Mauro Zárate. Y Pavón fue sobre la derecha para dejarle su lugar en la izquierda al colombiano. Con su ingreso como wing derecho, el equipo xeneize recuperó protagonismo.Levantó también su nivel Pablo Pérez quien tuvo un duelo particular con el experimentado Felipe Melo, y apretó un poco más en campo contrario aunque sin claridad. Y siguió adoleciendo de la falta de fluidez y de juego colectivo aunque tuvo mayor actitud. Tampoco tuvo cambios de frente, y intentó siempre por el sector derecho, donde Palmeiras controlaba bien el sector con superioridad numérica en las marcas.

    Scolari mando a la cancha a Deyverson por el delantero Borja. Y en Boca fue reemplazado Wanchope Abila por Benedetto, mientras Tevez o Gago esperaban en el banco su chance de ingresar en el partido. Cualquiera de ellos hubieran ayudado a su equipo a conectarse mejor en el juego asociado.

    En una ocasión inmejorable, Olaza le pegó muy bien de zurda a la pelota en un tiro libre, la barrera se abrió, y Weverton muy exigido le sacó el gol al uruguayo. Pero el gol llego, de la manera insual con un centro magistral de Villa que cabeceó Benedetto para transformarse en el héroe de la noche y darle la victoria a su equipo sobre el final del partido.

    Pero era la noche del Pipa, y engañó con una pisada al defensor con un toque y se puso de frente al arco, para sacar un derechazo y marcar el segundo.

    Benedetto cambió el partido y el resultado. Y con sus goles su equipo se ilusiona con cerrar la llave la semana próxima en San Pablo y llegar a la final.

    Fuente:As.com

  • RIVER 0–GREMIO 1 – River chocó con Gremio

    River chocó con Gremio

    El equipo de Porto Alegre se impuso por 1-0 con un gol de cabeza de Michel, y superó a los Millonarios defendiendo y achicando los espacios.

    Gremio ejecutó a la perfección el plan de su entrenador. Tuvo una ocasión de juego en todo el partido, y consiguió llevarse la victoria con el gol de Michel, la figura del partido. La ventaja de visitante pone a River en desventaja para el partido en PortoAlegre, no solo por el resultado sino además porque se vio superado en su cancha por el equipo que en una semana jugará como local.

    El de Renato fue un equipo estratégico y defensivo. Y logró controlar el partido frente al River en el Monumental, que si bien intentó presionarlo nunca encontró como superarlo frente a sus marca personal. Gremio se abocó a ocupar bien los espacios, y a bloquearle los caminos para llegar al área por los laterales. Y consiguió neutralizarlo proponiéndole un partido incómodo, haciéndole bloqueandolé todas las opciones de pases. Con el correr de los minutos los de Gallardo y el propio entrenador fueron cayendo en la impotencia y la preocupación.

    River sintió desde el inicio el ahogo impuesto por las marcas del equipo de PortoAlegre. Y hasta Maidana y Pinola les costó entrar en el partido. Ponzio fue determinante en la recuperación y jugó su duelo personal con Jael. Con los laterales Casco y Montiel tomados con la marca en zona, River no encontraba su idea de juego, tampoco sus interpretes habituales quienes estaban desconectados entre sí, por oposición de su contrincante.

    Limitado por el juego propuesto por el visitante, River no pudo aprovechar sus mejores cualidades. Lo mejor del local se produjo en los pies de Borré, y cuando Quintero – poco participativo- ,consiguió sumarse al circuito de juego cerca de Martinez, y en especial de Exequiel Palacios. El jóven mediocampista quien es seguido por veedores del Barcelona en las tribunas y otros equipos europeos, mostró su jerarquía y carácter para jugar un partido trascendental y para las intenciones de su equipo de coronarse campeón de la Copa Libertadores. Pero los tres jugadores más desequilibrares del Millonario estaban muy separados entre sí, por el despliegue de las marcas de Gremio. Y sin espacios, River tuvo que recurrir a intentar lastimar por medio de pelotas largas y con el recurso de la pelota parada. Pero estuvo impreciso y no supo sacar ventaja de las pocas chances que tuvo.

    Las mejores ocasiones de gol de la primera parte, fueron el remate de afuera de Cícero Santos que despejó de manera magnifica Armani. Y dos muy buenos intentos de control y definición de Palacio que fueron tapados por el arquero brasileño.

    En el inicio del complemento, Maidana tuvo la primera chance de gol de cabeza, después de un corner de Pity Martinez, en el que Montiel , muy inteligente, simuló ir a cabecear y consiguió engañar a los defensas, para que el central de River quedara solo frente al arco. Pero la pelota se fue òr arriba del travesaño.

    Gallardo mandó a la cancha a Lucas Pratto por Nacho Scocco. Pero fue Gremioquien se puso en ventaja primero, con un centro muy bien ejecutado que cabeceó Michel en el aire, para poner la pelota en el arco de Armani.

    El gol fue un mazazo para los Millonarios que se vieron obligados a reaccionar. Y ingresó Nacho Fernandez para sumar desequilibrio en reemplazo de Palacios. Y Enzo Perez ingresó por Ponzio, amonestado. Pero los de Gallardo no consiguen poner la pelota en el área chica de Gremio.Y buscó con la pelota parada a través de las ejecuciones de Pity Martinez y Quinteros para Pratto. Pero no lo consiguió, y deberá ir a Porto Alegre a conseguir una victoria heroíca para cumplir con el objetivo de alcanzar la final.

    Fuente: As.com

  • Gustavo Matosas nuevo D.T. de Costa Rica

    Oficial: Gustavo Matosas, nuevo seleccionador de Costa Rica

    La Fedefútbol hizo oficial el arribo del uruguayo, quien tomará las riendas del combinado ‘tico’ de manera formar a partir del 2019.

    Gustavo Matosas se convirtió en el nuevo director técnico de la Selección Nacional de Costa Rica, luego de que concluyeran de forma exitosas las negociaciones entre la federación y el estratega uruguayo en últimos días.

    En rueda de prensa, el ex entrenador del Club América afirmó que tomará las riendas del combinado ‘tico’ a partir del dos de enero, pero desde ahora comenzará con un proceso de observación y evaluación sobre el rendimiento de los futbolistas.

    Tras ser cuestionado sobre qué lo motivó para dirigir ‘La Sele’, Matosas comentó: "El proyecto deportivo que tiene Costa Rica. Uno de los complejos deportivos más importantes de Latinoamericana, una federación muy seria (…) Uno como entrenador va construyendo sueños y uno de ellos es llegar a un Mundial, y ahora estoy más cerca de ello".

    El ‘charrúa’ mencionó que el talento y la garra de los futbolistas costarricenses es algo que le llama la atención y dejó en claro que no llamará a futbolistas por el peso del club al que represente, sino el rendimiento actual.

    Por otro lado, Matosas reconoció que tuvo que reducir su salario, a comparación con lo que ganaba México, pero el hecho de poder disputar una Copa del Mundo le hace olvidar lo económico. "La plata no es todo en la vida. Los sueños son lo más importante que tenemos (…) va más por el corazón", agregó.

    La federación y el propio entrenador se reservaron dar a conocer al cuerpo técnico completo, el cual será presentado en 2019, una vez que el uruguayo comience su proceso de manera formal.

    Fuente: As.com

  • FÚTBOL INTERNACIONAL – Libertadores: River Plate eliminó a Independiente

    River Plate se clasificó a las semifinales de la Copa Libertadores de América-2018 al ganarle 3-1 a Independiente en partido de vuelta de cuartos de final jugado la noche del martes en el estadio Monumental, en Buenos Aires.

    Ignacio Scocco (47) y los colombianos Juan Fernando Quintero (69) y Rafael Santos Borré (85) anotaron los goles de River, mientras que Silvio Romero (54) descontó para los ‘Rojos’.

    River, campeón de la Copa Libertadores en tres oportunidades, se enfrentará en semifinales con el vencedor de la serie entre Atlético Tucumán y el Gremio, vigente campeó, que se enfrentaban este martes en Porto Alegre tras la victoria 2-0 conseguida por el equipo brasileño en la ida.

    Fuente: Ultima Hora.com