• Agónico triunfo de Azarenka en su regreso

    MADRID. La bielorrusa Victoria Azarenka, antigua número uno que regresaba este miércoles a la competición tras su maternidad, derrotó con dificultades en la primera ronda del torneo de Mallorca (España) a la japonesa Risa Ozaki, por 6-3, 4-6, 7-6 (9/7).


    El partido había sido interrumpido el martes por la noche. Ausente desde hace más de un año, el tiempo de dar a luz en diciembre a su hijo Leo, Azarenka se vio obligada a batallar durante 2 horas y 44 minutos para imponerse.

    La bielorrusa salvó tres bolas de partido cuando perdía por 6-5 en la tercera manga, antes de ganarla en el tie-break contra la modesta Ozaki (N.74 mundial).

    Azarenka, de 27 años, se enfrentará en la segunda ronda a la croata Ana Konjuh (N.28 mundial), semifinalista en S’-Hertogenbosch la semana pasada.

    El Torneo de Santa Ponça en Mallorca se disputa sobre hierba y reparte 226.000 dólares (algo más de 200.000 euros) en premios.

    — Resultados de la tercera jornada del torneo de tenis de Santa Ponça.

    - Individual femenino – Primera ronda:

    Victoria Azarenka (BLR) derrotó a Risa Ozaki (JPN) 6-3, 4-6, 7-6 (9/7) – Individual femenino – Segunda ronda:

    Kristýna Plísková (CZE) derrotó a Francesca Schiavone (ITA) 6-3, 7-6 (9/7).

    Fuente: Abc.com

  • A.P.T. – Cepede recibe reconocimiento de la APT

    La mejor tenista paraguaya y de Sudamérica en la actualidad, Verónica Cepede Royg (25 años y 78 del mundo), recibió ayer un reconocimiento por parte de la Asociación Paraguaya de Tenis (APT), en su sede de la Secretaría Nacional de Deportes (SND), ocasión en que la agasajada también compartió sus experiencias de su reciente participación en Roland Garros, donde llegó por primera vez a los octavos de final.




    Imágenes

     
    Al acto asistieron el presidente de la APT, Julio Ferrari; el ministro de Deportes, Víctor Pecci, además de sus entrenadores Ramón Delgado, Gustavo Ramírez y el preparador físico Reinaldo Madans.

    Durante la conferencia de prensa Vero comentó: “Agradecer a Julio (Ferrari) por este homenaje, también agradecer a mi equipo, porque gracias a ellos estoy donde estoy hoy, es un trabajo de más de 15 años y los resultados se están dando ahora. Estoy pasando mi mejor momento, es algo muy largo, como dijeron Ramón y Víctor (Pecci), es algo muy largo, tenés que estar ahí, tenés que perseverar, trabajar mucho, son muchas cosas, trabajé demasiado, sufrí demasiado, pero estoy donde yo siempre soñé, creo que todos en Paraguay sueñan con Roland Garros”.

    “Estoy muy contenta, por qué no soñar con top 40, primero tuve una barrera muy difícil que fue el top 100, rompí esa barrera antes de Roland Garros (estaba 95 del ranking WTA) y ahora estoy 78 del mundo. Pero quiero mucho más y top 40 por qué no soñar y espero que sea una motivación para todos los chicos que están acá”, agregó.

    Por su parte, Ramón Delgado, extenista y hoy día entrenador de Vero, dijo: “Un orgullo para todo el país lo que está haciendo Vero y principalmente para nosotros que estuvimos cerca. Quisiera destacar tres virtudes fundamentales que tuvo Vero para llegar donde llegó, pero que de ninguna manera es el techo y lo demostró en ese partido que está para muchísimo más. La primera virtud es la disciplina en cuatro años, la segunda fue la perseverancia, tuvo momentos duros pero se levantó, y la tercera es que respetó el proceso, confió en su equipo de trabajo”.

    Fuente: Abc.com

  • Roland Garros – Rafa Nadal, Rey en Roland Garros por décima ocasión

    El español Rafael Nadal conquistó hoy su décima corona en Roland Garros al derrotar al suizo Stan Wawrinka en la final, por 6-2, 6-3 y 6-1 en dos horas y cinco minutos, para convertirse en el primer hombre en la historia que vence diez veces en el mismo Grand Slam.

    Solo la australiana Margaret Court, ganadora de once Abiertos de Australia entre 1960 y 1973 supera la marca del español, que con la victoria de hoy mejoró los 9 Wimbledon de Martina Navratilova entre 1978 y 1990.

    Nadal, que se asegura el número 2 del mundo por vez primera desde octubre de 2014, ganó en París por tercera vez en su carrera sin ceder un set, tras haberlo hecho en 2008 y 2010 y el que menos juegos perdió, 35, la segunda mejor marca de todos los tiempos.

    Contra Wawrinka repitió exactamente el mismo marcado que en el único duelo que habían mantenido en Roland Garros, en los cuartos de final de 2013.

    En presencia del rey Juan Carlos en el palco de autoridades, el tenista mallorquín consiguió su decimoquinto Grand Slam, con lo que supera al estadounidense Pete Sampras y se queda a tres del suizo Roger Federer.

    "Es increíble volver aquí, ganar la décima para mi es muy especial, os doy las gracias, estoy muy emocionado, mi francés es muy malo y en este momento no tengo palabras, estoy muy emocionado", dijo que tenista que trató de dirigirse al público en el idioma local.

    Nadal aseguró que en cada partido intenta "dar lo mejor", pero reconoció que cuando entra en la Philippe Chatrier su sensaciones "son especiales, difíciles de comparar".

    "La fuerza, la adrenalina que siento en esta pista es imposible de comparar, es la más importante de mi carrera, no lo puedo describir", afirmó al borde de las lágrimas.

    Tardó algo Nadal en afinar la maquinaria, el tiempo que tuvo en poner a punto su servicio, los cuatro primeros juegos del primer set. Pero cuando estuvo engrasado, el español fue un torbellino de tenis que maniató los golpes de Wawrinka, que por primera vez perdió la final de un grande, tras haber ganado las tres anteriores que había disputado, una de ellas la de 2015 aquí en París.

    El helvético perdió su imbatibilidad en grande y Nadal mantuvo la suya en la final de Roland Garros, 10 de 10.

    El juego del español rozó la excelencia que venía demostrando a lo largo de la quincena, donde acalló las bocas que le daban por acabado tras dos años consecutivos sin levantar la Copa de los Mosqueteros, el pasado por lesión y el anterior barrido por el serbio Novak Djokovic, el segundo hombre que le batía en su tierra batida parisiense.

    Nadal encadenó siete juegos consecutivos, cerró la primera manga y se colocó con ventaja en la segunda, 3-0, con lo que se limitó a mantener su servicio y romper en el octavo para cerrarla.

    Wawrinka, que se fue derritiendo en la caldera de la central, con 31 grados de justicia y un público dividido entre el helvético, francófono, y la leyenda del torneo, que se fueron repartiendo los apoyos de los casi 15.000 espectadores del estadio.

    A partir de ese momento, el suizo tenía ante si una montaña que escalar, levantar dos sets al mejor jugador de la historia en Roland Garros en uno de los momentos más dulces que se le recuerda, pletórico de forma y de tenis.

    El suizo cedió su saque de entrada en el tercer set y ya solo pudo ganar un juego en ese parcial.

    Fuente: Ultima Hora.com

  • Roland Garros – Ostapenko conquista Roland Garros con 20 años

    Dos días después de haber cumplido 20 años, la letona Jelena Ostapenko, 47 del mundo, impuso su ley en Roland Garros tras acabar a base de raquetazos ganadores en la final a la rumana Simona Halep, a quien acabó derrotando por 4-6, 6-4 y 6-3 en casi dos horas de tenis.

    La tenista, que desde hace unos meses trata de templar su temperamento de fuego con los sabios consejos de la española Anabel Medina, había eclipsado ya el cuadro femenino y acabó por someterlo al derrotar a Halep, que jugaba su segunda final en París, tras haber perdido la de 2014 contra la rusa Maria Sharapova, y que aspiraba a convertirse en la primera rumana en conquistar el número 1 del mundo.

    "No puedo creer ser campeona de Roland Garros con tan solo 20 años, es algo excepcional. Estoy viviendo un sueño", dijo la tenista.

    Con este triunfo, Ostapenko abre su palmarés, vacío de todo torneo hasta ahora, por lo que sigue la vía del brasileño Gustavo Kuerten, el último tenista en ganar en Roland Garros el primer torneo de su carrera, algo que hizo el 8 de junio de 1997, el día que nació Jelena en Riga.

    En el cuadro femenino, la última tenista en haber ganado su primer título en un Grand Slam fue la estadounidense Barbara Jordan, que venció en el Abierto de Australia de 1979.

    Ostapenko ha impuesto en el torneo el fuego de sus derechazos, con una velocidad media superior a la del británico Andy Murray, número 1 del mundo. Una metralleta en la pista en busca permanente de los golpes ganadores, lo que ha convertido a cada uno de sus partidos en una montaña rusa de emociones incontrolables.

    La letona ha remontado un set en contra en cuatro de los siete partidos que le han llevado a conquistar la Copa Suzanne Lenglen, incluida la final contra Halep.

    Una muestra de su carácter de guerrillera, que también aparece en las estadísticas: 308 golpes ganadores en la quincena, 54 de ellos en la final. La otra cara de la moneda es que, cuando vives al borde del precipicio, hay veces que caes del lado malo, como muestran sus 54 errores no forzados.

    Halep, que perseguía también su primer Grand Slam, no podo domesticar a la bestia. La ganadora de Madrid y finalista de Roma, que llegaba como la mejor del año en tierra batida, logró controlar el furor de Ostapenko durante la primera manga.

    Incluso tuvo tres bolas para ponerse 4-0 en la segunda y tuvo su saque en el tercero para ponerse 4-1.

    Pero dejó con vida a la bestia, que como en primera ronda frente a la estadounidense Louisa Chirico, en octavos de final contra la australiana Samantha Stosur y en cuartos frente a la danesa Caroline Wozniacki, aprovechó la oportunidad para remontar.

    La letona fue un chorro imparable de tenis que acabó por derribar el muro rumano de la única forma que sabe a sus 20 años, a base de raquetazos.

    Ostapenko se convierte en la ganadora más joven de Roland Garros desde la croata Iva Majoli en 1997 y la vencedora más joven de un grande desde que Sharapova venció en el Abierto de Estados Unidos en 2006.

    Su victoria fue un torbellino en un circuito femenino carente de hegemonía y que en París no contaba con la estadounidense Serena Williams, embarazada, y de la rusa Maria Sharapova, que no tenía el ránking suficiente tras haber purgado una sanción por dopaje y que no fue invitada por los organizadores.

    La defensora del título, la española Garbiñe Muguruza, se marcó en octavos de final y solo Halep parecía tener el tenis y el currículum suficiente para ganar el torneo.

    Sin contar con el fenómeno Ostapenko, que desdijo todos los pronósticos y se convirtió en la primera tenista que alcanzaba la final sin ser cabeza de serie desde 1983.

    Nadie podía prever que una tenista que nunca había ganado un partido sobre la tierra batida de París encadenaría las siete victorias que le llevaron al éxito.

    París ha alumbrado una estrella, un torbellino de tenis que, si sabe canalizar su furia, puede reinar en los próximos años.

    Fuente: Ultima Hora.com

  • Roland Garros – Nadal jugará su décima final en París, donde le espera Wawrinka

    El español Rafael Nadal jugará su décima final en París, donde no perdió ninguna, tras derrotar al austríaco Dominic Thiem por 6-3, 6-4 y 6-0 en 2 horas y 7 minutos, poro lo que se medirá por su décima Copa de los Mosqueteros contra el suizo Stan Wawrinka.

    Nadal no ha perdido un solo set en el torneo y sólo ha dejado escapar 29 juegos, seis menos que en 2008, cuando llegó a la final habiendo cedido 35.

    El récord lo tiene, sin embargo, el sueco Bjorn Borg, que se presentó en la final de 1978 con tan solo 27 juegos perdidos.

    Nadal felicitó a su rival por el torneo que ha completado y auguró "un partido muy duro" contra Wawrinka, que "está haciendo un tenis increíble".

    "Volver a jugar una final en este torneo, el más importante de mi carrera, es algo muy emotivo", dijo el español.

    El duelo contra Wawrinka será también un partido por el número 2 del mundo. Quien gane se lo quedará. En el caso de Nadal, que ya tiene garantizado el número 3 del mundo, su mejor ránking desde marzo de 2015, ganar le reportaría su mejor clasificación desde octubre de 2014.

    Wawrinka venció en la otra semifinal al británico Andy Murray, número uno del mundo, por 6-7 (6), 6-3, 5-7, 7-6 (3) y 6-1, dejando escapar los dos primeros sets de la quincena. Será 2 del mundo si gana su segunda Copa de los Mosqueteros, tras la que logró en 2015.

    Será el duelo 19 entre ambos tenistas, el segundo en la final de un grande tras el que el helvético venció en el Abierto de Australia de 2014, cuando ganó su primer Grand Slam.

    Nadal ha vencido en 15 ocasiones al suizo, cinco de ellas en arcilla, donde solo ha perdido un duelo contra Wawrika, a quien ya derrotó en Roland Garros en 2013, en cuartos de final.

    Pero será un duelo entre los dos tenistas que mejor torneo han hecho.

    Nadal ha barrido a todos sus rivales, incluido a Thiem, que opuso menos resistencia de la que se esperaba. El austríaco, de 23 años y 7 del mundo, es el único tenista que ha ganado a Nadal sobre tierra batida esta temporada y llegó a semifinales tras vencer en tres sets al serbio Novak Djokovic, que defendía el título.

    Pero en su segunda semifinal en Roland Garros demostró que todavía le viene grande la central de París, sobre todo si tiene enfrente al vendaval de Mallorca.

    El partido no se pareció nada al que ambos disputaron hace unas semanas en cuartos de final de Roma, donde el austríaco se impuso por 6-4 y 6-3.

    Antes, Nadal le había vencido en las finales de Barcelona y Madrid, pero en el Foro Itálico su rendimiento había bajado.

    Fue una pausa antes de llegar a París, donde reapareció la mejor versión del español. Si en Roma Thiem había sido más agresivo para dominar a Nadal, en la Philippe Chatrier persiguió también acortar los puntos, buscar puntos ganadores, lo que le hizo multiplicar los errores.

    Intratable, Nadal le obligaba a arriesgar demasiado, a ganar varias veces un punto, lo que acabó desquiciando al austríaco.

    Y eso que había empezado el partido ganando el servicio de Nadal, pero enseguida cedió el suyo al siguiente. El español, dolido en su orgullo, sumó cuatro juegos consecutivos y dejó encarrilada la manga.

    La hazaña del joven Thiem, que todo el mundo designa como uno de los jugadores que dominará el circuito en los próximos años, se tornó complicada y aunque siguió intentándolo, el poderío de Nadal fue impresionante.

    Tras romper el servicio de su rival en el tercer juego del segundo parcial conservó la diferencia para hacerse con el set.

    Thiem ya no estaba en el partido y cedió en blanco la última manga.

    Será la vigésima segunda final de un Grand Slam para Nadal, que supera así a Djokovic y se sitúa a 6 del suizo Roger Federer, que es quien más ha jugado.

    Fuente: Ultima Hora.com