• JAZZ 113 – THUNDER 96 (3-1) – Locura en Utah: Ricky y Mitchell ponen el 3-1 contra Westbrook

    Técnicas, todo tipo de encontronazos y los Utah Jazz, a un solo triunfo de las semifinales. Enorme trabajo de Quin Snyder.

    Empujones, técnicas, encontronazos, todo tipo de faltas… Máximo nivel de intensidad tanto sobre el parqué como en la grada y tercera victoria consecutiva deunos Jazz que se colocan a solo un triunfo de las semifinales de la conferencia oeste. Increíble… Increíble el momento que vive la franquicia. Un equipo en total comunión con sus aficionados y que está sacando por momentos lo peor de unos Thunder completamente desquiciados.

    Westbrook calentó el partido con sus declaraciones tras el tercero. "Voy a acabar con esa mierda para el próximo. Os lo aseguro", dijo refiriéndose al gigantesco partido de Ricky Rubio. Y no le salió bien la jugada… Empezó súper agresivo en la defensa sobre Ricky, intentando que el español no pudiera tomar decisiones con el balón en las manos. Y con sus Thunder por delante. Pero Ricky, siempre activo en los dos lados de la cancha (no para…), le sacó la primera, la segunda, la tercera y la cuarta. Cuatro faltas personales de Westbrook antes de que se cerrara en el segundo cuarto… Y en ese momento cambió el partido.

    89220431080

    Los Jazz, con un sensacional Donovan Mitchell a la cabeza (agresivo hacia canasta: su mejor versión), fueron recuperando una pequeña ventaja inicial que habían conseguido los Thunder y dieron el estacazo entre el final del segundo cuarto y el inicio del tercero. Momento en el que volvió a ser clave Ricky: un triple, varias acciones fantásticas en defensa y otros tantos pases de canasta en el otro lado (alley oops). Tres triples de Joe Ingles, que se plantó sin miedo en la cara de Paul George, alguna barbaridad de Donovan, gran trabajo de Favors (13 puntos) y el factor Gobert(16+10 y, como siempre, todo lo que no dicen los números). En un abrir y cerrar de ojos, descanso de por medio, había cambiado completamente el encuentro y los Jazz habían cogido velocidad de crucero.

    Un guión muy parecido al del tercer partido: del 20-4 de aquel día (un poco más tarde en el desarrollo del partido) al 20-3 ayer. 20-3 en solo dos minutos. La locura…

    Ricky dirigió los minutos más importantes (13+6+8) y le sacó las cuatro faltas a Westbrook que cambiaron el partido (primer jugador de los Jazz que encadena cuatro partidos de 12+5+5 en una serie de playoffs desde Karl Malone en el 96). Pero esta vez la gran estrella fue ese número 13 del último draft que tiene enamorado al mundo del baloncesto. Donovan Mitchell atacó, gritó, nos regaló una serie de plásticas bandejas, un tapón brutal y un total de 33 puntos que ya marca un nuevo récord de la franquicia para un novato en las eliminatorias.

    En los Thunder, todo peros. Ni Westbrook estuvo al nivel (ni de juego ni de concentración: falló 11 tiros, perdió cinco balones, cometió cinco faltas y promedia 1,7 puntos en los cuartos cuartos de los últimos tres partidos), ni Paul George fue suficiente (32 puntos: el mejor con diferencia), ni Carmelo mete las que tendría que meter (5/18…). No sale nada en OKC.

    "Una más. Nos queda una más", decía Mitchell en la entrevista post partido dirigiéndose a una grada en éxtasis. Y es que a los Jazz, que arrancaron 0-1 contra un equipo de grandes estrellas, solo les queda un triunfo para pasar de ronda. Y con el momentum actual, todo parece remar a su favor. Qué dos partidos de los Jazz en Salt Lake City. Y qué serie está haciendo Quin Snyder.

    Fuente: As.com

  • WOLVES 100 – ROCKETS 119 – Los Rockets explotan para 50 puntos en el tercer cuarto

    El equipo de Houston destroza el partido, y probablemente la serie entera, ante los Minnesota TImberwolves en un momento de total locura.

    Cuando los Houston Rockets y los Minnesota Timberwolves pusieron el balón en juego en el tercer periodo del cuarto partido de las series de playoffs que les están enfrentando, el marcador señalaba un incierto 49-50 a favor de los de Mike D’Antoni. Trece minutos de juego después los números eran de 69-104. Todo se había acabado. Los Rockets no sólo habían ganado el encuentro, sino que también muy probablemente la eliminatoria y, por el camino, habían destrozado el ánimo de cualquiera que piense que se les puede defender completamente de forma continuada.

    ¿Qué sucedió?

    Nada. Ese es el gran problema con este equipo. No pasó nada excepcional. Sencillamente les entraron los tiros. En una proporción descomunal, claro, pero nada que extrañe a quienes les hayan seguido esta temporada. Los Houston Rockets tiran, y tiran, y tiran, y son capaces de meter la pelota en el aro en cualquier momento. Sí la racha coge forma, los rivales sólo pueden ponerse a cubierto.

    Cincuenta puntos sumaron los Rockets en el tercer periodo. Es la segunda mejor marca de todos los tiempos en un cuarto de un partido de playoffs de la NBA. Se quedaron a uno del récord, los cincuenta y uno que anotaron Los Angeles Lakers en 1962 (en un partido contra los Detroit Pistons, quiero subrayar (y que perdieron, dejadme añadir)).

    En esos doce minutos excepcionales James Harden encontró, al fin, su ritmo, y puso siete de sus diez intentos de canasta dentro de la misma. La defensa que estaba haciendo Minnesota del seguro MVP de la temporada regular era magnífica. No sólo en la primera mitad de ayer, sino en los tres partidos anteriores. Incomodándole en los cambios y yendo más a la presencia física constante sobre él que a tratar de puntearle los tiros. Pero todo tiene un límite, y un talento como Harden acaba encontrando su momento. Con 36 puntos concluyó, sin fallar un sólo tiro libre y con 5 de 11 desde la línea de tres. 22 de esos 36 puntos llegaron en el tercer periodo.

    Chris Paul anotó 15 de sus 25 puntos también en el tercer cuarto. Once posesiones consecutivas de los Rockets fueron canastas en ese periodo. No hubo manera de limitarles.

    Y los Wolves, desorientados al caerseles el castillo de naipes que habían construido en torno a la falta de movimiento de balón de los Rockets, cayeron en sus peores vicios, esto es, forzar tiros sin sentido ni organización.

    Jimmy Butler y Jeff Teague brillaron en ese discutible apartado, hundiendo a su equipo con momentos en los que sólo un milagro les salvaría porque lo que nadie esperaba es que, de repente, comenzasen a mover el balón con criterio.

    No lo han hecho en todo el año, no iban a empezar en medio del vendaval de Houston. Derrick Rose volvió a ser importante y de lo mejor de su equipo, aunque presa de los mismos defectos, que tienen que ver más con la estructura de juego que con los individuos que la ejecutan; 32 minutos y 17 puntos para Rose, de lo mejor de los Wolves.

    La tormenta perfecta se apoderó del encuentro. Los Rockets lo metían todo, jugaban cómodos, a su velocidad, con sus rutinas habituales, y los Wolves cavaban cada vez más hondo su pozo yendo al uno contra uno y buscando contener la hemorragia con lo peor que tienen, que es rezar para que entren tiros imposibles. El resultado final, 100-119.

    Y la sentencia, claro. Esta victoria de Houston en Minnesota les pone 3-1 en la eliminatoria. El quinto partido será en casa de los Rockets. Si los números no fuesen suficientes para explicar la desigualdad, el encuentro, ese tercer cuarto mágico, acabó con la resistencia emocional que pudieran tener los Wolves, porque se encontraron con que no pueden tener embarrado a este equipo ad infinitum y ellos son incapaces de anotar a un ritmo ni aproximado cuando a los de en frente les entran los tiros. No pueden hacer nada al respecto.

    Por supuesto, aún queda vida, que en deporte hemos visto de todo ya, y, por lo tanto, aún pueden agarrarse a un clavo ardiendo. En concreto, al del próximo miércoles por la noche, fecha del quinto partido de esta serie.

    Fuente: As.com

  • NBA – Nuevo lío Westbrook-Durant

    Kevin Durant y Russell Westbrook.

    El alero de los Warriors dio un me gusta a un comentario en Instagram que señalaba al base como culpable de los problemas de los Thunder.

    Una vez más Kevin Durant vuelve a ser noticia por su actividad en redes sociales. Después de descubrirse la cuenta secreta que empleaba para defenderse de las críticas, el alero de los Warriors y ex de OKC ha sido cazado este lunes dando un me gusta con su cuenta personal de Instagram a un comentario de un usuario que señalaba a Russell Westbrook como el problema de los Thunder (equipo que está noche ha de ganar en Utah para igualar la eliminatoria de primera ronda a 2 victorias).

    Poco después y a través del periodista Royce Young (ESPN), Durant no negó que hubiese realizado tal acción. "Ha sido un total accidente", alegó quien dice haber cometido un inocente error. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

    Fuente: AS.com

  • MOVIMIENTOS EN LA NBA – Kareem Abdul-Jabbar, el maestro del Skyhook

    Considerado por todos uno de los más grandes de la historia del baloncesto, Jabbar dejó también uno de los movimientos más famosos.

    Kareem Abdul-Jabbar, el maestro del Skyhook

    Kareem Abdul-Jabbar (Ferdinand Lewis Alcindor, Jr) jugó 20 temporadas en la NBA y fue 19 veces All Star, seis veces campeón, seis veces MVP y dos veces máximo anotador de la competición. Ganó un anillo con los Bucks (junto a Oscar Robertson) y después cinco con los Lakers, todos de la mano de Magic Johnson.

    Considerado por todos uno de los mejores jugadores que han pisado jamás una cancha de baloncesto, Jabbar es una leyenda con un movimiento propio. Dejó muchísimas historias para la historia de este deporte (anotó 38.387 puntos, más que nadie), pero sobre todo nos dejó su famoso Skyhook. Un movimiento que muchos consideran el más letal, el más difícil de defender, de la historia del baloncesto.

    Fuente: As.com

  • Warriors y Pelicans a las puertas de sendas barridas

    HOUSTON. Los Warriors de Golden State, actuales campeones de liga, y los Pelicans de Nueva Orleans consiguieron sendas victorias en la jornada de playoffs de la NBA y se pusieron con ventaja de 3-0, en sus respectivas series de primera ronda.

    Mientras que los Sixers de Filadelfia, en la del Este, también se apuntaron un triunfo y recuperaron la ventaja (2-1) después de haberla perdido en el segundo de la serie.

    El alero Kevin Durant reivindicó su condición de líder de los Warriors al aportar 26 puntos, nueve rebotes y seis asistencias que ayudaron a su equipo a conseguir la victoria a domicilio por 97-110 ante los Spurs en el tercer partido de la eliminatoria.

    Un partido que estuvo marcado por el dolor y el luto de toda la familia de la NBA y en especial de los Spurs tras el fallecimiento la madrugada del miércoles de Erin Popovich, la mujer del entrenador del equipo de San Antonio, Gregg Popovic, que no estuvo en el banquillo y su puesto fue ocupado por el italiano Ettore Messina.

    El exentrenador del Real Madrid dirigió su primer partido de playoffs en la NBA.

    Un día después de fallecimiento de Erin, 40 años de matrimonio con Gregg Popovich, que al final no pudo superar la lucha contra una enfermedad que no ha sido dada a conocer, la disputa del partido quedó en un segundo plano.

    Jugadores como los veteranos, el base francés Tony Parker, y el escolta argentino Manu Ginóbili, que guardan una relación especial de amistad con Popovich y su familia, admitieron que salir a disputar el partido era lo más difícil, porque su único deseo era estar al lado del entrenador que desde que llegaron a San Antonio, junto a su esposa Erin, les dieron todo el apoyo, cariño y ayuda.

    De ahí, que el resultado, de alguna manera, quedase en un segundo plano, aunque para los Warriors era lo que deseaban conseguir. La victoria de los Warriors les permitió ponerse con ventaja de 3-0 y a sólo una más de clasificar a semifinales.

    Algo que podrán conseguir si el sábado, cuando se dispute el cuarto partido, en el mismo escenario del AT&T Center de San Antonio logran también el triunfo. Junto a Durant, otros cinco jugadores de los Warriors tuvieron números de dos dígitos, incluido el escolta Klay Thompson, que llegó a los 19 tantos después de anotar 19 puntos con 3 de 6 triples.

    El ala-pívot LaMarcus Aldridge logró un doble-doble de 18 puntos, 10 rebotes y cuatro asistencias que lo dejaron líder de los Spurs. Mientras que Parker – que dijo que Erin y Gregg fueron unos padres para él cuando llegó a San Antonio con 19 años-, a pesar de lo difícil del momento, hizo su mejor partido en lo que va de los playoffs al conseguir 16 puntos en los 17 minutos que estuvo en el campo, nada que ver con el promedio de dos tantos que tenía hasta ahora en los dos primeros partidos de la serie.

    El ala-pívot montenegrino español Nikola Mirotic jugó su mejor partido de playoffs como profesional y con 30 puntos lideró a los Pelicans a la victoria de 119-102 ante los Trail Blazers de Portland en el tercer partido de la eliminatoria.

    La inspiración y gran partido que realizó Mirotic permitió a los Pelicans conseguir el tercer triunfo consecutivo en la serie que les deja a uno más de alcanzar la barrida y conseguir por primera vez desde el 2008 el pase a las semifinales.

    El pívot Anthony Davis también destacó al concluir el partido con un doble-doble de 28 puntos (11-18, 0-2, 6-7), 11 rebotes —nueve defensivos—, repartió dos asistencias, recuperó tres balones y puso dos tapones.

    Mientras que el veterano base Rajon Rondo también surgió como como factor ganador al conseguir un doble-doble de 16 puntos, 11 asistencias y cinco rebotes, que lo dejaron líder en la dirección del juego de los Pelicans.

    El base Damian Lillard anotó 20 puntos, pero de nuevo no fueron suficientes a la hora de evitar la derrota de su equipo de los Trail Blazers, que habían quedado terceros en la clasificación de la Conferencia Oeste al concluir la temporada regular. De nuevo Lillard no tuvo su mejor inspiración como lo demostró el haber fallado nueve de 14 tiros de campo, mientras que el escolta CJ McCollum fue el líder encestador de Portland con 22 puntos.

    El pívot camerunés Joel Embiid volvió con la cara protegida por una mascara e hizo su debut en los playoffs como estrella al conseguir 23 puntos que lo dejaron líder de los Sixers que vencieron a domicilio por 108-128 a los Heat de Miami.

    La victoria permitió a los Sixers recuperar la ventaja de campo (2-1) en la serie y el cuarto partido se jugará en el mismo escenario del American Airlines Arena, de Miami, el sábado.

    Embiid encabezó una lista de seis jugadores que tuvieron números de dos dígitos, entre ellos al ala-pívot croata Dario Saric y al escolta italiano, Marco Belinelli, que salió de reserva, y aportaron 21 tantos cada uno.

    El base novato australiano Ben Simmons también brilló como líder en la dirección del juego y ser el más completo al aportar un doble-doble de 19 puntos, 12 rebotes y siete asistencias.

    El base esloveno Goran Dragic encestó 23 puntos y repartió ocho asistencias que lo dejaron como el líder del ataque de los Heat.

    Fuente: Abc.com