• NBA – Silver y el ‘caso Davis’: "No me gustan las peticiones de traspaso"

    Adam Silver

    El comisionado trató los temas de actualidad de la NBA en su tradicional comparecencia ante los medios previa a los concursos del All Star.

    El balance competitivo y el peso de los grandes mercados: "Creo que el sistema funciona mejor que nunca a la hora de crear equilibrio competitivo. Se puede ver en Milwaukee, Oklahoma City, lo que está pasando en Sacramento y Denver… Eso sí, creo que todavía queda trabajo por hacer. Pero no creo que en estos tiempos sea una cuestión de pequeños mercados contra grandes mercados. A veces tiene que ver con el gasto de cada franquicia en jugadores. Tenemos un sistema de impuestos y penalizaciones pero que, incluso así, permite en todo caso disparidades importantes entre unas franquicias y otras. Y esa diferencia no tiene que ver muchas veces con el tamaño de cada mercado. A veces tiene que ver con los ingresos, otras con el deseo de gastar de cada equipo. Queda trabajo para crear un sistema todavía más paritario. E incluso así el éxito no está definido muchas veces por eso. La NFL es la competición con más paridad y un sistema más adecuado para crear igualdad y sin embargo New England Patriots ha estado en la Super Bowl en nueve de los últimos 18 años. Y no creo que eso implique que su sistema de competición no funciona. No se trata de crear una paridad artificial que impida que haya equipos grandiosos. En la NBA hemos tenido siete campeones diferentes en once años, creo. En los primeros 60 años de nuestra historia, el 60% de los campeonatos se los llevaron entre Celtics, Lakers y Bulls. Sé que los jugadores también quieren un sistema igualitario. Ahora tenemos una gran relación con su Asociación y queda tiempo hasta que nos tengamos que sentar a negociar un nuevo convenio colectivo. Creo que podemos encontrar entre todos un sistema de competición todavía mejor".

    El ‘tampering’ y la sanción a Anthony Davis por pedir el traspaso: "Este es otro asunto que intentamos mirar con perspectiva. El ‘tampering’ y las peticiones de traspaso son cosas distintas. Para el ‘tampering’ creo que tenemos las herramientas adecuadas para investigar y tomar medidas. Tampoco queremos que en la NBA se viva bajo la sensación de que hay una policía de estado. Dentro de lo que es razonable y entiendo que hay ciertas conversaciones que se van a producir, creo que estamos consiguiendo que se cumplan las normas. Y en cuanto a las peticiones de traspaso, no son algo nuevo para la liga. No diré nombres, pero algunos de los más grandes de la historia pidieron ser traspasados con contratos en plena vigencia. Es algo que no nos gusta ver, y por eso se multó a un jugador aunque los comentarios fueron de su agente. Pero sé también que no hay mucho que vayamos a poder hacer para acabar totalmente con ello. Al final, se trata de volver a la idea de hacer la mejor competición posible para los 30 equipos que participan en ella. Además, las situaciones son todas distintas y suelen ser complejas, aunque desde fuera se intente siempre encontrar de forma muy rápida a quien culpar. No me gustan las peticiones de traspaso, ni que las haya ni que se hagan públicas. Pero tenemos que mirar qué responsabilidad tenemos. En el último convenio se daba la posibilidad de extender los contratos un año antes para que las franquicias pudieran ir trabajando sobre el futuro sin llevarse sorpresas con las decisiones de los jugadores. Pero a veces las cosas no tienen el efecto que se espera".

    Dirk Nowitzki y Dwyane Wade, en el All-Star: "Es interesante porque fue una propuesta de un aficionado a través de un e-mail. En nuestra web la gente deja sugerencias, ideas, quejas… Pregunté cómo veían la idea en la liga, a los dueños de los Mavericks y los Heat, y a todo el mundo le encantó. Así surgió, no lo hemos planteado en términos de futuro y no sé si se volverá a hacer el próximo año o más adelante. Creo que es bueno que tengamos esa flexibilidad cuando hay ocasiones verdaderamente especiales".

    El rol de la liga en los traspasos y las peticiones de los jugadores: "No queremos hacer cosas extraordinarias que interfieran con el funcionamiento normal del convenio colectivo. Es un fenómeno de dos caras, a veces son los jugadores los que son traspasados cuando están en una buena situación, de forma unilateral, y a veces las franquicias sufren las peticiones de traspaso de estos. En la liga no gusta que no se respeten las obligaciones de los contratos, sea por la parte que sea. Asumo que se tienen conversaciones siempre de puertas para adentro, pero cuando se hace un gran espectáculo no es el tipo de interés que nos gusta atraer, por muy elevado que sea".

    El nuevo sistema de lotería para el ‘draft’ y el ‘tanking’: "Es pronto para sacar conclusiones sobre si los cambios están funcionando. Veremos si el comportamiento de algunos equipos tiene o no la recompensa que esperan en la lotería. Sé que la estrategia del ‘tanking’ no se va a poder eliminar totalmente, lo sabemos, y ya hemos cambiado seis veces la forma de distribuir las opciones. Es otro asunto en el que tenemos que ir encontrando las mejores soluciones posibles. Vemos en otras competiciones, como el fútbol europeo, las consecuencias tan terribles que pueden tener las derrotas. No creo que planificar varios años de reconstrucción sea una política ganadora. Veremos qué resultado va dando y que nuevas ideas surgen. No hemos solucionado el problema, pero estamos haciendo progresos".

    Anthony Davis y el efecto de su caso en los mercados pequeños: "Insisto en que no creo que sea cuestión de mercados pequeños y grandes. Ya no tengo claro ni cuál es la línea entre ellos. En los últimos cinco años, los llamados mercados grandes han tenido sus peores resultados deportivos de siempre. Creo que la pasada fue la primera temporada en la que no estuvieron en ‘playoffs’ ni Knicks, ni Lakers ni Bulls".

    Fuente:As.com

  • CONFERENCIA OESTE Westbrook y Paul George: ‘doble triple-doble’ y récord histórico

    Los Thunder ganan a los Blazers y amenazan a unos Nuggets que pudieron con los Heat. Westbrook bate un récord de Wilt Chamberlain.

    A toda velocidad y con ese baloncesto de imposición física y trances eléctricos que les puede hacer temibles en playoffs, los Thunder se van posicionando como, tal vez, el gran peligro para los Warriors en el Oeste. Al menos, han dejado de mirar atrás y ya están a solo un partido de los Nuggets después de aplastar a Portland Trail Blazers, que por su parte ya parece más preocupado de intentar salvar la cuarta plaza ante el asalto de James Harden y sus Rockets. Los Thunder ganaron 120-111 a los Blazers y los Nuggets, después de tres derrotas seguidas, se impusieron 103-87 a unos tristes Heat. Ahora, por detrás de los Warriors, 38-18 para los de Denver, 37-19 para los Thunder y ya 33-23 para los Blazers. La lucha que vendrá después del parón del All Star se va definiendo.

    Warriors al margen, no parece que haya un equipo más en forma en el Oeste que los Thunder, que han ganado 11 de sus últimos 12 partidos. En ese tramo, los Blazers (ahora tres derrotas en cuatro) han perdido cinco veces. Y de ahí una brecha actual evidenciada en un duelo directo en el que los de Oregón pelearon en el tercer cuarto para convertir un 68-49 en un 87-82 pero se quedaron sin fuerzas después ante un rival que no para nunca de empujar. Y que funciona como un reloj (uno que va a toda pastilla) cuando (y lleva semanas haciéndolo de maravilla) Russell Westbrook asume una posición subordinada con respecto a Paul George en ataque. La química entre ambos nunca ha sido mejor, y este partido lo evidenció con doble triple-doble: 47+12+10 para el alero (8/13 en triples), en nivel de MVP, 21+14+11 para el base, que entró al último cuarto con solo cinco asistencias pero se encargó de alimentar a George en los últimos minutos. Para este último es el tercer triple-doble de su carrera. Westbrook lleva 127, 23 solo esta temporada. Y ahora diez seguidos, algo que jamás había logrado nadie (Wilt Chamberlain enlazó 9 en la temporada 1967-68). Paul George no firmaba uno desde marzo de 2014. En ese tiempo, entre su segundo y su tercero, Westbrook ha amasado 119.

    Las cosas de estos Thunder, en los que Westbrook promedia 21,2 puntos, 11,1 rebotes y 11,2 asistencias y George 28,3 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 2,3 robos. Abrumador, más si aparece Deonte Burton para anotar 18 puntos y rematar un triunfo concluyente ante unos Blazers ligeramente a la baja: 31 puntos de Lillard pero 7/27 en tiros entre McCollum (13 puntos) y Nurkic (9).

    La pelea de los Thunder es, ahora mismo con unos Nuggets que han pasado de liderar el Oeste a ver cómo, sin remisión, les mueven desde OKC la silla del segundo puesto. Al menos, aprovecharon la visita de unos Heat de saldo para frenar una racha de tres derrotas seguidas: 103-87 final con 23 puntos y 12 rebotes de Jokic y 40 puntos entre Beasley y Craig. Suficiente ante un rival en el que nadie pasó de 15 puntos (Winslow) y que ha encajado cuatro derrotas seguidas en un gira muy dura por el Oeste y cae a 25-30, noveno del Este, cuando hace no tanto estaba 24-24. Malos tiempos en el Sur de Florida y buenos en las Rocosas aunque, ya sin disimulo, un enorme peligro emerge desde OKC. Y avanza a ritmo infernal.

    Fuente: As.com

  • ROCKETS 120-MAVERICKS 104 Doncic (21+10+8) no puede con un Harden (31) a ritmo de récord

    Incluso con problemas en un hombro, Harden forzó para poner en 30 su racha de partidos con al menos 30 puntos. Doncic, muy solo en Dallas.

    Los Mavericks son definitivamente el equipo de Luka Doncic. No había dudas a la vista del rendimiento del esloveno en la primera mitad de la temporada, mucho menos después de que todo el resto del quinteto titular fuera traspasado: ni el trabajo sucio de DeAndre Jordan, ni la muñeca demasiado fría de Harrison Barnes ni las penetraciones explosivas de Dennis Smith Jr, en Dallas queda Doncic y la promesa de un futuro mejor, con Porzingis ya en la recámara. Pero una cosa no ha cambiado: el equipo sigue siendo muy competitivo en su pista (20-8) y muy débil a domicilio, donde (6-22) es el cuarto peor de toda la NBA y solo supera a Suns, Knicks y Cavaliers.

    La última derrota fuera de Dallas llegó en Houston (120-104) ante unos Rockets a los que habían ganado en sus dos enfrentamientos anteriores. Esta vez el triunfo nunca estuvo demasiado a tiro en un partido en el que Doncic terminó con 21 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias. Lleva 10 partidos seguidos anotando más de 15 puntos, pero esta vez estuvo muy solo, con el también rookie Jalen Brunson como mejor compañía mientras Tim Hardaway fallaba casi todo lo que tiraba (3/11 para 10 puntos).

    El meollo del duelo, en realidad, estuvo en ver si James Harden alargaba o no su racha de partidos seguidos con al menos 30 puntos. Lo hizo (acabó con 31) y ya ha puesto la marca en 30, a uno del segundo mejor registro de siempre, que es de un Wilt Chamberlain que también tiene el primero con 65. Palabras mayores. Fue, en todo caso, uno de esos partidos en los que cabe preguntarse si estos récords son en realidad tan importantes. Sí para uno grada que acabó entre gritos de "MVP" para la Barba, quizá no tanto de cara al futuro de un equipo que, eso sí, ya le pelea el cuarto puesto del Oeste a los Blazers (33-23 los dos).

    Harden, el jugador que más minutos pasa en pista de toda la NBA (37,4 por noche), se acercó a esas cifras (jugó más de 36) a pesar de que jugó visiblemente incómodo por un problema en el hombro izquierdo que arrastraba desde el anterior partido, ante los Thunder. Pese a ello, y con la victoria casi asegurada (106-90 casi en el ecuador del último cuarto), Harden volvió a pista y enlazó 11 puntos en los últimos dos minutos y medio para pasar de 20 a 31 y mantener su récord vivo, gracias finalmente a un triple en step back, marca de la casa, ante Finney-Smith y a falta de 53 segundos para el final. Para eso jugaron los últimos ataques los Rockets y eso lograron, aunque el propio Mike D’Antoni reconoció después que el hombro había dado guerra a un Harden que además del récord y todo lo demás sumó 8 rebotes, 7 asistencias y 5 robos.

    Los Rockets lanzaron 60 triples por 30 tiros de dos (19/30). Chris Paul acabó con 17 puntos y 11 asistencias, Eric Gordon con 18 puntos, Green con 19 y Faried con 17 y 8 rebotes. Entre Harden, Paul, Gordon y Green tiraron 48 triples y aseguraron un triunfo muy estilo Rockets ante un rival que se les había resistido hasta ahora. El jueves juegan en Minnesota y después del All Star inician un tramo duro del calendario que definirá cómo se posicionan de cara a los playoffs. Su verdadero objetivo, al fin y al cabo.

    Fuente: As.com

  • RAPTORS 127-NETS 125 – Público en pie y partidazo de Marc en su estreno en Toronto

    Ovación atronadora para el pívot español, que debuta en su nueva casa con un excelente último cuarto ante unos Nets que casi dan la sorpresa.

    Con el público de su nueva casa, el Scotiabank Arena, en pie y en medio de una ovación atronadora, Marc Gasol debuó en Toronto como jugador de los Raptors a los nueve minutos de partido. Entró en lugar de otro español, Serge Ibaka, y ante unos Nets que vendieron cara su derrota (hasta el último instante, literalmente: 127-125). "Fue como tener mariposas en el estómago, como ser rookie otra vez", dijo un Marc que se está acostumbrando al Este, a Canadá, a una franquicia que quiere jugar las Finales de la NBA (una bendición competitiva para él a la vista de sus últimos meses en Memphis) y a jugar al lado de Kawhi Leonard, con el que tantas batallas libró cuando uno estaba en Memphis y el otro en San Antonio. Así es la NBA.

    Por el momento, Marc ha ganado sus dos partidos con los Raptors, con (eso sí) apenas un +7 de diferencia total. Su equipo (42-16) sigue en el cogote de los Bucks y con un buen colchón sobre Pacers, Sixers y Celtics. En el Este, la ventaja de campo promete ser especialmente importante en una segunda ronda que puede ser encarnizada (si, como deberían, llegan Bucks, Raptors, Sixers y Celtics). De los 19 minutos en Nueva York a 22 esta vez, Marc volvió a ser suplente y ejercer de ancla de una segunda unidad que fue especialmente eficaz en el inicio del último cuarto: el español anotó en ese parcial 11 de sus 16 puntos total y dio sus dos asistencias (también cogió 6 rebotes). Rodeado por la actividad de Anunoby, Powell, Green y McCaw (VanVleet está lesionado y el fichaje de Jeremy Lin todavía no es oficial), dio a su equipo un colchón (108-101) que se había esfumado (122-125 en el último minuto) bajo un aguacero de triples de D’Angelo Russell (28 puntos, 7 rebotes, 14 asistencias), Crabbe (22 puntos) y Joe Harris (24, 7/8 desde la línea de tres). Pero los Raptors anotaron los últimos cinco puntos, un triple de Danny Green y, tras fallo de Harris, una canasta desde media distancia de Kawhi, muy suya, que selló el triunfo antes de un error final de Russell.

    Fue un partido excelente y Nick Nurse, que quiere dejar a Marc espacio para aclimatarse, demostró que sabe exacatmente para qué quiere al español, del que elogia la defensa, la dureza… y sobre todo al inteligencia y la capacidad para pasar. Los Raptors, con él en pista, van a adoptar una actitud de moverse hasta que él los encuentre. Y eso son muy buenas noticias para él, aunque por ahora su entrenador (no es algo ahora mismo importante) mantenga en el quinteto el frontcourt Kawhi (30 puntos, 8 asistencias), Siakam (17+4+4) e Ibaka (18 puntos, 12 rebotes, 9/13 en tiros).

    Los Nets han perdido cinco de sus últimos seis partidos. Se quedaron sin Dinwiddie y LeVert ha vuelto pero está todavía lejos de su nivel previo a la lesión. SIguen compitiendo duro y el Este da mucho margen de error, así que por ahora no hay que hacer sonar las alarmas en el equipo de un Kenny Atkinson que también se deshizo en elogios hacia el chico nuevo de los Raptors, Marc Gasol: "Domina desde el poste, va a hacer mucho más peligroso a su equipo".

    Fuente: As.com

  • NBA | MAVS 99 – HORNETS 93 – Tercer triple-doble de Doncic y victoria de los nuevos Mavericks

    El esloveno ya es el tercer rookie con más triples-dobles en los últimos 25 años. Debutaron Tim Hardaway Jr. y Trey Burke.

    Noche de muchas novedades en Dallas. La cosa comenzó con un sonriente Porzingis saludando por primera vez a su nueva afición, vestido de traje a la espera de que llegue su momento de debutar. Por ahora parece que habrá que esperar a la temporada que viene. También era el primer día para los otros tres jugadores que llegaron desde Nueva York: Tim Hardaway Jr., Trey Burke y Courtney Lee. Éste último no jugó.

    La presencia de Burke fue testimonial (4 minutos), pero Hardaway Jr. empezó a mostrar lo que puede suponer su incorporación para los Mavericks. Salió desde el banquillo, en un rol de sexto hombre, y dejó buenas sensaciones. 12 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias en 26 minutos. Malos porcentajes (31,3% en tiros de campo, 22,2% en triples), pero la convicción de que el equipo texano se ha hecho con un arma ofensiva muy peligrosa para su segunda unidad.

    No está claro si jugará de titular, el cuerpo técnico aún está deliberando qué papel es el que más le puede beneficiar a él y al equipo. Lo que está claro con todos los cambios que ha habido últimamente en la plantilla es que su quinteto inicial ha ganado una barbaridad en defensa. Dorian Finney-Smith (15+10) y Maximilian Kleber (11+7) empezaron de titulares como alero y pívot. Con ellos en cancha los Mavericks encajan 96,2 puntos por cada 100 posesiones. El mejor equipo de la liga en este apartado son los Bucks, que encajan 103,7. Y a los propios Mavs les meten 108,8.

    Otro que se ha beneficiado de toda esta situación es Luka Doncic, aunque no  es que haya hecho nada nuevo por otra parte. Es su tercer triple-doble de la temporada (19-10-11) y tiene pinta de que, ahora que ya está meridianamente claro que es líder del equipo, se va a hinchar a hacer estadísticas. De momento, las de hoy le valen para convertirse en el tercer rookie con más triples-dobles de los últimos 25 años. Sólo tiene por delante a Jason Kidd con 4 y a Ben Simmons con 12.

    El partido transcurrió igualado, con los Mavs casi siempre por encima pero sin lograr grandes ventajas. Kemba Walker volvió a firmar una actuación tremenda (30+11+6+2) y mantuvo a su equipo en el encuentro en varios momentos. Pero en los últimos minutos los locales supieron cerra el resultado, entre otras cosas con un gran triple de Doncic a falta de dos minutos. El esloveno no lo dudó a pesar de que falló 8 de sus diez intentos.

    Lo más curioso del encuentro fue cuando en el último cuarto se hizo oficial el traspaso de Harrison Barnes a los Kings, con el jugador en el banquillo (ya había jugado 25 minutos). Iban a ser los últimos con la camiseta de Dallas, que se quitó antes de entrar en el túnel de vestuarios al final del partido.

    Fuente: As.com