Archivo de la categoría ‘Liga de Campeones’

CHAMPIONS LEAGUE – El Liverpool llega a otra final de Champions 11 años después

El Liverpool se medirá al Real Madrid en una nueva final de Champions League, el próximo 26 de mayo en el Estadio Olímpico de Kiev.

El Liverpool selló el pase a la final, donde se medirá con el Real Madrid, pese a perder por 4-2 la vuelta de las semifinales contra Roma en el también Estadio Olímpico.

El Liverpool llegó con ventaja al descanso (1-2) en el Olímpico gracias a los goles del senegalés Sadio Mané y del holandés Georginio Wijnaldum, pero Roma logró remontar gracias a un doblete del belga Radja Nainggolan, a un tanto en propia meta de James Milner y a una diana del bosnio Edin Dzeko.

El equipo inglés pasó gracias al triunfo por 5-2 obtenido la semana pasada en Anfield y volverá a jugar una final de la Copa de Europa once años después de la última vez, en 2007, cuando perdió en Atenas contra el Milan

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – Real Madrid pasa con polemica

Un doblete de Karim Benzema, al fin goleador en el momento clave de la temporada, impulsó al Real Madrid a su tercera final consecutiva, esperando rival para la gran cita de Kiev tras un duelo majestuoso ante un Bayern repleto de orgullo, que se sobrepuso a todo y rozó la remontada (2-2).

La grandeza del clásico de Europa se mostró en toda su expresión en el Santiago Bernabéu. Duelo grandioso entre dos equipos educados para atacar, que sufren sin balón, con un Real Madrid sin la capacidad para anestesiar el duelo y que jugó a la ruleta con el Bayern. Verticalidad blanca con capacidad de sufrimiento ante el dominio posicional del equipo alemán, una maquinaria perfecta.

Dicen que de los errores se aprende y los jugadores del Real Madrid se sabían la teoría, pero volvieron a errar en la práctica. Sabían que los primeros minutos eran claves tras volver a ganar a domicilio, pero parecieron empeñados en firmar un camino de sufrimiento a la gran final.

Lo ocurrido ante el Juventus se repitió contra el Bayern. Al minuto 3, el Real Madrid ya perdía.

La sorpresa de Zidane condicionó a su equipo. Lucas Vázquez, de lateral derecho por el miedo a la falta de ritmo de Nacho. Fuera de posición, sin automatismos, pero con coraje para recibir a una banda potente con Alaba y Ribery. Modric, con un desgaste decisivo en ayudas defensivas que restaban fuerzas para tener el balón.

El partido se rompió desde el otro costado, el que defendía Marcelo, donde de un centro llegó un mal despeje de Ramos y un nuevo tanto de Kimmich. Como en la ida, adelantó al Bayern ante el estupor del Bernabéu.

Los partidos grandes se deciden en pequeños detalles, errores que marcan a fuego. En la ida, fue Rafinha el que hizo un regalo al Real Madrid. La vuelta comenzó con un grave fallo madridista. El del Bayern, estaba por llegar.

Tardó diez minutos en tener el balón el Real Madrid. Había avisado Cristiano con un remate en el primer palo que no encontraba puerta y en la primera acción de posesión larga llegó el tanto más esperado por el madridismo. Marcelo, de nuevo decisivo en ataque, puso un centro al segundo palo, donde Alaba perdía la marca y Benzema remataba con toda la fe del mundo para voltear su situación. Era el día. El gol tan esperado por Zidane, el único convencido de que llegaría.

Todo regresaba a su origen. El Bayern necesitaba dos tantos para la remontada, pero dejaba sensación de poder hacerlo. Presión alta para dificultar la salida de balón del Real Madrid y un partido sin control. Cuando los de Zidane la superaban, eran verticales encontrando la velocidad de Asensio en la transición. Thiago salvaba sus dos mejores acciones para salvar a su equipo.

Pero la realidad era una tremenda dificultad para diseñar jugadas con demasiada distancia entre la defensa y los medios con espacios que ocupaba el Bayern. Añoraba la figura de Casemiro, sorprendente suplente para dejar paso a Kovacic. El Real Madrid necesitaba pausa. La segunda vez que la tuvo, Marcelo erró en la asistencia. Con Cristiano libre para marcar, buscó a Kroos.

El intercambio de golpes era una realidad que interesaba al Bayern. Ribery, menos incisivo que en el Allianz, aparecía para asistir a Müller, que chutaba blando a Keylor, James fallaba la más clara tras encontrar un rechace de una buena parada abajo a Lewandowski. Las llegadas del Real Madrid eran acciones individuales. Cristiano, tras una bicicleta, probaba a Ulreich.

Al borde del descanso en el Allianz resucitó el Real Madrid con el gol de Marcelo. En el Bernabéu fue un momento clave que repetirán en Múnich. Después de rozar la escuadra Tolisso con un disparo colocado, llegó un centro de Kimmich que golpeaba en una mano de Marcelo en su salto para tapar espacio. Los jugadores del Bayern se desesperaban ante el colegiado tras llegar la pausa a la batalla.

El factor fortuna caía del lado del rey de Europa. Nacía la segunda mitad con un fallo de los que cuestan eliminatorias a no ser que tengas la grandeza del Bayern para levantarte. Tolisso cedía a su portero y Ulreich no supo despejar el balón. La fe en la presión de Benzema encontraba el premio del gol a puerta vacía.

Quien pensase que era la sentencia no podía estar más equivocado. El Bayern vendería cara su eliminación e inició un asedio en la búsqueda de los dos goles que necesitaba. El Real Madrid se fue desmoronando y Zidane tardó en introducir los retoques.

El gol alemán se veía venir y tardó el tiempo que lo pudo evitar un descomunal Keylor Navas. Tras su fallo ante el Juventus y en el Allianz, necesitaba ser decisivo. Sacó con una parada repleta de reflejos un latigazo de derecha de Alaba.

El contragolpe era el arma al que agarrarse por un Real Madrid que buscaba el equilibrio en plena batalla. Así el punto de inflexión estuvo en la bota derecha de Cristiano Ronaldo. Un nuevo centro de Marcelo lo remataba arriba el portugués con todo para marcar. No era el día para el gran culpable de un nuevo camino exitoso madridista en la Liga de Campeones.

Keylor sacaba manos salvadoras, volaba a disparo cruzado de Hummels y nada podía hacer ante James. El gol del jugador que descartó Zidane terminaba de incendiar la semifinal. Fue cuando llegaron los cambios, la tardía entrada de Casemiro y la apuesta por Bale para ver si enganchaba una con espacios.

El sufrimiento de los cuartos de final ante el Juventus se repitió ante un Bayern que murió en área madridista. Navas salvador ante Tolisso y once jugadores peleando como el último cada balón para llegar a una nueva final como el gran dominador de Europa en el fútbol actual. La decimotercera ya está a un solo paso de un equipo de leyenda.

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – Real Madrid conquista el Allianz Arena y toma ventaja

El Real Madrid conquistó por tercera ocasión consecutiva el Allianz Arena, para dar un paso firme hacia la final de Kiev y la búsqueda de la tercera corona consecutiva, tras superar momentos de sufrimiento ante el empuje del Bayern pero acabar resurgiendo con la pegada de Marcelo y Marco Asensio.

Las bestias negras son cosas del pasado para un Real Madrid que domina el fútbol europeo y ya es leyenda tras ser el primero en conquistar dos Ligas de Campeones consecutivas y tres de las cuatro últimas ediciones. El presente lo marca un gen ganador, una pausa en los malos momentos y el convencimiento de estar capacitados para dar la vuelta a cualquier situación que se le presente. Volvió a ocurrir en el minuto 93 ante el Juventus en cuartos y cuando peor pintaban las cosas en un Allianz Arena encendido.

El Bayern, dominador total del fútbol alemán donde no encuentra rival, salió con ganas de revancha ante su último verdugo. El duelo de colosos y favoritos al título arrancaba con un ritmo endiablado que impedía ejecutar la idea inicial de Zinedine Zidane. La ausencia de Alaba era un factor a explotar que le hizo decidirse. El intocable Benzema al banquillo. El Real Madrid jugaría con un solo punta y Lucas Vázquez buscando las cosquillas a un lateral cambiado de banda como Rafinha en la solución de urgencia de Heynckes.

Los planes de Zidane no salieron. Apostar por futbolistas como Modric, Kroos e Isco para tener el balón pero acabar corriendo detrás de él no era lo esperado. El encuentro nació torcido. Pasaban segundos y un mal despeje de Carvajal, nervioso todo el primer acto y pasado de revoluciones en varias entradas, dejaba solo al peor enemigo, Lewandowski, que escorado buscaba un pase que no remataba bien Müller.

Segundos después respondía el Real Madrid aprovechando un error de colocación del Bayern. Marcelo veía en profundidad a Kroos que no encontraba rematador. Las cartas estaban sobre la mesa en un intercambio de golpes que se frenó con la lesión de Robben. Era el minuto 5 cuando el jugador de cristal se sentó sobre el césped.

El plan de Heynckes de atacar con extremos se modificaba con la entrada de Thiago, sin embargo su presencia le daba el balón. Junto a James, con ganas enormes de demostrar a Zidane que se equivocó, pusieron el criterio al juego y encontraron espacios a la espalda de Casemiro. Aunque a la larga era un golpe a un equipo que no contaba con Alaba en banda izquierda, ni los pulmones del guerrero Arturo Vidal en el medio.

Al Bayern le sobra corazón y de la nada saca goles. Mientras Cristiano Ronaldo se instalaba en la soledad en un 1-4-5-1 que le restaba protagonismo, Lewandowski era un incordio continuo a los centrales, James le metía peligro con rosca a cada acción a balón parado y Rafinha chutaba a puerta por primera vez a los 19 minutos. El Real Madrid solo jugaba en largo y directo. Alejado de su identidad.

Fue cuando llegó el golpe en los instantes en los que los de Zidane comenzaban a tener la posesión y Carvajal probaba a Ulreich. La primera subida de Marcelo dejó metros a su espalda que devoró Kimmich. Encontró el error de Keylor Navas, el segundo grave consecutivo tras el tercer tanto de la Juve en el Bernabéu, y adelantó al Bayern. El portero tico se anticipó esperando un centro y cuando vio que era un disparo centrado reaccionó tarde.

Llegaron momentos de duda en los que supo sufrir el Real Madrid y perdonó el Bayern, especialmente Ribery cuando completamente solo controló mal y no definió ante la salida de Keylor. Llegaba la segunda lesión, de Boateng, como un directo al mentón del Bayern. Heynckes se quedaba sin dos cambios ante el desgaste que le esperaba a su equipo. Hummels perdonaba otra clara tras córner.

Fue cuando llegó el tanto del respiro. Confiado siempre en sus posibilidades, de un centro que cayó del cielo de Lucas Vázquez, apareció la zurda de Marcelo, que a un minuto del final del primer acto ponía el empate enganchando un disparo cruzado inalcanzable para el portero germano.

El Allianz era terreno conquistado recientemente y los jugadores madridistas sabían como volver a hacerlo. El tanto les permitía defender bien y golpear al contragolpe. Para eso recuperaba el equilibrio Zidane con un cambio en el descanso. Isco, con molestias en un hombro, dejaba paso a Marco Asensio y a un 1-4-4-2 en el que el Real Madrid recuperó credenciales.

Fue una segunda parte en la que Ribery hizo todo lo posible por ser el héroe del partido pero Asensio le arrebató el protagonismo. El extremo francés hizo diabluras desde el costado izquierdo, sometiendo a tal desgaste a Carvajal que acabó lesionado. Dos recortes y asistencia a Müller para que Ramos fuese salvador.

Cuando se esperaba el aluvión del Bayern llegó un regalo que decide un gran partido. El error de Rafinha marcó el duelo en una salida de balón, con su equipo volcado y dando el pase a Asensio. Corrió con velocidad junto a su socio Lucas Vázquez y la asistencia la mandó a la red con tranquilidad y un disparo cruzado. El Real Madrid ya había golpeado de nuevo.

Le restaba poco más de media hora de dejarse el alma defendiendo ante un Bayern con más corazón que cabeza, que nunca se dio por vencido. Keylor se quitaba la espina con una gran parada de reflejos a Ribery. Y le sacaba otra con rodilla en tierra. Recuperaba la confianza perdida y volvía dar seguridad a su equipo.

El Real Madrid pudo asestar un golpe definitivo a la eliminatoria pero Cristiano clamó al cielo por el gol anulado que le impedía prolongar su racha de récord. Por primera vez en la presente edición de la Liga de Campeones se quedó sin marcar. Su disparo cruzado a la red lo anuló el colegiado por un control que interpretó fue con el, brazo.

Los intentos continuos del Bayern fueron en vano y la entrada de Benzema añadió presencia ofensiva del Real Madrid y peligro, aunque el francés sigue gafado de cara al gol. Se marchó con una buena acción en velocidad pero su disparo lo sacó abajo Ulreich mientras en el otro área el partido moría con la última ocasión marrada por Lewandowski, que no encontró puerta tras picar el balón ante Keylor. El rey de Europa había vencido por sexta ocasión consecutiva a su antigua bestia negra.

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – Heynckes: "Le regalamos dos goles al Madrid con errores claros"

El entrenador del Bayern Múnich resumió en partido en que su equipo cayó derrotado por 1-2 ante el Real Madrid diciendo que le habían regalado dos goles al equipo blanco y además no había podido aprovechar las ocasiones que tuvo.

"Le regalamos dos goles al Real Madrid con errores claros y tuvimos una serie de ocasiones que no aprovechamos. Con ello no es sorprendente que hayamos perdido", dijo Heynckes a la Segunda Cadena de la Televisión Alemana (ZDF).

Interrogado sobre las posibilidades que le quedan todavía a su equipo para llegar a la final, Heynckes recordó que todavía tiene el partido de vuelta y que en Madrid su equipo no tiene "nada que perder"

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – Zidane: "Vamos a tener que sufrir en la vuelta"

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, se mostró satisfecho con el triunfo en el Allianz Arena (1-2), aunque aseguró que no pueden pensar que "está hecho" el pase a la final de la Champions League, convencido de que van "a tener que sufrir en la vuelta".

"Vamos a tener que luchar porque nunca está hecho. En el partido de la Juve vimos que en el fútbol no se puede decir que las cosas están hechas tras la ida. Estamos contentos con la victoria pero sabemos que vamos a tener que sufrir en la vuelta. Después de la Juve sabemos que tenemos que afrontar en nuestra casa de diferente manera la vuelta, seguro, porque si no lo podemos pasar mal", aseguró en la sala de prensa del Allianz.

Zidane reconoció haber sufrido en varios momentos del partido ante el Bayern, pero destacó la capacidad de sus jugadores para vencer en un estadio complicado.

"Podemos estar contentos por el resultado, hemos tenido mucha dificultad al principio del partido, nos ha costado salir con el balón. Hicimos una mejor segunda parte y podemos estar contentos por lo que hicimos. Ganar aquí no es nada fácil, podíamos hacer las cosas mejor pero podemos estar satisfechos del partido", señaló.

Y restó importancia al error de Keylor Navas en el gol del Bayern. "El error es de todos. Al principio de la jugada no estamos bien colocados y luego es una consecuencia de errores, no es solo Keylor. En la segunda parte ha hecho dos o tres paradas y ha estado muy bien".

Destacó el técnico madridista que sufrieron "mucho sin balón", destacó el "gran partido" de Ribery y el esfuerzo de Lucas Vázquez para intentar frenarlo jugando de lateral tras la lesión de Dani Carvajal. "Cuando Carvajal ha salido del campo y Lucas se puso de lateral lo hizo muy bien. No era nada fácil".

También dedicó elogios a Marco Asensio, autor del tanto del triunfo. "Asensio sabe lo que tiene que hacer, con el balón no le digo muchas cosas porque tiene mucha verticalidad y una pegada impresionante como el gol, pero defensivamente había que decirle algunas cosas antes de salir al campo. Jugó muy bien, no solamente con su gol, ha trabajado muchísimo para evitar las dificultades que teníamos entre líneas con Thiago y James".

El Real Madrid se levantó en el partido gracias al tanto de Marcelo. "Más allá de sus goles, es un jugador importante para lo que nosotros queremos proponer ofensivamente. Un jugador que en cualquier momento puede marcar la diferencia y jugando de inicio con Isco y después con Marco, lo hicieron muy bien en banda izquierda".

Reflexionó Zidane sobre el gen ganador del Real Madrid para superar cualquier dificultad en la Liga de Campeones. "Nosotros creemos y tenemos la motivación de hacerlo bien, hasta sufriendo. Es un estadio donde nos gusta jugar y hacerlo bien. A veces puedes empezar mal pero acabamos mejor y arriesgando porque el rival ha tenido ocasiones de hacer goles pero controlamos bien el partido".

Por último, restó importancia a las suplencias de Gareth Bale y Karim Benzema. "Lo importante es lo que estamos haciendo. La suplencia de Gareth o Karim es lo que nos va a tocar hasta el final de temporada porque tengo que elegir y todos los jugadores son muy buenos. Hay jugadores que lo están haciendo bien. Quedan partidos y Gareth piensan que no cuento con él, pero no es verdad".

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – El Real Madrid avanza a semis con una gran polémica

El Real Madrid cayó por 1-3 frente a la Juventus y avanzó a las semifinales de la Champions League. El conjunto italiano ganaba por 0-3, pero sobre la hora el juez del partido cobró un penal que Ronaldo transformó en gol y clasificación.

Un tanto de penal de Cristiano Ronaldo en el tiempo añadido (m.97) clasificó al Real Madrid para las semifinales de la Champions League, que despidió a un épico Juventus, muerto en la orilla del éxito tras firmar un partido épico y a la vez trágico para Gianluigi Buffon.

Un día después de la estrepitosa y humillante caída del Barcelona en Roma, el Real Madrid no podía permitirse el lujo de repetir la historia. Estaba avisado. El Roma enseñó el camino al Juventus y los hombres de Zidane sabían perfectamente lo que podía pasar.

Sí, tenía que ocurrir un milagro. El más parecido lo firmó el Spartak Moscú en 1991, cuando ganó 1-3, pero ni ese resultado servía al Juventus. Mucho tiempo había pasado, aunque todo podía ocurrir. Esa es la salsa del fútbol. Y más cuando el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en una entrevista dijo que como casi siempre, en semifinales le tocaría el Bayern Múnich.

Massimiliano Allegri, sin embargo, acudió a la cita como un cordero degollado. "Tenemos pocas opciones", aseguró. Pero por dentro, en el vestuario, seguro que el mensaje fue otro, porque sus jugadores salieron al campo como un volcán en plena erupción. Arrasaron en los primeros diez minutos, revolucionaron la eliminatoria y pusieron nerviosos a novedades como Jesús Vallejo.

El defensa blanco pareció acusar la trascendencia del partido. No se compatibilizó bien con Raphael Varane y, además, Douglas Costa desestabilizó continuamente a Marcelo. Y, con esos agujeros, y sin la jerarquía de Sergio Ramos, en el segundo minuto, llegó el primer gol del croata Mario Mandzukic, que remató un centro desde la banda derecha de Sami Khedira. Se avecinaba un buen lío.

El problema llegó más tarde, pero pudo aparecer mucho antes si Gonzalo Higuaín no llega a fallar otra ocasión casi después del gol tras errar delante de Keylor Navas. El argentino agranda su leyenda de los fallos en días clave. En la final del Mundial, con el Real Madrid, la semana anterior con el Juventus… y también en la vuelta ante los blancos.

Entonces apareció Toni Kroos para calmar el ímpetu italiano. El centrocampista alemán fue el único capaz de aportar alguna idea en medio de la tormenta. Modric estaba espeso y su compañero dio un respiro de media hora al Real Madrid en una buena pelea con Miralem Pjanic. El bosnio no estuvo en la ida por sanción y su equipo lo notó. Con él sobre el césped fue otro. El Juventus tenía un buen director de juego.

Pero Kroos, de vez en cuando, consiguió comerle el terreno y el cuadro blanco, pese a sus errores y carencias, logró sumar alguna ocasión. Entonces, apareció Gianluigi Buffon, que se iba a despedir de la Champions League y quería hacerlo a lo grande.

Salvó un mano a mano ante Isco, otro disparo del malagueño y un remate de Bale, otra vez casi desaparecido en combate empeñado en dar bandazos a pierna cambiada. El galés sigue sin aportar demasiado y perdió otra oportunidad de demostrar que puede asentarse en el once. Sentó a Benzema y firmó una primera parte para el olvido.

Y en medio de esa aparente felicidad, apareció de nuevo Mandzukic con su cabeza de lujo para batir a Keylor Navas en una jugada parecida a la primera. El croata se fajó de un timorato Casemiro e hizo su segundo tanto. Del lío, de repente se pasó al terror. Miedo, era la palabra que mejor definía el ambiente que se respiró en el Bernabéu al descanso, al que se llegó con un cabezazo de Varane al larguero.

Zidane no esperó tanto a hacer cambios como Ernesto Valverde el día anterior en el Barcelona. No quería tonterías y en la segunda parte salieron Lucas Vázquez y Marco Asensio. Se fueron Casemiro y Bale. El galés fue señalado, ya no hay patente de corso en el Bernabéu. Si no funcionas, fuera. Y más cuando te juegas toda la temporada en 45 minutos.

Con esas novedades, el técnico francés consiguió controlar un poco más la pelota y el ímpetu turinés se frenó. Pero la inquietud flotaba en el ambiente, porque el Real Madrid tampoco generaba peligro y se mascaba la tragedia. En cualquier acción aislada podía llegar. Y, a falta de media hora, ocurrió lo que le destino tenía preparado a los blancos cuando a Keylor Navas se le escapó un centro que rebañó Matuidi para poner el 0-3 en el marcador.

La peor pesadilla posible se instaló en el Bernabéu. Seguramente muchos disfrutaron el día anterior de la debacle del Barcelona. De repente, se vieron con una soga rodeada en su cuello a punto de sellarse para callar las bromas de la tormenta perfecta para algunos merengues que disfrutaron con la eliminación azulgrana.

Encima, el Real Madrid seguía sin generar nada. El Juventus no dejaba huecos y de vez en cuando rondaba el área de Keylor Navas. Y en las pocos acercamientos blancos, aparecía Buffon, inmenso en el que decían que iba a ser su último partido europeo.

Por lo menos, en los últimos diez minutos, el Real Madrid tiró de casta. Sin ideas, no había otra opción. Y con arrestos, de nuevo Varane, tras revolverse en el área, y Cristiano, con un cabezazo, pudieron hacer el tanto que habría dado la clasificación al Real Madrid.

Pero el fútbol es caprichoso y cruel. Cruel para el Juventus, que firmó una gran actuación. Mereció mucho más. Murió en la orilla porque Cristiano Ronaldo marcó de penal en el tiempo añadido. Benatia cometió una pena máxima sobre Lucas Vázquez, Buffon desesperado fue expulsado y acabó como Zidane en el Mundial su aventura en Europa.

Aplaudido por todo el estadio, el portero italiano se marchó cabizbajo mientras esperaba la sentencia desde la banda. Cristiano no falló, salvó la temporada del Real Madrid y el equipo de Zidane seguirá con vida en un partido en el que el Juventus engrandeció el fútbol.

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – El Bayern accede a una nueva semifinal y termina con el sueño sevillista

El Bayern de Múnich, pentacampeón de Europa, empató 0-0 con el Sevilla y, tras el 1-2 de la ida, accedió a una nueva semifinal de la Liga de Campeones y acabó con el sueño de los sevillistas, que dieron una buena imagen en el Allianz Arena y dijeron adiós a la ‘Champions’ con orgullo.

Los alemanes, que se desquitan así de su eliminación el pasado año en los cuartos por el Real Madrid, controlaron bien un choque muy equilibrado y sin muchas opciones claras de gol, en el que el Bayern pudo adelantarse al final del primer tiempo, con una ocasión del francés Ribery, y en el segundo el equipo español, que ansiaba entrar por primera vez en las semifinales de ‘Champions’, mandaron un balón al larguero por medio de Correa, pero les faltó más pegada.

Conscientes del ‘premio’ que había en juego, y pese a la renta de 1-2 que los germanos tenían de la ida, ambos equipos salieron con intensidad, pero con cabeza, y las novedades del brasileño Rafinha, el colombiano James Rodríguez y el holandés Robben en el Bayern, y los argentinos Mercado y Banega -tras su sanción- en los andaluces.
En una cita histórica para el Sevilla, que buscaba el milagro de pasar a sus primeras semifinales de la ‘Champions’, el conjunto de Jupp Heynckes dejó claro desde el inicio que no iba a especular, impuso su fuerza en el medio campo y dio los primeros avisos, sin éxito, en una falta botada por James, un disparo lejano de Robben y un cabezazo del polaco Robert Lewandowski que desvió David Soria.
Los muniqueses, con un esquema muy ofensivo, buscaron siempre las entradas por bandas y a su referencia arriba, Lewandowsi, mientras que el cuadro español, que tuvo que multiplicarse en la presión y en cortar las intentonas del Bayern, trató de estirarse y de generar alguna ocasión, primero de forma tímida y luego con algo más de fe.
Sarabia, uno de los más activos junto con Jesús Navas, buscó el gol al filo del primer cuarto de hora, pero sin mucha convicción, en un zurdazo que salió alto y en un tiro en el que reclamó penalti por manos de Jerome Boateng, aunque estas acciones fueron baldías para un conjunto sevillista al que le faltó más confianza y profundidad.
Con piezas claves muy perdidas como los argentinos Banega, Franco Vázquez y Correa, y por ende el delantero francés Ben Yedder -casi no entró en juego-, el equipo del técnico italiano Vincenzo Montella quiso sobreponerse a la fuerza y a la potencia del campeón alemán, y lo intentó mediada esta mitad con un remate desviado de Escudero.
El Sevilla no se precipitó. Sabía que para tener opciones debía mantenerse compacto, esperar su momento y no irse arriba a lo loco. Así, evitó conceder espacios y no perdió el sitio ante un peligroso rival, que pudo marcar a 7 del descanso con un tirazo, aunque centrado, de Franck Ribéry que solventó Soria con una buena parada.
En la reanudación, el Bayern pareció salir con más ganas y pronto tuvo un par de ocasiones que tampoco hallaron su destino: un remate de cabeza al lateral de la red de Lewandowski, estorbado por el galo Clément Lenglet; y un disparo de Thomas Muller, también centrado, al que de nuevo replicó sin problemas Soria, muy seguro toda la noche.
Los hispalenses, pese al gran desgaste que les obligó a hacer el Bayern para frenar su despliegue, por el interior y por las bandas, se soltaron un poco en busca de una mayor verticalidad y dispusieron de su mejor ocasión, al filo de la hora de partido.
Fue en un gran cabezazo que Correa estrelló en el larguero, tras una falta botada por Banega. Éste también buscó el gol poco después, pero su disparo lejano le salió muy cruzado y se fue fuera.
El Bayern siguió a lo suyo, controlando, no se descompuso nunca atrás y, como una máquina bien engrasada, continuó intentando llevar peligro al área del Sevilla, muy serio en defensa y con David Soria superconcentrado, pero que vio cómo James, con un tiro que paró el meta español, y Robben, que remató al lateral de la red, quisieron romper sin éxito el empate antes del ecuador de este periodo.
De ahí hasta el final, el equipo español lo intentó, pero ya sin fuerza, y el equipo alemán mantuvo el orden sin renunciar al ataque. El marcador ya no se movió, el milagro con el que soñaban los sevillistas no se produjo y sólo hubo lugar a un rifirrafe entre los dos banquillos tras una dura entrada de Correa sobre Javi Martínez que terminó con el argentino expulsado.

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – Roma hace historia y deja fuera al Barcelona de Messi

El Barcelona, que había logrado una ventaja de 4-1 en la ida, firmó este martes una debacle histórica al caer 0-3 en el estadio Olímpico contra el Roma, lo que le dejó fuera en los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Los goles del bosnio Edin Dzeko, el italiano Daniele De Rossi y el griego Kostas Manolas, con un cabezazo en el 82, le dieron al Roma un pase de ronda histórico ante un Barcelona que nunca creó concretos peligros y que terminó castigado por su pasividad.

El resultado global de la eliminatoria es de 4-4, pero el Roma selló el pase a las semifinales por el mayor número de goles anotados fuera de casa, gracias al tanto firmado la semana pasada por Dzeko en el Camp Nou.
El conjunto romano se quedó varios minutos en el césped al finalizar el encuentro para celebrar una auténtica hazaña, ya que no llegaba tan lejos en la Copa de Europa desde 1983-84, cuando alcanzó y perdió la final.
El técnico del Barcelona, Ernesto Valverde, apostó este martes por el mismo once que triunfó 4-1 en el partido de ida, con el español Sergio Busquets que salió desde el comienzo pese a que no estuviera al máximo de la forma tras la fractura sufrida en un dedo del pie derecho.
Valverde advirtió en la rueda de prensa previa al encuentro de que su equipo necesitaría equilibrio para defender el 4-1 de la ida y por eso apostó por mucha calidad técnica en el centro del campo, para gestionar más la posesión del balón.
Sin embargo, el Roma salió con un 3-5-2 que le dio grandes dividendos, ya que la superioridad numérica en el centro del campo dificultó notablemente la circulación de balón de un Barcelona que no podía salir con muchos toques desde la defensa y que estaba obligado a unos pases largos.
El conjunto catalán tuvo una primera tímida ocasión con un disparo de Sergi Roberto (m.5) que el meta brasileño Alisson Becker logró despejar, pero apenas sesenta segundos después fue castigado con el 1-0 de Dzeko, que desató la euforia total de los 56.500 aficionados del Olímpico.
Daniele De Rossi sirvió a Dzeko con un gran pase vertical y el bosnio controló, aguantó la presión de Jordi Alba y empujó el balón entre las mallas con la pierna zurda para desbloquear el marcador y alimentar el sueño de remontada del Roma.
La sexta diana de Dzeko en esta Liga de Campeones calentó aún más al ambiente y el Roma fue el dueño absoluto de la primera mitad, en la que presionaba con gran orden y creaba peligros al Barcelona sobre todo en el juego aéreo.
Alessandro Florenzi en el carril derecho y el serbio Aleksandar Kolarov en el izquierdo lograron lanzar muchos centros peligrosos y a los romanos le faltaron pocos centímetros para ampliar distancias antes del descanso.
En el 29, Schick cabeceó tras un centro de Fazio, que acompañó el ataque de los romanos, y envió el balón fuera por pocos centímetros mientras que en el 37 fue Dzeko quien se acercó al segundo tanto con otro testarazo que el meta alemán Marc-André Ter Stegen envió a córner.
Fueron los intentos más peligrosos de un Roma valiente, que anuló completamente a Messi en los primeros 45 minutos y que envió al Barcelona a los vestuarios con la obligación de cambiar de actitud en la reanudación para evitar desagradables sorpresas.
Sin embargo, la segunda mitad empezó con el mismo guión que la primera, con un Roma muy agresivo que apretaba con todo en busca del gol que reabriera la eliminatoria.
Ante un Barcelona todavía muy pasivo, Dzeko recibió un pase al hueco, defendió el balón y esperó a que Gerard Piqué le tocara para forzar una pena máxima. El colegiado francés Clement Turpin se tomó algunos segundo para pensarlo y al final indicó el punto de penalti.
Se encargó de la transformación el capitán De Rossi, que superó a Ter Stegen con un derechazo para subir el 2-0 al marcador (m.63) de un Olímpico que iba creyendo cada vez más en las opciones de vivir una noche histórica.
Se jugaba en un estadio atronador y el Roma siguió apretando con todo en busca del tercer tanto; se le acercó en el 68 con un disparo del belga Radja Nainggolan en el 68 y con un testarazo de De Rossi que se fue fuera por pocos centímetros.
Le faltaba brillantez al Barcelona, que dio una señal en zona ofensiva con un zurdazo central de Messi en el 74, ante un Roma que terminó el encuentro con un once aún más ofensivo, tras la entrada del turco Cengiz Under y de Stephan El Shaarawy.
El propio extremo italiano tuvo en sus pies el balón del tercer gol en el 79, cuando remató un gran centro de Florenzi a bocajarro; allí apareció Ter Stegen para repeler el remate que podía dejar fuera al Barcelona.
Estaba demasiado pasivo el Barcelona para contener a un Roma que, tras tanto anhelar el tercer tanto, pudo celebrarlo en el 82, cuando Kostas Manolas anticipó a todos en el primer poste y cabeceó un centro de Under enviando el balón entre las mallas.
Los últimos minutos se vivieron con enorme intensidad, con un Roma que se encerraba atrás para defender su portería y el Barcelona que se volcó al ataque con todo para salvar una prestación completamente insuficiente.
Ya era demasiado tarde para el equipo de Valverde, cuyas opciones se acabaron en el 94, cuando el colegiado pitó el final de un encuentro que se quedará en la historia del Roma y que marcará negativamente la del conjunto azulgrana.

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – Liverpool anula reacción del City, remonta y clasifica a las semifinales

El Liverpool anuló este martes la reacción del Manchester City, asaltó el Etihad Stadium (1-2) y puso rumbo a semifinales de la Liga de Campeones por primera vez desde el año 2008.

El egipcio Mohamed Salah y el brasileño Roberto Firmino castigaron este martes los errores de la defensa del Manchester City y dieron al Liverpool una victoria (1-2) que lo clasifica para semifinales de la Liga de Campeones por primera vez desde 2008.

Los hombres de Jürgen Klopp, en un ejercicio de eficacia, resistieron un asedio en el primer tiempo y, en una excelsa segunda mitad, acabaron con las esperanzas de un City que había arrancado el choque de forma inmejorable, con un gol a los dos minutos de Gabriel Jesús, y que se vio perjudicado por una decisión del árbitro, el español Mateu Lahoz, quien le anuló un gol legal al filo del descanso.

Pese a la goleada sufrida en la ida en Anfield (3-0) y al traspié del pasado sábado ante el Manchester United en casa (2-3), nadie en la ciudad daba por muertos a los ‘Citizens’.

Los azules ya habían ganado esta temporada al Liverpool por 5-0 y aspiraban a convertirse en el tercer equipo en la historia de la ‘Champions’ en darle la vuelta a una desventaja de tres goles, tras el Deportivo contra el Milán en 2003/2004 y el Barcelona ante el PSG el curso pasado.

Cambió el esquema Guardiola para la causa y abandonó su habitual 4-3-3 por un 3-1-4-2, con Walker, Otamendi y Laporte en el centro de la zaga y Fernandinho de medio centro -reculando a central tras pérdida-. Arriba, Gabriel Jesús le ganó la partida al renqueante Agüero y formó como futbolista más adelantado junto a Sterling.

Fue, precisamente, el ariete brasileño el que inició el camino de la imposible remontada cuando todavía no se habían cumplido los primeros dos minutos. Un error en el despeje de Van Dijk -pidió una falta que no fue- lo recogió Fernandinho, que abrió a Sterling y este puso el balón al punto de penalti, donde el ’33’ no falló ante la salida de Karius.

Tembloroso y dubitativo, el Liverpool no era capaz de frenar las embestidas de un City que durante la primera mitad acorraló y asedió a los visitantes en su área -ningún lanzamiento a portería-. El dominio, sin embargo, resultaba infructuoso, y sólo De Bruyne, con un disparo tímido desde la frontal que atrapó Karius, y Bernardo Silva, que se topó con un poste, lograron inquietar al guardameta en los 35 minutos iniciales.

El final del primer tiempo resultó eléctrico y no exento de polémica. El colegiado, el español Mateu Lahoz, que repartió tarjetas amarillas a diestro y siniestro, se erigió como triste protagonista al anular, en los compases finales, un tanto legal de Leroy Sané por un fuera de juego inexistente.

La decisión enfureció a Guardiola, que protestó airadamente y se encaró camino de los vestuarios con el colegiado y éste le mandó a la caseta, por lo que vio la segunda mitad desde la grada acompañado por su inseparable Manel Estiarte.

Los segundos 45 minutos fueron otra historia. El Liverpool dio un paso adelante y, con una presión alta, acabó forzando los errores rivales y castigándolos. A los 11 minutos de la reanudación, Salah, el de siempre, recogió la redonda en un contragolpe, abrió a Mané, que se fue sin dificultad de Laporte y Otamendi, y no pudo culminar ante la salida de Ederson, pero el egipcio, atento al rechace, no falló y la picó por encima del guardameta para subir el 1-1 al marcador.

Con el City volcado en busca del imposible, los de Klopp se apuntaron el triunfo y la clasificación tras otro nuevo error de la defensa. Esta vez fue Otamendi, que ante la presión de Firmino no acertó a despejar y le dejó la redonda al ariete brasileño: este no desaprovechó el regalo y batió a Ederson en su tímida salida.

Así, el Liverpool, en un ejercicio de eficacia, derrotó por segunda vez en menos una semana a un Manchester City que encadena tres derrotas al hilo y, con un marcador global de 5-1, pone rumbo a semifinales de la Liga de Campeones por primera vez en los últimos 10 años.

Fuente: Ultima Hora.com

CHAMPIONS LEAGUE – El Barcelona encarrila la eliminatoria con goleada sin brillantez

El Barcelona encarriló la eliminatoria de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante la Roma (4-1), un partido extraño que se decidió a trompicones, con dos tantos en propia puerta del conjunto italiano, que en el Camp Nou no fue capaz de contrarrestar la pegada azulgrana.

El equipo azulgrana se acercó a las semifinales de la máxima competición europea gracias a dos primero tantos de De Rossi (min.38) y Manolas (min.57), en propia puerta, que le allanaron un segundo tiempo descontrolado en el que se vieron cuatro tantos.

Avisó Ernesto Valverde en la previa que el principal peligro de la Roma eran sus bandas. Quizá por ello sorprendió de inicio con la entrada del lateral Nelson Semedo y la ausencia del extremo francés Ousmane Dembélé. Un dibujo más parecido a un 4-4-2 con Sergi Roberto en la medular.

La fórmula al preparador extremeño no le acabó de funcionar en el primer tiempo. Su equipo se pareció demasiado a la versión que mostró en el Sánchez Pizjuán, si bien los romanistas no generaron las ocasiones del Sevilla.

Imprecisos y sin fluidez en la circulación del balón, el Barcelona no encontró el ritmo, especialmente en la primera media hora.

La presión defensiva de los pupilos de Di Francesco incomodó a Iniesta, Busquets y Messi. Este último, muy vigilado por un rapidísimo Kostas Manolas, tampoco acabó de mostrarse fino en los últimos metros.

No ponía en aprietos el Roma a Ter Stegen pero llegaba con facilidad a su área. Así fue como Dzeko, en el minuto 9, cayó dentro del área tras un forcejeo con Semedo que bien podría haber acabado en penalti.

El primer disparo entre los tres palos lo ejecutó Messi desde lejos, en una jugada aislada que demostraba los problemas que tenía el Barcelona en instalarse cerca del área visitante.

Más cerca del tanto estuvieron Rakitic y Suárez. El croata pescó un balón tras un saque de esquina y trazó un tiro raso y cruzado que el poste derecho de Alisson escupió cuando el Camp Nou ya celebraba el tanto.En cambio, el uruguayo, se topó con el guardameta romanista.

El primer tiempo se le hizo largo al conjunto italiano. En los últimos quince minutos le costó salir con el balón controlado desde su área y el Barcelona empezó a sentirse más cómodo en los últimos metros.

Así fue como llegó el primer tanto. Fue un reflejo fiel a los primeros 45 minutos. Messi e Iniesta se inventaron una pared en el eje central y, a trompicones, el balón llegó al área donde De Rossi, en su afán de evitar el disparo del argentino, rechazó el balón y despistó a Allison (1-0, min.38).

La Roma cerró el primer tiempo con otro aviso. Una falta centrada al borde del área que Ter Stegen acertó en situar la barrera evitando que Pellegrini llegara a encontrar portería.

Tras la reanudación, se repitió el guión del primer tiempo. El Roma, ambicioso, buscó al Barcelona en su área, que seguía perdiendo balones con facilidad en los primeros minutos.

Perotti tuvo el empate, pero no supo conectar con la testa el centro preciso de Florenzi al corazón del área. Respondió el Barcelona, con otra ráfaga de transiciones. Alba sorprendió con un disparo lejano que Alisson rechazó sin convicción, mientras que Messi, en una de sus jugadas que pocas veces perdona desde la frontal, no consiguió sorprender al guardameta romanista.

Dos avisos que precedieron los dos tantos que dejaron al Roma sin respuesta. En el segundo, la mala suerte volvió a cebarse con el equipo italiano. Rakitic y Messi conectaron tras un saque de esquina, el croata percutió por la derecha y se inventó un centro que remató Umtiti. El balón tocó el poste y, en el rebote, Manolas transformó el segundo.

La Roma no se achicó y buscó, con valentía, un tanto que le diera vida. Dejó espacios y el Barcelona lo aprovechó para anotar el tercero.

Robó la zaga azulgrana, llegó el balón a Messi que encontró sin marca Luis Suárez en el interior del área. El uruguayo cruzó el balón y en su camino del gol volvió a ver como Alisson evitaba el gol. Al contraataque también se sumó Piqué que, atento al rechace, transformó el tercero sin oposición (3-0, min.59).

Valverde sustituyó a un reaparecido Sergio Busquets por Paulinho y su equipo, con el partido abierto, gozó de ocasiones claras -de Messi, Rakitic y Suárez- y también vio como el Roma generaba mucho peligro.

Cambió el guión de partido Di Francesco con la entrada de Gonalons, El Shaarawy y Defrel. Este último gozó de una ocasión clarísima que Ter Stegen salvó a bocajarro, tras un error del portero azulgrana en la salida del balón.

Un minuto después la figura del alemán volvió a emerger con una manopla vistosa tras un disparo lejano de Perotti. A la tercera fue la vencida y Dzeko, en el 80, cazó un balón en el interior del área y supero esta vez sí un tanto que parecía que mantenía en vida a su equipo.

Pero en el 87, apareció Luis Suárez con un gol de ‘9’. Cazó Denis Suárez un balón en la banda tras un centro pasado de Semedo y cedió el balón al uruguayo que acababa con una sequía de diez partidos sin ver portería en Europa. Un tanto que deja al Barcelona muy cerca de la penúltima ronda de la ‘Champions.

Fuente: Ultima Hora.com

Auspiciantes
Video
Nube de Deportes