Archivo de la categoría ‘Baloncesto’

Básquetbol – Sol de América cede invicto ante un Olimpia que vuela

Las chicas de Sol no pudieron ante el poderío del Olimpia reforzado y cayeron luego de 9 fechas sin conocer la derrota.

Con Gaby Ocete, Carina Peña, Paola Ferrari, Claudia Aponte y Jacinta Monroe, las franjeadas saltaron al Luis Óscar Giagni con la mente puesta en demostrar que están para grandes cosas.

En frente, un Sol de América hasta entonces invicto opuso escasa resistencia y perdió en los dos primeros cuartos, otorgando una gran ventaja a su rival que no desaprovechó. 16-24, 28-44, 47-60, 68-80 cerraron los parciales.

Las azules ganaron los dos últimos cuartos 19-16 y 21-20, pero la ventaja inicial de poco más de 9 puntos se mantuvo hasta el final.

En la visita, la pívot oriunda de Florida, Estados Unidos y primera jugador ex WNBA en el país, Jacinta Monroe brilló con 27 puntos.

Así, las dirigidas por Francisco Yugovich suman 13 puntos y encaran la fase Cuadrangular como escoltas de las danzarinas que totalizaron 15 unidades  

Libertad con 12 y Félix Pérez Cardozo con 11 cierran la clasificación. Estas últimas consiguieron el pase luego de batir en la última fecha de las revanchas a Deportivo San José 70-80 en el León Condou.

Fuente: Ultima Hora.com

Básquetbol – Libertad y Olimpia toman la posta en inicio de fase Cuadrangular

El Metropolitano de básquet tuvo a Libertad y Olimpia como primeros ganadores del Cuadrangular. Javier Martínez se mostró preocupado por la defensa de su equipo.

En el polideportivo Luis O. Giagni, Sol de América no pudo ante un Libertad que tuvo en su noche a Lenjo "Kilo" Godspeed, con 24 puntos.

78 a 88 el resultado final que adelanta al Gumarelo camino a los Playoffs. 21-32, 45-49 y 61-70 acabaron los tres primeros cuartos.

Por su parte, Olimpia superó en un verdadero partidazo a Luqueño, en el Club de Leones de la "República". Apenas una canasta hizo diferencia en el marcador final 98-100 (29-31, 53-53 y 72-77).

Los Kings tuvieron una vez más a Javier Martínez como figura del equipo, quien al final se mostró preocupado por la defensa. Mirá.

Casualmente las visitas fueron quienes sacaron ventaja con dos puntos cada uno en la tabla. Este junio el torneo prosigue así. 

LAS CHICAS. El martes por la noche, Libertad cayó ante Olimpia 55-77 por la tercera fecha, segunda rueda del femenino. 

SELECCIÓN U16. Paraguay compite en el premundial del básquet varonil en Formosa, Argentina. El equipo dirigido por Juan Pablo Feliú, cumple la tercera temporada de un proceso que arrancó en el 2015, como U14, siendo subcampeona continental en Encarnación y continuando el año pasado repitiendo el sub-título en Asunción.

Los nuestros debutan ante Venezuela, desde las 13.00, en el estadio Cincuentenario. Los otros juegos serán ante Canadá y Argentina los siguientes días. El certamen otorga cuatro plazas para el Mundial.  

Fuente: Ultima Hora.com

NBA – Con Honor: Los Cavaliers rompen la escoba y el invicto de los Warriors

No existía un mañana en Cleveland, debía ser su noche o sería la última, una noche en la que los Cavaliers intentarían dar el primer paso de una obra maestra que ningún equipo en la historia de la NBA ha logrado hacer jamás: estar abajo 0-3 en las finales y ganar 4 juegos corridos.

No existen los imposibles, mucho menos en el baloncesto, los Cavs lo demostraron y con una inspiradora exposición de amor propio jugaron un primer cuarto de ensueños que les sirvió para domar a la bestia del oeste durante todo el trámite del juego. Paliza de los Cavaliers defendiendo su tierra, que con méritos se gana una oportunidad más, una noche más. GSW 116 -137 CLE.

Al Masterchef australiano Kyrie Irving le fueron suficiente 40 minutos en la cocina para preparar su mejor plato y comer crudo a los Warriors. El mágico Uncle Drew sumó 40 puntos encestando 7 triples, además de descolgar 7 rebotes y repartir 4 asistencias, incluyendo 1 robo de balón. Con su juego natural y orgánico fue el limón que amargó a los Dubs y condimentó a los Cavs.

EL BASKET: MANJAR DE LOS DIOSES

El plato de las finales fue bien condimentado con ingredientes que solo el menú de unas finales puede ofrecer en su carta: un partido más que interrumpido, con faltas técnicas, lluvia de triples, récords históricos, una pizca de jugadas de fantasía, cruce de palabras, sal y pimienta a gusto y un arbitraje que perdió el control de todo.

Como resultado disfrutamos de un manjar de exquisito sazón que fue deleite para uno de los paladares más selectos del deporte: el de aquéllos que saborean el fino arte culinario del basketball.

No exageramos en el recuento, es que para que finalizara el partido de 48 minutos de juego tuvieron que pasar poco más de 3 horas, donde fueron pitadas 7 faltas técnicas que incluyo no solo a jugadores sino también a los entrenadores.

Una lluvia de triples cayó en Cleveland con 24, en particular, para los Cavaliers, récord con la mayor cantidad de triples en unas finales, el factor que desequilibró e inclinó la balanza a favor de los locales.

LOS GOLDEN STATE EN UN ESTADO DORADO

Luego del desgaste sufrido en la temporada regular del año pasado por conseguir la marca de 73 victorias y apenas 9 derrotas, que finalmente terminó repercutiendo en sus Playoffs, dejándolos sin anillo. En la presente temporada la mejor versión de los Warriors que conocemos llegó a un estado de concentración muy alto, a un punto que espiritualmente describiríamos y compararíamos a un estado similar al alcanzado por Buda, un estado dorado.

Corrigiendo el error y focalizados exclusivamente en las finales, los Dubs jugaron esta temporada un baloncesto sin excederse en demasía, y el relajamiento se notó en el último juego, cuando Kevin Durant desbarató las ilusiones de los Cavs en el último cuarto con una tranquilidad envidiable por muchas leyendas, donde anotó 14 puntos en el último parcial, de los cuales 7 fueron en los últimos minutos, vitales para robar la victoria y dejar 3-0 la serie.

Los Golden State Warriors están descansados, muestran seguridad, están totalmente acoplados y todas las figuras aportan según el rol en el equipo, lucen como auténticos campeones y han demostrado que no se equivocaron en el fichaje de Kevin ¨La muerte" Durant, contrato al que los villanos de la bahía bautizaron: "La firma que duele".

VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE

Hay vida después de la muerte y unos desterrados Cavaliers que salieron desde las profundidades lo demostrarían en el primer cuarto frente a unos Warriors que vivitos y coleando se paseaban por las calles de Cleveland haciendo bromas y disfrutando de sus días de gloria, gozando con el 15-0 en unos Playoffs donde no conocen –conocían- la presión.

"Entendemos lo que está en juego, no tenemos otra opción más que dejar todo ahí afuera en el  Game 4", decía Kyrie Irving en la conferencia de prensa luego de haber caído en el tercer juego. Y así fue, los Cavs salieron a dar todo lo que tenían.

No sería fácil, la última vez que los Warriors perdieron con Durant, Curry, Green y Thompson en cancha fue el 4 de febrero. Sí, leyó bien, el 4 de febrero del 2017.

Con lentes oscuros LeBron James llegaba al estadio 3 horas antes, "Tos-tos-tos" el ruido automático de 100 cámaras y periodistas lo acechaban con fotografías y preguntas obvias.

El Rey LeBron seguía su camino, escuchando y coreando su música preferida mirando el suelo, llegaba al vestuario con la mentalidad enfocada en la victoria, sabiendo que el fracaso esa noche lo llevaría a cargar una cruz muy pesada durante todo el resto de su vida, además de ser escrito en la historia de la NBA que no perdona. Las Kardashian también estaban ahí, con la #13 de Tristan Thompson.

12 MINUTOS: LA RESURRECIÓN DE CLEVELAND

¿Sería la última cena de los Cavaliers? Lo único que sabíamos era que Judas no vestía de Cavs, vestía la #35 de los Warriors y estaba dispuesto a todo. Pronto comenzó el juego, los Cavaliers con el corazón en la mano salieron detonando con un primer triple de J.R. Smith que abriría el marcador, en un santiamén estarían arriba 14 a 5 para que Steve Kerr se alertara y pidiera tiempo muerto.

El fantasma del 3-1 del año pasado recorría el ambiente, a los Warriors se los veía muy incomodos y los Cavs estaban con todo sin parar de encestar con una altísima efectividad que asustaba.

¿Qué clase de brujería es esa? Se preguntaban algunos al ver a los Cavaliers 11 arriba y a un incansable LeBron que parecía que hizo un pacto con el diablo metiendo, asistiendo y reboteando como en toda la serie. 29 a 13 iba el marcador, Durant y Curry no aparecían en el juego con 0 puntos, para entonces los locales ya advertían con 5 triples.

Con 29 puntos en los primeros 6:18 minutos de juego todos sabíamos que era un ritmo insostenible, difícilmente de mantener, los Cavs debían trabajar en conservar a diferencia del marcador manteniendo el nivel de juego y no el ritmo, la puesta en escena de los Warriors era vergonzosa.

Todos aparecieron en el equipo de los Cavaliers, Tristan Thompson había hecho en 5 minutos lo que no pudo hacer en los primeros tres enfrentamientos. Luego de 8 minutos Kevin Durant metía sus primeros puntos gracias a un triple.

Los Warriors no eran claros en la ofensiva y no movían el balón como acostumbraban, a todo lo malo se sumaba las perdidas de balón y los problemas de falta. Kevin Durant salía al rescate e intentaba apagar el incendio por su propia cuenta dejando el marcador 31 a 25, pero los Cavaliers no paraban el fuego y seguían bombardeando como Estados Unidos a Japón en el 45.

El juego se volvía muy friccionado por momentos, y tanto Curry, como Iguodala, Klay y Tristan Thompson sumaban dos faltas personales cada uno antes de los primeros 12 minutos. 

Los Cavs tenían la abultada suma de 13 tiros libres en 9 minutos, extremadamente difícil perder el ritmo así, pronto terminaría el primer cuarto que daba la sensación que duró una eternidad. 49 a 33 a favor de los Cavs que rompían el récord histórico de mayor cantidad de puntos en un cuarto de finales.

Finalmente al terminar el primer cuarto los Cavaliers lanzarían 22 tiros libres frente a 11 de los Warriors, un arbitraje casero. Los Utah Jazz habían anotado 54 puntos en todo el Game 3 de las finales de 1998 frente a los Bulls de Jordan, los Cleveland anotaron 49 en un solo cuarto.

Para el segundo cuarto, la máxima ventaja llegaría cuando el tablero del marcador registraba que los Cavs estaban arriba 69 a 49, el motivo de esta diferencia era una noche rozando la perfección de Kyrie Irving con 21 puntos con 4 triples, encestando 8 de sus 10 intentos, a él se sumaban James y Love con 15 y 14 puntos respectivamente, los locales no aflojaban el ritmo.

Los Cavs dominaban el tempo y eso era señal de pura valentía, estaban decididos a arriesgar cada tiro y, acertaban. Lo habíamos escrito en reiteradas ocasiones, hay muchas cosas que nos hacen disfrutar de la vida; divisar el horizonte desde lo más alto de una montaña, un vino y buena compañía, la música y entre ellas está el juego de Kyrie Irving en una noche encendida, puro talento y corazón.

Terminaba la primera mitad con un lanzamiento de KD y la bocina sonando mientras el balón bailaba en el aire, coordinando su descenso con la gravedad. ¡Chasss! cantaba la red y el buzz-beater de Durant con un triple descontaba a 18  la diferencia.

Los Cavs habían anotado 82 puntos en un partido de las finales del 2015 y 77 en una de las finales del 2016. En la noche de ayer anotaron 86 puntos al descanso, no es un error, 86 puntos que le permitieron romper la marca que mantenían los 76ers desde 1982 con 81 puntos en la primera mitad ¡Que  partido y gran final señores!

NUNCA SUBESTIMES EL CORAZÓN DE UN CAMPEÓN

Una verdadera locura la respuesta de los Cavaliers tras un Game 3 devastador, donde quedaron muertos física y mentalmente.

Así, en una demostración de amor propio y corazón de campeón, en el cuarto juego demostraron de que están hecho y por qué están ahí. Por su parte, los Warriors con una defensa inexistente con 18 puntos abajo aún tenían opciones, eso decía mucho del talento con el cual se componen, Cleveland no podía relajarse.

Los GSW salieron del vestuario con un 4-0 en 45 segundos, Tyronn Lue fue capaz de frenarlos con un tiempo muerto. A la vuelta King James lanza un auto pase al tablero para una posterior volcada al más puro estilo de Kobe Bryant y Tracy McGrady.

Puñalada del rey a los Warriors que buscaban recomponerse, el mate de las finales. El juego se ponía tenso y la bestia negra escupía el animal que lleva dentro y sacaba su Draymond Green interior. Falta técnica para Draymond Green haciendo la clásica Draymond Green.

Kevin Durant y LeBron James mantenían "una conversación amistosa" cara a cara,  si éstas no son finales de la NBA no sé lo que es, el estadio entero gritaba "¡Draymond sucks! Draymond sucks!" y el propio Green mientras bebía agua movía la cabeza acompañando el compás. Luego de más de 30 minutos terminaba el tercer cuarto 115 a 96 a favor de los Cavs que rompían el histórico de los Warriors con más triples en un partido final. 20 de 33 desde el perímetro, ¡¿Qué?!

Para el último cuarto los Cavs necesitaban 34 puntos para establecer la anotación más alta en una NBA Finals, la de los 148 de Boston Celtics frente a los Lakers en 1985, finalmente no lo lograrían por 11 puntos.

En un partido espectacular, el arbitraje no estuvo a la altura para ambos equipos y el juego se les había escapado de las manos. 7 faltas técnicas, para Durant, Green, Pachulia, Kerr, James, Shumpert y Jones. Los GSW se habían puesto a 11 puntos y fue entonces cuando nuevamente Kyrie Irving apareció, imparable, nadie podía detener a The Uncle Crew, de corazón más grande que todo el estadio.

Foto: Gentileza

Finalmente los Cavaliers rompieron la escoba que tenían guardada en la galera los Warriors y vencieron merecidamente 137 a 116, cortando el posible e inédito 16-0. Los Lakers campeones 2001 dueños del récord 15-1 sonreían desde Los Angeles.  Por la cantidad de puntos uno diría que fue un All-Stars Game, es que los Cavaliers jugaron como tales, y como los campeones vigentes que son.

Ahora, felizmente, se abre un juego más, y todos volveremos a la Bahía de San Francisco para disfrutar el lunes, de una final más.

Históricamente los equipos que lograron una ventaja de 3-0  en una serie de siete juegos siguen invictos, ninguno de ellos ha perdido la serie y llevan escribiendo historia de 126-0, ¿Podrán los Cavaliers desafiar su destino?

Al finalizar el juego LeBron mandó fuego a Green: "Me dijeron que Draymond Green dijo que los Warriors querían celebrar una vez más en nuestra cancha y tirar champagne en nuestro vestuario, y eso no puedo permitirlo".

Klay Thompson sobre la derrota agregó: "Llegó el momento de ir a montar un espectáculo para nuestros fanáticos en Oakland".

Fuente: Ultima Hora.com

Básquetbol – Los Olimpia Kings sacan una gran victoria ante Sol de América

Los Olimpia Kings dieron vuelta un partidazo ante Sol de América y cierran el Hexagonal de básquet como únicos invictos.

101 a 91, fue el marcador final que determinó la victoria de un Olimpia que tuvo que sudar la gota gorda para superar a Sol de América ante un polideportivo Osvaldo Domínguez Dibb luciendo todas sus galas.

Eso porque el primer cuarto, 24-33, fue para la visita que machacó a triples. En el segundo ya las cosas se emparejaron y el tablero se frenó al descanso con un 52-52 impresionante.

La tensión fue creciendo y el tercer cuarto, a un ritmo letal, culminó igualmente en 72-72. A esa altura el parquet franjeado encendía fuego puro. 

También desde las tribunas, el plantel entero del fútbol masculino alentaba a sus compañeros del baloncesto, la hinchada organizada, la tenista número 1 de Sudamérica Verónica Cepede y grandes figuras del equipo femenino de básquet acompañaban el coro en muestra de apoyo.

Así, en el último cuarto, empujado por su gente, el quinteto de Feliú desniveló la balanza a su favor y cerró el Hexagonal como único invicto de la fase.  Los Kings, los máximos ganadores de tal deporte,  van por una estrella más en su escudo.

En el otro partido atractivo del Metropolitano de varones, Libertad superó por 92 a 81 a su par de Sportivo Luqueño.

Fuente: Ultima Hora.com

Básquetbol – ¿Extranjero en su tierra?, la absurda regla del básquet

Una insólita resolución reglamentaria de la Confederación Paraguaya de Básquetbol sanciona a jugadores locales que hicieron carrera fuera del país, impidiéndoles participar con normalidad en el Metropolitano como si fueran extranjeros.

El actual torneo de básquet masculino se encuentra realmente apasionante. La fase Hexagonal, tras la llegada de refuerzos de talla internacional que engalanan la competencia, combinados con enormes baluartes del básquet nacional, muestra todo su esplendor en los distintos enfrentamientos.  

Sin embargo en el último cruce entre Olimpia y Libertad se vio a algunos, por ejemplo, de la categoría de Guillermo Araujo (Olimpia) afuera del rectángulo.

No por bajo rendimiento o por alguna posible lesión, si no por una insólita resolución expedida hace ya un tiempo atrás por la CPB y que señala a jugadores paraguayos en categoría Top Internacionales (extranjeros), impidiéndoles la oportunidad de conformar un mismo equipo a más de dos, considerándolos como si fueran foráneos, teniendo en cuenta otro artículo que permite hasta tres alineados en planilla.    

La cuestión es que los requisitos para ser considerados Top se dictan de manera "dedocrática", por los méritos de los deportistas que supieron hacer bien sus trabajos fuera del país, y por decisión de unos pocos directivos encabezados por el señor Jorge Olmedo, según informaciones a las que pudimos acceder, desprofesionalizando tal deporte en constante crecimiento.

Así, lo más llamativo del caso es que en esta ocasión figura entre los afectados Javier Martínez, además de Bruno Zanotti, el citado Araujo, Junior Peralta, José Fabio y Marcelo Piuma.

En particular Martínez, con casi 40 años, es uno de los atletas más laureados de nuestro baloncesto, incluso el de mayor trayectoria activa actualmente.

Aunque hace rato retirado del campo internacional, hoy fichado por Olimpia Kings, volvió a ser incluido en tal lista, por lo que de un día para el otro la institución franjeada cuenta con 4 tops (Rodney Alexander, O’Louis McCullough y Guillermo Araujo), generando una situación incómoda que levantó la indignación de varios de sus colegas. En la CPB nadie tiene una respuesta.

"Lo único que busco es igualdad, que se saque esto no solamente por mí, por todos los que estamos y van a estar. Ojalá se solucione a corto plazo y se deje de cometer injusticias, le están haciendo daño a varios jugadores cuando deberíamos estar hablando del buen momento que está pasando el basquet paraguayo y no de esto", expresó a Olimpia Media el experimentado pivot.

PARADOJA. Ante todo esto, haciendo un paralelismo futbolero, habría que imaginar a Roque Santa Cruz o Nelson Haedo Valdez ocupando plaza de extranjeros en Olimpia o Cerro Porteño, respectivamente, por el simple y a la vez complejo logro de haber desarrollado sus cualidades más allá de las fronteras. ¡Insólito!

Fuente: Ultima Hora.com

WARRIORS 113 – CAVALIERS 91 (1-0) – Durant devora a LeBron y los Warriors aplastan a los Cavs (1-0)

El alero de los Warriors, la gran novedad de la eliminatoria, anotó 38 puntos, capturó ocho rebotes y repartió ocho asistencias.

Kevin Durant no es Harrison Barnes y semejante obviedad inclinó, a veces el baloncesto es muy fácil, el primer partido de las Finales 2017. Hace un año los Cavaliers asfixiaron a Stephen Curry y Klay Thompson gracias al tembleque de Barnes, incapaz de meter los tiros liberados que le concedía, feliz, un rival desesperado pero en plena remontada. Como el camino más rápido para llegar a cualquier sitio es la línea recta, los Warriors dejaron ir a Barnes y se hicieron con el segundo mejor jugador del mundo. El baloncesto es muy fácil. Y por ahí se rasgó este partido del 1-0 y veremos si mucho más. Porque Durant pareció el elixir, el exorcismo, el analgésico, el diván del psiquiatra y hasta la pastilla roja de Matrix para los Warriors. Que están 13-0 en playoffs, 28-1 en sus últimos 29 partidos y que no pierden con el big four en pista (Curry, Thompson, Durant, Green) desde el 28 de febrero.

El domingo hay otro partido, nunca hay que exagerar las reacciones tras un game 1 y los Cavs no han perdido nada: como campeón y superviviente con galones, se han ganado el beneficio de la duda. Buscarán formas, escarbarán túneles y tratarán de darle la vuelta, deportiva y emocionalmente, a las Finales. Lo han hecho antes. Pero sus opciones serán sencillamente nulas si Curry sigue siendo muy superior a Irving, Love no es factor X, Pachulia devora a Tristan Thompson y el banquillo no produce absolutamente nada. Si LeBron no sabe si exprimir su omnipresencia defendiendo a Durant y si la obsesión por evitar los triples de los Warriors les envía al final del tercer cuarto (ya sin partido, 93-72) casi doblados en puntos en la pintura (50-26).

RELACIONADO: Así vivimos el partido en directo

Los Cavaliers lo han hecho antes y el domingo se vuelve a jugar. Son hechos. Pero estos Warriors no son aquellos Warriors del pasado junio. Y Kevin Durant, hola de nuevo, no es Harrison Barnes. Con una finura felina y un instinto absolutamente depredador, KD sujetó a su equipo en un inicio demasiado nervioso (8-12), se turnó con Iguodala para baquetear a LeBron en defensa y aprovechó después cada autopista que dejaba la obsesión rival con la línea de tres para enlazar mates que retumbaban por el pabellón y hacían eco en la dinámica del partido y en la coraza de los Cavaliers, resquebrajada: al descanso 23 puntos, 6 asistencias y la firma en todo lo que había sucedido. Aroma de jugador superior y un 60-52 que ya no coincidía con las sensaciones. Los Cavs solo sobrevivían con 7 pérdidas de LeBron y la sentencia de muerte en las costillas: 13-0 de salida (73-52) tras el paso por vestuarios y el campeón tambaleándose por el Oracle como un boxeador sonado mientras Curry iniciaba la danza de la lluvia: al final 6/11 en triples, 28 puntos y 10 asistencias. Curry, fresco y sin hipotecas físicas, tampoco es el de 2016. Cuando, hay que repetirlo hasta la náusea, no tenía al lado a Kevin Durant, que cerró en 38+8+8 un partido que fue, simplemente, su partido.

Aunque Klay Thompson estropeó con malos tiros (3/16) su excepcional trabajo defensivo y Draymond Green fue sobre todo intangibles, los Warriors fueron extraordinariamente superiores. Defendieron con inteligencia y tensión (23/55 en tiros y 11 asistencias por 13 pérdidas entre LeBron, Irving y Love) y abrieron vías de aguas en territorio teóricamente enemigo: el rebote de ataque y, sobre todo, las pérdidas, 1-12 al descanso y 18 tiros más. Todos los números, del derecho y del revés, sepultaron a unos Cavaliers que acabaron rastrillados por la pista, derrotados demasiado pronto y evidentemente impresionados por el Himalaya que les aguarda. Es un equipo duro que ha sabido hacer borrón y cuenta nueva antes. Pero en este partido se vio que su defensa de la Conferencia Este no sirve en la Bahía y que, seguramente, tendrá que refugiarse tarde o temprano en ese baloncesto simplificado hasta la época de las cavernas en el que LeBron (28+15+8 pero 8 pérdidas) y Kyrie Irving lo ejecutan todo. Un equipo contra todos los demás, otro totalmente distinto contra los Warriors: la ley de la pura supervivencia. Así ganaron el anillo hace un año y así podrán descubrir cuántas opciones tienen ante una avalancha de baloncesto superlativa como la de estos Warriors que el domingo jugarán para abrir un 2-0 que, dejà-vu inevitable al margen, sonaría ya a jaque al rey.

Nada de todo esto es terreno desconocido para LeBron, 1-7 en los primeros partidos de sus 8 Finales. Salvo, tal vez, el rival. Este rival monstruoso. Una hidra contra la que nunca terminas de cortar cabezas, una versión muy superior de un enemigo contra el que ya fue un milagro ganar hace un año. Muy, muy superior. Tanto como lo fue en este partido Kevin Durant. El elixir, el exorcismo, el analgésico, el diván del psiquiatra y la pastilla roja de los Warriors. La diferencia.

Fuente: As.com

BASQUET / NBA – La apuesta millonaria

LeBron James y Stephen Curry son los mejores y más populares. El de Cavs gana 9.310 dólares por minuto de juego y el de Golden State es el 1 en venta de camisetas. Las finales, al mejor de siete partidos, empiezan hoy en Oakland.

Curry y James cara a cara.

La construcción de un equipo ganador se hace con dinero. Mucho dinero. No es exactamente la fórmula para ganar un campeonato pero sin una billetera abundante es imposible arrimarse a tanto.
Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers van por el carrill del éxito deportivo y económico. Las franquicias protagonistas de la final que comenzará hoy cuentan con el atractivo de los dos jugadores más espectaculares de la competencia, con trascendencia internacional.
LeBron James es un portento físico que puede jugar en cualquier posición en altísimo nivel. A los 32 años, por primera vez, consiguió situarse al tope del ranking de los mejores pagados. Su salario bruto para la presente temporada es de US$30.963.450 (le queda la mitad después de las deducciones impositivas), que subió el acumulado en su carrera a US$ 200.607.292. Es uno de los ocho jugadores de la historia que superó la barrera de los 200. El Rey de la NBA gana a razón de US$ 9.310 por cada minuto que juega.
Stephen Curry, capaz de meter los tiros que ni siquiera imaginaron los Harlem Globetrotters y también número 1 en ventas de su camiseta número 30, figura en el puesto 83 de los mejores salarios, con US$ 12.112.359, en el último año de su contrato. Quedó muy abajo en la relación costo-beneficio pero en la próxima renovación, desde la 17/18, seguramente, subirá a los 28M por campaña.
Si estas cifras todavía no te pusieron los pelos de punta, se puede agregar que las ganancias acumuladas entre los jugadores de Cleveland y Golden State suman  aproximadamente  1.600 millones de dólares, cuentas bancarias que van de un lado a otro de la cancha en musculosa y pantalones cortos.
Y apenas hablamos de salarios. Si agregamos los ingresos por sponsors y negocios particularesLeBron James factura otros 40 millones anuales. Tiene un contrato vitalicio con Nike, es imagen de Coca-Cola, Kia Motors y Upper Deck (figuritas), y es inversionista mayoritario de Blaze Pizza, que reparte  11 franquicias por Chicago y Miami.
¿Qué hace con tanta plata? Por ejemplo, le regaló una Ferrari a su esposa, Savannah Brinson, cuando cumplió 30 años. Por suerte para él, no es el único sostén económico de la familia: la madre de sus tres hijos es una reconocida diseñadora de vestidos para fiestas, enfocada en el target de las quinceañeras. Y el negocio va viento en popa.
James, que facturó 640M   desde que comenzó en la NBA (2003), aunque no pueda presumir de más popularidad que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, ya superó en ganancias a los astros de Barcelona y Real Madrid entre los deportistas millonarios, según la revista Forbes.
Cleveland gastó en la actual temporada casi 129M para repetir el título que ganó en la 15/16: le hizo el mejor contrato posible a James (64M por dos temporadas), renovó con JR Smith (57M por cuatro años) y se reforzó con Kyle Korver y Deron Williams.
Del otro lado, para recuperar lo perdido, Golden State dio un golpe de mercado al asegurarse a Kevin Durant: le puso sobre la mesa un cheque de US$ 26.540.100 por una temporada. Y eso que no sabe si el jugador seguirá en la 17/18.
El honor y la plata. La misma porción de una cosa y la  otra, en  el orden que se quiera. Porque vienen en un combo, al menos en el deporte profesional. Y hoy, aunque se olviden por un rato, se juegan todo eso y más.

Fuente: Ole.com

NBA: Cavaliers aceptan que no son los favoritos

CLEVELAND. Pocos dentro del mundo del baloncesto ven a los actuales campeones de la NBA, los Cavaliers de Cleveland, como el equipo favorito cuando a partir del 1 de junio comiencen la defensa del título frente a los Warriors de Golden State.

 
No solo no son favoritos ni entre los expertos ni en las apuestas sino que esta vez son menos también los consideran que van a tener la oportunidad de ganar la serie de las Finales de la NBA.

A pesar que se les reconoce a los campeones que son el mejor equipo de la Conferencia Este y que tienen a la gran estrella como es el alero LeBron James.

Pero ahí queda todo, el resto la realidad objetivo es que los Warriors con la adquisición del alero Kevin Durant son mejor equipo en todas las facetas del juego.

Todo lo anterior es lo que se valora y se analiza dentro de la NBA como preámbulo de lo que será otro duelo histórico y de revancha sobre revancha, algo que de alguna manera también tienen asimilado los propios jugadores de los Cavaliers aunque también están dispuestos como en el 2016 a cambiar los pronósticos.

“Esto de ser víctimas me divierte, porque sí, después de todo estamos defendiendo nuestro título”, comentó el ala-pívot de los Cavaliers, Kevin Love. “Intentamos repetir, que es algo bien difícil. Creo que lo utilizaremos como motivación, pero no vamos a caer en eso. Me es difícil decir que es el caso. No siento que seamos los desfavorecidos y habrá que jugar”.

El argumento de Love es que cuando se han enfrentado entre ambos, los Cavaliers siempre se han adaptado bien y respondido de manera positiva.

Es posible aceptar la perspectiva de Love, pero mientras los equipos se preparan para el primer juego de la serie, el jueves en el Oracle Arena de Oakland, los comentarios que el ala-pívot de los Warriors, Draymond Green, hizo en octubre, aún resuenan en Cleveland.

Aún dolido después de que los Warriors dejaron escapar una ventaja de tres juegos a uno en la final del año pasado ante Cleveland, el extrovertido Green, quien fue suspendido en el quinto partido de esa serie, en una auténtica “marrullería” y “provocación” de James, dijo que si tiene una oportunidad, planea “destruir y aniquilar” a los Cavaliers.

Love elogió la competitividad de Green y lanzó una sutil advertencia a todo el norte de California.

“Dijo que nos quería ver”, recordó Love. “Aquí estamos, a partir del jueves”.

El tercer episodio de la trilogía está repleto de historias, la principal es ver si James y compañía cuentan con el suficiente arsenal para un duelo mano a mano con los Warriors, que tendrán el apoyo de Durant, mejor defensa y un banquillo que asusta, además de ser de nuevo el equipo con la mejor marca de la temporada regular.

Los Warriors han estado imparables en los playoffs con marca perfecta e histórica de 12-0 tras barrer la series ante los Trail Blazers de Portland, Jazz de Utah y Spurs de San Antonio.

Además el margen en cada una de las victorias ha sido con un promedio de 16,3 primer equipo en iniciar 12-0 y con un margen de victoria promedio de 16,3 puntos, el mayor en la historia.

Ante esa realidad el mundo de las apuestas no tiene ninguna duda del equipo favorito y dan a los Warriors como amplio ganadores y favoritos a conseguir el título de campeones, que sería el segundo en tres años y también ante los Cavaliers.

Por su parte, James solo se refirió a los Warriors como “ese gigante” y “una bestia” después del triunfo en el quinto partido de las finales de la Conferencia Este que ganaron 4-1 a los Celtics de Boston, donde se convirtió en el máximo encestador de la NBA en los playoffs tras superar al legendario Michael Jordan.

James optó por no hablar de los Warriors después del encuentro y prefirió celebrar su tercer título de conferencia consecutivo con Cleveland y su séptima final consecutiva.

La estrella de los Cavaliers tampoco comentó el sábado con la prensa, dejándole a Love la tarea de portavoz extraoficial, mientras el mundo del deporte se acerca a un duelo que parecía inevitable desde el momento en que finalizó la serie por el campeonato del año anterior.

Se le preguntó a Love si los Cavs querían a los Warriors como rivales.

“¿Querer a los Warriors?” preguntó. “Se han mantenido en la cima, el mejor equipo de la liga durante los últimos tres años. Han sido superpoderosos. Más o menos pensamos que los veríamos. Han jugado grandioso este año”.

“Obviamente al añadir a un MVP a un equipo que ya tiene a un jugador que ha ganado dos veces el premio los hace más poderosos”, admitió Love. “Es difícil decir que no lo esperábamos; sabíamos que estarían ahí, así que de alguna manera estamos preparados”.

Fuente: Abc.com

N.B.A. – Cumpliendo pronósticos

HOUSTON. Los Cavaliers de Cleveland hicieron buenos los pronósticos al proclamarse por tercera temporada consecutiva campeones de la Conferencia Este tras eliminar a los Celtics de Boston y ahora defenderán también el título de monarcas de la NBA.


De nuevo, la combinación de un mejor LeBron James con los Cavaliers, y la ausencia del base estrella de los Celtics, hizo posible que los actuales campeones de liga ganasen con facilidad la serie y sin que hasta el momento con marca de 12-1 en lo que va de los playoffs se haya visto exigidos.

La historia será muy distinta para los Cavaliers cuando a partir del próximo jueves comiencen el tercer duelo en el ORACLE Arena de Oakland, donde van a ser recibidos por unos Warriors invictos (12-0), tres barridas consecutivas, nueva marca en la historia de los playoffs.

Lo visto en el quinto partido que disputaron los Cavaliers en el TD Garden de Boston y que ganaron por paliza de 102-135 no puede servir de referencia a ningún nivel de cara a conocer con exactitud el nivel de juego real en el que se encuentran los actuales campeones de liga.

Los Celtics, que ganaron el tercer partido gracias al mal día que tuvo James, anotó sólo 11 puntos, no fueron nunca un equipo que pudiese competir de tú a tú con los Cavaliers y las estadísticas del quinto partido no dejaron ninguna duda al respecto. Mientras que el quinto partido no tuvo ninguna historia, emoción y nada que resaltar más que la labor individual de James que aportó 35 puntos, ocho rebotes y ocho asistencias.

El “Rey” siguió con su marcha imparable de alcanzar marcas históricas que se encuentran en poder de los legendarios, como sucedió con la de máximo encestador de los playoffs, que le arrebató a Jordan. La canasta que permitió a James superar a Jordan fue un triple desde el lado izquierdo del ataque de los Cavaliers en el TD Garden de Boston cuando faltaban 2:40 minutos para el final del tercer periodo y que pusieron a James con la anotación parcial de 29 tantos. De esa manera, James se colocaba con 5.989 puntos, dos más de los que consiguió Jordan en su brillante carrera (5.987) con los Bulls de Chicago y seis títulos de liga.

Ahora, James ya tiene en su poder la nueva marca con 5.995 puntos en los 180 partidos que ha disputado de playoffs por los 179 que jugó Jordan. “Creo que mi marca no tiene demasiada importancia ya que Jordan logró más puntos que yo en menos partidos, lo que significa que fue más rápido ” , comentó James. “Uso el número de Mike (el 23). Creo que comencé a enamorarme de este deporte por Mike, sólo por lo que él logró. Cuando veías a Michael Jordan era casi como un dios. Así que yo no pensaba que podía ser como Mike”.

James, que disputará las séptimas Finales de la NBA consecutivas, anotó 30 o más puntos en 11 de los 13 partidos de la fase final que disputó con los Cavaliers, que tienen ahora 36-5 en los duelos contra rivales de la Conferencia Este desde el 2015.

Junto a James de nuevo la aportación del base Kyrie Irving que logró 24 puntos y el ala-pívot Kevin Love, que logró doble-doble de 15 tantos y 11 rebotes, vieron a conformar el “triángulo” ganador de los Cavaliers, que impusieron una nueva marca en la NBA con el decimotercero triunfo consecutivo que logran en partidos en los que se decide una serie.

Ahora, como ya habían adelantado los Cavaliers, superadas la finales de la Conferencia Este, los Cavaliers no tendrán más pensamiento y concentración que trabajar de cara a ver como pueden superar el gran duelo ante los Warriors, a los derrotaron el año pasado después de estar abajo 1-3 y se llevaron los cuatro últimos partidos de forma consecutiva.

Esta vez, los Cavaliers son conscientes de que la historia no será la misma, especialmente, porque ellos de alguna manera llegan sin haber podido comprobar el verdadero nivel de juego que pueden alcanzar dado que nunca fueron exigidos por los Pacers de Indiana, Raptors de Toronto y Celtics, equipos a los dejaron en el camino para llegar de las Finales y defender el título de campeones.

Los Warriors, con la adquisición del alero Kevin Durant, se han convertido en el equipo a batir, llegan de nuevo como grandes favoritos al triunfo tanto entre los expertos como en el mundo de las apuestas. Pero, como sucedió el año pasado, con James todo es posible, y más ahora que ya es también el “Rey” encestador en los playoffs tras despojar de la corona nada menos que al ídolo de su niñez, el legendario Jordan, el mismo que ganó seis títulos de liga, marca a la que también quiere alcanzar si los Warriors se lo permiten.

Fuente: Abc.com

Básquetbol masculino para este jueves

Este jueves se jugará la 7ma. fecha del Metropolitano de básquetbol masculino de mayores, con cuatro partidos programados por la Confederación Paraguaya de Básquetbol.

Se destacan Sol de América y Sportivo Luqueño, un juego de la fecha 4 en cancha de Libertad entre el local y Felix Pérez desde las 20.00 y Olimpia y San José regularizarán el sábado.

Sol de América, uno de los escoltas del líder Libertad, recibirá al Sportivo Luqueño en el Luis O. Giagni Miers, a las 20:10, con televisación en directo.

Félix Pérez Cardozo recibirá a Olimpia, otro equipo que puede pasar a liderar las posiciones tras esta fecha. El juego será en el Efigenio González del conjunto de Villa Morra, desde las 20:00hs.

Ciudad Nueva tendrá la visita del Deportivo San José en el Luis Fernández a las 20:00.

El Sportivo San Lorenzo recibirá el Deportivo Capiatá a las 20:15, en su Polideportivo Municipal.

Libertad, que lidera actualmente la tabla de posiciones, tendrá fecha libre en esta jornada.

Los resultados de la última fecha:

Olimpia 87-77 Sol de América Spvo Luqueño 56-71 Libertad Dvo San José 90-83 San Lorenzo Dvo Capiatá 62-90 Félix Pérez Cardozo.

Posiciones:

Libertad 24 pts Olimpia 23 pts Sol de América 23 pts Luqueño 21 pts San Lorenzo 19 pts San José 18 pts Félix Perez C. 15 pts Ciudad Nueva 13 pts Capiata 12 pts

Fuente: Abc.com

Nuestras Visitas
free counters
Todo Deportes
Auspiciantes
Video
Nube de Deportes

Atletismo (261)
Baloncesto (1.212)
Boxeo (186)
Campeonato Local (10.880)
Ciclismo (261)
Copa del Mundo (630)
Copa Libertadores (826)
Copa Sudamericana (387)
Europa League (208)
Fútbol (78)
Fútbol Internacional (9.452)
Golf (268)
Liga de Campeones (724)
Más Deportes (775)
Motor (1.267)
Natación (194)
Rugby (499)
Sin categoría (98)
Taekwondo (64)
Tenis (1.526)
Vóley (112)

WP Cumulus Flash tag cloud by Roy Tanck requires Flash Player 9 or better.