Archivo de la categoría ‘Baloncesto’

THUNDER 112 – WOLVES 100 – Westbrook destroza a los Wolves con buenos minutos de Abrines

Minnesota volvió a apagarse en la segunda mitad ante unos Thunder liderados por Russell (31+7+15). Poco pudo hacer Ricky, 3+7+10.

Los Thunder ganaron sin mayores problemas (112-100) a unos Wolves que defraudaron en el primer partido de la franquicia en el día de Navidad. Russell Westbrook, 31 puntos, 7 rebotes y 15 asistencias, fue un huracán que acabó cómo y cuándo quiso con el equipo rival. El base contó con la colaboración de la pareja interior Adams-Kanter: 42 tantos sumaron entre los pívots. Además, Álex Abrines volvió a contar con minutos que supo aprovechar. El mallorquín añadió 10 puntos con un 3/7 en triples para igualar la segunda mejor marca de su carrera NBA.

Por su parte, Minnesota volvió a mostrarse como un equipo frágil. Su buen primero cuarto se quedó en una anécdota. En el tercer cuarto empezó a descolgarse en el marcador y a comienzos del último cuarto acabó por claudicar y sacar la bandera blanca. Pésima imagen. Towns (26+8) fue el mejor en los de Thibodeau, aunque lejos de su versión más dominante. Ricky, como su equipo, fue de más a menos. Trató de hacer todo lo posible para frenar a esa maquina de jugar al baloncesto llamada Westbrook. El catalán se quedó en 3 tantos, 7 rebotes y 10 asistencias.

Fuente: As.com

SPURS 119 – BULLS 100 – Pau Gasol y los San Antonio Spurs se vengan de unos Bulls en crisis

El mejor partido del curso de Aldridge (33+9) bastó para acabar con Chicago, horrible al inicio y al final. Gasol se llevó el duelo español ante Mirotic.

El 9 de diciembre, en el regreso de Pau Gasol a Chicago, los Bulls infligieron a los Spurs su primera derrota del curso a domicilio. Ahora, 16 días después, los texanos pudieron vengarse con un plácido triunfo (119-100) que aleja aún más de la zona de Playoffs a los de Hoiberg, inmersos en una crisis de identidad y juego que les ha llevado a perder seis de sus siete últimos compromisos. LaMarcus Aldridge, 33 puntos y 9 rebotes en su mejor partido del curso, campó a sus anchas ante la endeble defensa rival. El ala-pívot contó con la colaboración de Kawhi Leonard, quien hizo un poco de todo: 25+10, 4 asistencias, 3 robos y un tapón.

Ganar partidos resulta una tarea muy complicada si llegas un cuarto tarde a los mismos y despareces en los actos finales. Eso mismo les ocurrió esta Navidad a los Bulls. Cuando quisieron empezar a jugar se vieron 20 abajo en el marcador (30-10) tras ocho minutos de juego. LaMarcus y Kawhi hacían lo que querían, tanto que los 23 primeros tantos texanos llevaron su firma. Sólo Pau Gasol, con un triple, rompió la racha de ambos. Poco más destacable hizo el español en la primera mitad. Mucho más cómodo estuvo en la segunda. Aportó 12 puntos, 7 rebotes, dos asistencias y un tapón en su segundo y último duelo del curso ante el equipo en el que pasó las dos campañas anteriores.

Allí coincidió con un Mirotic que sigue tratando de encontrar su lugar en la Liga. Su entrada en pista contribuyó positivamente en la mejora de los toros que, aprovechando las pérdidas locales, fueron recortando diferencias hasta el 55-50 con el que se llegó al descanso. Niko se marchó a los vestuarios con 11 tantos en su cuenta personal, los mismos con los que cerró una actuación en línea descendente en la que sumó otros 5 rebotes, 2 asistencias, 3 robos y un tapón.

Tras la reanudación Gibson y Robin Lopez trataron de devolver el golpe inicial en la zona y llegaron e empatar el encuentro mediado el tercer cuarto. Pero desde el 71-71 San Antonio exhibió su fondo de armario para romper definitivamente el encuentro. A Chicago se le acabó la gasolina tras remar contracorriente. Los sobresfuerzos se pagan. Los locales supieron, esta vez sí, administrar su renta a la perfección y no sufrir en un último cuarto en el que Pau y Mirotic se emparejaron durante varios ataques. Caminos opuestos los que llevaron los dos internacionales en el día en que los de Popovich volvieron a ganar en Navidad por primera vez desde 2008. Lo que les vale para sumar su victoria número 25 del curso en 31 partidos. Una máquina de cosechar triunfos.

Fuente: As.com

LAKERS 111 – CLIPPERS 102 – Los Lakers acaban con una racha de 11 derrotas ante los Clippers

Nick Young y Mozgov acaban con una racha de cuatro derrotas consecutivas y dan a los de púrpura y oro su primera victoria en un derbi desde octubre de 2013.

Los Lakers disfrutaron como locales en el Staples doblegando a sus vecinos (111-102) por primera vez desde octubre de 2013. Gracias a un extraordinario tercer cuarto (34-16), los pupilos de Luke Walton pusieron fin a una doble racha de derrotas: las 11 que encadenaban ante los Clippers y las cuatro últimas que acumulaban en sus últimas citas del curso actual. Todos los titulares de los de púrpura y oro anotaron en dobles dígitos, destacando los 19 puntos de Mozgov y Nick Young. Calderón y Huertas no jugaron por decisión técnica, mientras que al comienzo del partido la franquicia confirmó que Larry Nance Jr. estará al menos otras cuatro semanas de baja.

Los Clippers aguantaron con opciones hasta que a JJ Redick le duró la gasolina (abandonó el encuentro antes por molestias físicas): 19 de sus 22 puntos llegaron al descanso. Crawford (también con 22) y Speights (15) fueron los otros destacados en el equipo de Doc Rivers. Chris Paul, (isquios) también de baja los dos próximos partidos, y Blake Griffin siguieron el encuentro desde el banquillo vestidos de calle. Segunda derrota consecutiva para la Lob City, que sigue perdiendo fuelle tras su gran inicio de curso.

Fuente: As.com

HOMENAJE A UN MITO – Retirado el ’21′ de Duncan: "Tenía súper poderes en la mirada"

Así fue la fiesta en homenaje a Duncan: "He ganado muchas apuestas hoy. No me he puesto vaqueros, he hablado más de 30 segundos…".

Es Tim Duncan, la leyenda que nunca quiso hacer ruido, pero leyenda. Y son los Spurs, la mística que huye de los titulares efectistas… pero mística. Así que la retirada del número ‘21’ de la franquicia texana, justo después del triunfo ante los Pelicans, fue una gran fiesta, contenida pero fiesta: íntima pero fiesta. Así lo sintió todo el mundo en el AT&T Center, en todo San Antonio, en toda la NBA. El mejor ala-pívot de la historia, un jugador sin el que es imposible entender el baloncesto de los últimos 20 años, la evolución del juego y el significado de estos Spurs que incluso sin él y por esa inercia a la que se llama cultura ganadora (y que en realidad reside en la mente de Gregg Popovich) están 22-5 en el año I sin su gran referente histórico.

Número 1 del draft (25 de junio, Charlotte) de 1997, Tim Duncan es el octavo jugador que ve como los Spurs retiran su camiseta tras George Gervin, David Robinson, James Silas, Avery Johnson, Bruce Bowen, Johnny Moore y un Sean Elliot que ahora comenta partidos de la franquicia y que fue el encargado de conducir una ceremonia en la que estuvieron los grandes referentes de los Spurs, Popovich llevó a todo al mundo al borde de las lágrimas (o más allá), Tony Parker y Manu Ginóbili recordaron anécdotas impagables de su vida junto a Timmy e incluso hizo acto de presencia Dave Odom, el entrenador que reclutó a Duncan para Wake Forest desde las Islas Vírgenes y el que esculpió durante cuatro años de universidad al que iba a ser uno de los grandes, grandes de verdad, de todos los tiempos.

"Vas vestido como Steve Urkel"

Ya antes de la ceremonia el propio Elliot explicó que una de las cosas que hace el Duncan jubilado es mandarle mensajes de texto criticando su trabajo en televisión: “Vas vestido como Steve Urkel si tuviera que llevar a Laura Winslow al baile de graduación”, por ejemplo. Ese es el Duncan íntimo al que adoran sus más cercanos y que tan poco hemos conocido los demás, aunque sabíamos que estaba allí y ese ha sido esencialmente su gran encanto. El propio Elliot también contó la respuesta de Timmy cuando le preguntó si echaba de menos el baloncesto, a los Spurs: “Hell yeah”.

Y el sentimiento es mutuo. Vaya que sí. Hell yeah.

Casi 20 años y cinco anillos después, el número 21 de Tim Duncan se elevó al cielo del AT&T Center ante un público sencillamente ensimismado que había llegado a pagar hasta 1.000 dólares en la reventa. Gregg Popovich había dicho que tratarían de no sacarle los colores. Pero era imposible no hacerlo. No para alguien a quien (genuinamente, sin artificios) no le gusta ser centro de atención. Pero alguien que, si no quería acabar viviendo una noche como esta, tenía que habérselo pensado mejor antes de llevar a los Spurs a cinco títulos en un camino en el que se convirtió en líder de la franquicia en temporadas (19), partidos (1.392 con un 71% de victorias que es récord absoluto en Texas… y en la NBA), minutos (47.368), puntos (26.496), rebotes (15.091) y tapones (3.020). Incluso es tercero en asistencias (4.225). Las cosas del mejor ala-pívot de la historia. Big Fundamental. Siglo XXI, que decía Andrés Montes: Rookie del Año, dos veces MVP de Regular Season y tres de las Finales, 15 veces all star… La siguiente parada, claro, es el Salón de la Fama.

Después, en la ceremonia, sus inseparables (un big three a la altura de los clásicos de Celtics y Lakers, nada más y nada menos) Tony Parker y Manu Ginóbili recordaron como eran la vida y el baloncesto junto a Timmy. El francés lo llamó “a superstar plus-plus” y el argentino recordó “las lecciones que daba constantemente sin pretender dar”. Además de asegurar, y quizá no del todo de broma, que la retirada les pilló por sorpresa porque se imaginaban a Duncan jugando al baloncesto hasta los 58 años.

Durante casi 40 minutos, Duncan recibió un homenaje que es ya historia de la NBA ante un público que rugía como si estuviera en el séptimo partido de las Finales. Cuando le tocó hablar, cumplió con su estilo: “He ganado muchas apuestas hoy. No me he puesto vaqueros, llevo chaqueta… y he hablado más de 30 segundos seguidos”. Después siguió: “A todos los aquí presentes y a todo San Antonio: gracias. El amor y el apoyo que estoy recibiendo son sobrecogedores, especialmente en estas dos últimas semanas. Lo que han dicho de mi desde excompañeros con los que jugué casi toda la vida a otros con los apenas compartí vestuario un año o dos. También estos que hacen bromas (jokers: en referencia a Parker, Ginóbili y compañía)… Pero por mucho que digan, no pueden explicar cuánto significan todos ellos para mí porque por mucho que yo les diera, ellos me dieron mucho más”.

Antes, Gregg Popovich había definido lo había expresado con absoluta perfección en el primer vídeo proyectado en el AT&T: “No Tim, no championships”. A Popovich, su expupilo (toda la noche junto a sus hijos Sydney y Draven y su actual pareja, Vanessa Macias) le dijo que había sido “más que un entrenador, como un padre”.

Parker también dijo que Tim Duncan tenía súper poderes en la mirada: “La mayoría de jugadores te pide la bola, pero él solo te miraba. Y cuando eres un chaval de 19 años que acaba de llegar de Francia, eso da mucho miedo. Yo iba a Popovich y le decía: ‘me ha mirado, deberíamos hacer una jugada para él. Si quieres que mañana vuelva a ser el base de este equipo tenemos que pasarle la bola ahora mismo”. Y Ginóbili explicó con una historia muy personal quién y qué ha sido su eterno compañero dentro y fuera de la pista. En los playoffs 2006, una pérdida de Manu le costó el triunfo a los Spurs ante los Kings, “quería desaparecer de la faz de la tierra”, comenzó el argentino, “pero él llamó cinco veces a mi habitación hasta que acepté cenar con él. Salimos y nos pasamos horas hablando de ordenadores, coches, programas de televisión…. de cualquier cosa. Mi estado mental cambió y mi noche no fue tan mala gracias a él. Estos los gestos que él tenía y que, estoy seguro, todo el que ha jugado a su lado te podrá contar”. Y terminó así: “Gracias Timmy. Gracias por todos estos años, gracias por los cuatro anillos de campeón que tengo en casa gracias a ti. Gracias por hacernos mejores, a mí y a todos los que hemos jugado a tu lado”.

Finalmente Popovich, por supuesto, dejó casi todos los momentos más emotivos de la ceremonia: “El hombre que hay aquí hoy es exactamente la misma persona que entró por estas puertas hace casi 20 años”, dijo antes de recordar otra vez la cantidad de veces que tuvo que dejarle tarta de zanahoria en la puerta de su habitación en los hoteles del equipo: “No quiero hablar de puntos, rebotes… nada de eso. Este tipo consiguió que cualquiera que viniera a jugar aquí durante todos estos años fuera parte de nuestra cultura, de nuestro programa. Su empatía, su habilidad para hacer que todos se sintieran bienvenidos, su forma tranquila de ser el líder con tanta dignidad… todo eso le ha hecho mucho más especial de lo que nadie pueda imaginar”.

El propio Tim Duncan, que finalmente no rompió en lágrimas, terminó así: “No veo esto como el final sino como un nuevo comienzo. No existen las despedidas”.

Fuente: As.com

WIZARDS 117-CLIPPERS 110 – Desastre Clippers: otra derrota y lesión de rodilla de Blake Griffin

El equipo angelino se deja remontar en Washington, acribillado por Bradley Beal (41 puntos). Y después anuncia que Griffin se opera.


Los Clippers se parecen cada vez más a los Clippers cuando su gran objetivo (el de esta temporada y las anteriores) era dejar de hacerlo. Después de comenzar 10-1 y parecer mucho más que la campaña pasada, justo lo que necesitan para ser por fin algo más que un talentoso outsider que cae mal a todo el mundo, han vuelto a perder demasiados partidos, algunos de forma inexplicable, y volvieron a quedarse muy cortos cuando (su prueba del algodón particular) los Warriors pasaron por el Staples.

Ayer perdieron en Washington (117-110) ante un rival al alza pero al que deberían haber ganado. Perdieron en un final horrible (22-8 final y 80% en tiro de los Wizards en el último cuarto: ni rastro de su buena defensa del inicio de curso), sello de la casa, y lo que es mucho peor, anunciaron que Blake Griffin tiene que pasar por el quirófano porque no remiten las molestas en la rodilla que han aparecido en la última semana. El ala-pívot estará de baja un tiempo que irá de tres a seis semanas. Estaba promediando 21 puntos, 8,9 rebotes y 4,6 asistencias. Sin él los Clippers, que tampoco presumen de profundidad de rotación, pueden pasar por serios problemas, con los Rockets despegando y los Jazz apretando por la cuarta plaza que ahora ocupan los angelinos. Y más allá de eso, zozobran porque reaparecen las lesiones en el currículum de un Griffin que sin ellas sería sin duda (sin asterisco) una de las grandes estrellas de la NBA. Sin ellas: la temporada pasada solo jugó 35 partidos de Regular Season y volvió a lesionarse en playoffs, en el colapso de su equipo (sin él y sin Chris Paul) ante los Blazers.

Claro que a los Wizards no les importan los problemas de los Clippers porque bastante tienen con los suyos propios. Que han mitigado con cinco victorias en seis partidos: 12-14, de pronto a un partido de la zona playoffs y a dos del cuarto puesto de un Este muy confuso más allá de Cavaliers y Raptors. El de los Clippers es un partido que hace unas semanas el equipo de Scott Brooks habría perdido seguro. Bradley Beal se quedó a un punto (metió 41) del tope de su carrera y propulsó a su equipo en la segunda parte. Terminó con seis triples (6/10), 13/23 en tiros, y estuvo bien acompañado por un John Wall (18 puntos, 11 asistencias) con el que siempre tiene cuestiones de química pendientes. Además, Markieff Morris anotó 23 puntos, 12 en el último cuarto y los Wizards empiezan a parecer lo que deberían ser: un aspirante a playoffs en el extraño Este.

Fuente: As.com

TIMBERWOLVES 108 – WARRIORS 116 – Ricky y los Wolves mejoran, pero los Warriors amplían el récord

Klay Thompson y Durant lideran un parcial de 20-38 en el último cuarto para llevar a los 111 partidos la racha de Golden State sin encajar dos derrotas consecutivas.


Los Warriors no encajan dos derrotas consecutivas en Temporada Regular desde el 7 de abril de 2015. Tras caer 24 horas antes en Memphis y con el cansancio acumulado en la última semana (cuatro partidos disputados en cinco noches), los Timberwolves tenían ante sí una oportunidad de oro para dar un golpe encima de la mesa que supusiera un punto de inflexión a su (otra más) decepcionante campaña. Estuvieron cerca de conseguirlo. Encararon el último cuarto con diez puntos de ventaja (88-78), pero acabaron siendo víctimas de la tormenta final desatada por los californianos. Primero Kevin Durant y posteriormente Klay Thompson lideraron un brutal parcial de 20-38 que sirve para ampliar a 111 los encuentros que Golden State lleva sin sufrir dos KO’s seguidos. Un récord histórico que sigue creciendo. El anterior mejor registro lo firmaron los Jazz de Malone y Stockton: 95 duelos entre 1997 y 1999. "Es una de las rachas más impresionantes que he visto a lo largo de mi trayectoria NBA". No lo dice un cualquiera, sino Steve Kerr.

Con el freno ya echado para llegar frescos a los Playoffs 2015 (camino de su primer anillo en 40 años), los pupilos de Oakland sufrieron dos reveses en San Antonio y New Orleans. Por aquel entonces, Karl-Anthony Towns esperaba aún a ser drafteado. "Quería detener esa racha", admitió. Deseo que le llevó a completar una gran primera parte (18 de sus 25 puntos totales llegaron en ella). Pese a Towns, el gran segundo periodo de LaVine y el dominio de los Wolves en el rebote (51-37 al término de los 48 minutos) los visitantes se marcharon al descanso mandando en el marcador (58-60). Les bastó con frenar el carrusel de pérdidas que les condenó ante los Grizzlies. Con Durant negado de cara al aro, Curry dirigía la ofensiva (8 asistencias al intermedio) mientras que Thompson (gran semana la suya) y Draymond Green compartían las labores anotadoras.

Tras la reanudación, Ricky Rubio (8+5+6 y un +3 para los suyos con él en cancha, aunque de nuevo desacertado en el tiro: 3/10 con 0/5 en triples) tomó la batuta en el ataque y Wiggins olió la fatiga en el bando rival para voltear la situación. Normalmente, los Wolves acostumbran a desplomarse en los terceros cuartos. No esta madrugada. Tras un triple y dos tiros libres de Curry (quien dejó ya atrás a Steve Nash como triplista), cerraron el acto con un parcial de 14-1. Minnesota sí parecía ahora un equipo con corazón. Pero enfrente estaban los Warriors. Y restaba todo un mundo por delante. "Doce minutos es mucho tiempo para nosotros", explicaría después Thompson (30 puntos). Vaya sí lo es. Conforme a los de Thibodeau se les iban apareciendo sus ya habituales fantasmas, el aro de Golden State parecía agrandarse por momentos.

Wiggins, Towns y LaVine aportaron 25 tantos por barba. Bagaje insuficiente ante esa máquina de jugar al baloncesto que encarnan Curry, Durant, Klay y Green. Pese a la mejora exhibida, un muy mal último cuarto condenó a unos Wolves (6-18) que han ganado únicamente uno de sus últimos nueve encuentros. Justo lo contrario que unos Warriors que volvieron a recuperar sus automatismos ofensivos (repartieron 30 asistencias) para situarse con un 21-4 de balance tras sus 25 primeros partidos. Muy difíciles de batir. No digamos ya en dos duelos seguidos.

Fuente: As.com

PISTONS 79 – SIXERS 97 – ¡Los Sixers arrasan Detroit sin Embiid ni Sergio Rodríguez!

El Chacho (gastroenteritis) no jugó en la amplia victoria ante los Pistons. Noel debutó esta temporada… aunque se lesionó. McConnell rozó el triple-doble: 12+10+9.

Los Sixers se plantaron en Detroit sin su mejor jugador (un Joel Embiid al que esta vez le tocó descansar) y uno de los hombres que más ha destacado en este inicio de temporada. Sergio Rodríguez causó baja por una gastroenteritis. No se les echó en falta. Philadelphia fue por delante del marcador en todo momento, cerró el primer cuarto con 20 puntos de ventaja (12-32) y gestinó a la perfección el intento de acercamiento de los Pistons (79-87 tras triple de Marcus Morris, el único que salvó los muebles en los locales) hasta el 79-97 final. Segunda victoria consecutiva para lucir tras 24 partidos disputados el mismo récord que los Wolves (6-18).

Nerlens Noel disputó su primer partido del curso, marcando la diferencia bajo el aro. Sin embargo, el pívot se torció el tobillo y no disputó ni un solo minuto en la segunda mitad. ‘The Process’ parece ir despegando, aunque el gafe en forma de lesiones perdura. Henderson fue el único de los titulares que no anotó en dobles figuras, destacando T.J. McConnell. El tercer base aprovechó las ausencias de Bayless y Sergio para rozar el triple-doble: 12+10+9 y 3 robos. Gran noche para los Sixers. Y encuentro para olvidar en Detroit. Suerte para Van Gundy y sus chicos que las intensas nevadas hicieron que sólo 7.244 espectadores acudieran al pabellón (un 33% del aforo del Palace).

Fuente: As.com

NETS 105 – KINGS 122 – 37 puntos y 11 rebotes del mejor DeMarcus Cousins en Brooklyn

Los Kings ya han ganado tres de sus últimos cuatro y su próximo rival serán los Washington Wizards de Wall y Beal.

"Es simplemente uno de los mejores jugadores de la Liga", dijo Matt Barnes tras el partido en unas declaraciones que recoge ESPN sobre su compañero DeMarcus Cousins. El alero, que fue expulsado por una flagrante tipo dos sobre Sean Kilpatrick (22 puntos), temió por el resultado final después de abandonar el parqué, pero los Kings contestaron a un 14-2 de los Nets con un contundente 16-0 que selló la victoria visitante.

DeMarcus Cousins acabó el partido con 37 puntos, 18 en el último cuarto, 11 rebotes y un espectacular 4/5 en triples. Rudy Gay añadió 22 puntos y los Kings lograron su séptimo triunfo de la temporada.

Fuente: As.com

BLAZERS 114 – ROCKETS 130 – Harden (38+10) y Gordon (26) toman Portland con 130 puntos

A lo suyo es casi imposible ganar a estos Rockets. Los Blazers aguantaron tres cuartos antes de tirar la toalla.

Siete dobles-dobles consecutivos y 14 en 17 partidos de temporada lleva el ‘nuevo’ base de los Houston Rockets (cuatro triples-dobles). Not bad. James Harden sigue aprendiendo cosas sobre su nuevo rol, pero lo hace a su manera y ganando partidos. Mike D’Antoni parece haber dado con la tecla y los texanos ya suman 11 victorias en lo que va de campaña (seis derrotas).

Ayer, en Oregón y ante unos Blazers que no consiguen despertar (9-10 ya… han perdido seis de los últimos ocho), La Barba volvió a hacer de las suyas con 38 puntos y 10 pases de canasta y los Rockets se fueron hasta los 130 puntos. Eric Gordon (26+5+4, seis triples) brilla como líder de la segunda unidad (hace de Harden cuando Harden no está y es el segundo playmaker cuando comparten pista), Ariza es automático desde las esquinas y Nene (8+3) y Capela (21+9) se ponen las botas en las continuaciones.

En los locales, Lillard y McCollum anotaron 55 de los 114 puntos, pero no fueron capaces de evitar que los Rockets anotaran en ningún momento.

Fuente: As.com

LOS ANGELES LAKERS 109-ATLANTA HAWKS 94 – Los Lakers y Calderón recuperan la sonrisa perfecta ante los Hawks

El equipo angelino venció a Atlanta con un último cuarto sensacional de Louis Williams que anotó 17 puntos en ese periodo. El español, titular de nuevo, logró 9 tantos.

Fueron 48 horas muy duras ante Golden State para los Lakers. Los Warriors en modo elefante versus hormiga y con cierta necesidad de redención destrozaron a los angelinos con dos partidos soberbios. En el primero vencieron por 43 puntos (149-106) y en el segundo, por 24 (85-109). Un recital en la anotación y en el pase demasiado exigente sin D’Angelo Russell ni Julius Randle. Dos referencias, dos jugadores capitales para Luke Walton que tampoco estuvieron esta madrugada, pero Atlanta Hawks no tiene a Curry, Durant, Klay Thompson y compañía, y sucumbieron (109-94), siendo barridos en sus enfrentamientos directos: 2-0.

Y estas primeras líneas eran una fantasía al principio del partido. Algo quedaba en los Lakers del dolor infligido por Kerr y sus chicos en el primer cuarto. El 4-11 de parcial (10-15 al 14-26) con Howard aplastando la zona de los Lakers con 13 puntos en los primeros 12 minutos no trasmitía buenas sensaciones… aunque Howard decidió desaparecer y con él los suyos. El pívot, una vez más, no tuvo un buen recibimientos en el Staples. Llegaba con su segunda camiseta desde que huyó de la franquicia de Los Angeles después de una temporada tumultuosa, en que su distanciamiento (por no decir contraposición total) con Kobe Bryant nunca le permitió brillar. Dejó 20 millones en la cuneta para firmar por Houston y ahora en Atlanta sigue ese proceso de caída en el que decidió enrolarse desde que se marchara de los Magic. Es difícil ya ver algo en él del center dominante de Orlando. No ha progresado desde hace años y sus sólo seis tantos más desde el segundo periodo (dos en el cuarto cuarto) es un ejemplo de ello. Además, los Hawks perdieron en dos de los apartados que deberían ser dominados gracias a él: rebote (53-38) y puntos en la pintura (46-42).

Su debilidad a partir del tercer periodo, y cuando los Lakers ya habían logrado serenarse en el marcador con 12 tantos de Nick Young en el segundo cuarto (56-48), en un precioso duelo con Mozgov, provocó que el ataque del conjunto de Georgia iniciara sus problemas contra unos angelinos en los que Calderón fue titular por quinta vez este curso, cuarta consecutiva. El español acabó con 9 puntos (4/5 en tiros de campo), su segunda máxima anotación de la temporada, 4 asistencias y 1 rebote en 13 minutos de juego.

Los Lakers (con sólo nueve pérdidas), de todas formas, dejarían todo para el último periodo y en las manos de Lou Williams, uno de esos chicos recuperados por Luke Walton para descerrajar tiros sin alma ni compasión. El escolta estuvo perdido, pero ha vuelto a ver la luz… y más contra su exequipo. Si en el partido de Georgia, hizo 16 de sus 18 puntos en el cuarto cuarto; en California iba a repetir ejecución con 17 de 21. Su crecimiento en el partido se unió a la de Jordan Clarkson (18) y al poder grupal de un conjunto en el que todos los que jugaron más de un minuto anotaron que tuvo su broche de oro con un parcial 16-2 (del 86-82 al 102-84) para que las sonrisas se dibujaran de nuevo en sus rostro.

Fuente: As.com

Nuestras Visitas
free counters
Todo Deportes
Auspiciantes
Video
Nube de Deportes

Atletismo (254)
Baloncesto (1.165)
Boxeo (177)
Campeonato Local (9.904)
Ciclismo (257)
Copa del Mundo (630)
Copa Libertadores (765)
Copa Sudamericana (366)
Europa League (198)
Fútbol (78)
Fútbol Internacional (8.822)
Golf (266)
Liga de Campeones (686)
Más Deportes (774)
Motor (1.231)
Natación (187)
Rugby (492)
Sin categoría (49)
Taekwondo (64)
Tenis (1.458)
Vóley (112)

WP Cumulus Flash tag cloud by Roy Tanck requires Flash Player 9 or better.